Noticias

Construya Noticias Nº 13

 

Arquitectos Argentinos: Estudio López-Leyt-López-Yablón

 



'Apuntamos a un público no tradicional respetando el diseño y la trama urbana'

 
Darío y Marcelo López son dos de los socios del Estudio López-Leyt-López-Yablón. Profesionales destacados que se unieron en 1990 y reavivaron el interés de la gente por los PH y por la vida de barrio con todos los servicios. Hablan de todo, de Construya, de la calidad, de Buenos Aires. 
 

Ideas distintas ofrece el Estudio López-Leyt-López-Yablón. La búsqueda de más espacio, la prioridad de lo diferente, el PH retornando a la escena porteña con los servicios de las grandes torres que se construyen. Arquitectura de la buena, con otra mirada, para observar.

Dice el arquitecto Darío Gabriel López desde su lugar de trabajo en Sucre y Libertador, edificio diseñado y construido por ideas propias de su estudio. 'Hicimos 15 PH en 3 años, para ello elegimos 3 zonas: Palermo, Colegiales y Núñez. Además hicimos edificios de 5 y 6 mil metros cuadrados en Colegiales con una impronta diferente a la tradicional. Son ambientes grandes, los mono tienen 70 metros. Siempre se hacían unidades chicas, pero hacía falta más espacio, baños generosos, balcones, cocina integrada, aire acondicionado, gimnasio de 8 x 10, integrado con una pileta de 5 x 12. Allí se hizo un fuerte trabajo de reciclaje de una escuela'. Su tocayo Marcelo López, asiente. 

 

'Apuntamos a un público que no es masivo, que paga lo mismo que una torre pero que prefiere tener algo fuera de lo estándard, grandes terrazas, pileta, privacidad. Es gente joven con un buen poder adquisitivo. Como arquitectura, el producto es más trabajoso y tiene un plus de diseño distinto a otros edificios. Debe gustarle una estética más contemporánea', apunta Marcelo.

El Estudio comenzó su trabajo en 1990 luego de que los 4 arquitectos se recibieran en la UBA con encargos particulares, allí se forma 'Arquitectónika'. En 1996 obtienen el Concurso para realizar el Colegio Público de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, edificio de 7 mil metros2. 'Armamos los desarrollos de manera tradicional, juntar inversores, comprar tierras y generar el emprendimiento. Con la crisis reformulamos el estudio, y ahí salieron los desarrollos con marca y se inicia el estudio para PH Urbano. Establecimos una estrategia para un público en determinada zona. Una parte del estudio trabaja en desarrollos, otra en concursos y otra en servicios a terceros', sostiene Darío.     

 
 

Explica Marcelo que el estudio tiene una estructura muy flexible con 12 a 15 arquitectos permanentes, 'ahora estamos haciendo una torre en Vicente López, nos interesa mucho el desarrollo y los concursos, que es donde más experimentás. Buscamos siempre innovar, no lo probado y resuelto. Estudiamos la nueva familia, vemos cómo tiene que ser la casa, buscando que el inversor se interese'.

Ph Urbano, no tiene un PH igual a otro, 'encontramos otra solución, mejoramos la calidad, la tecnología. No estamos atrás del ahorro en función de la utilidad, al contrario, ésta se da por la calidad y el diseño. Siempre pensamos en el usuario, cómo le va a resultar vivir en un PH donde no hay portero. Todo fue un proceso, se hicieron manuales de uso, generamos equipos de administración. Este modo alternativo de vivienda tiene un público que lo pide. Todos los materiales son excelentes, calderas individuales, grifería de primera. Recuperamos el agua de lluvia mediante un tanque ecológico de agua que la filtra y se usa para el riego y alimentar los inodoros', aporta Darío López.   

 
 

En cuanto a la iniciativa de Construya, responden ambos: 'nosotros habíamos averiguado, la iniciativa nos pareció interesante, vemos la exigencia del público, que está fogueado y conoce de marcas, que busca lo mejor. Estamos en esa búsqueda, en ese manual de garantía y de usos, es una tendencia que creemos que va a aumentar'.

Comentan sobre sus referentes en la profesión y mencionan a Ren Kulhaas, Alvaro Siza, Luis Barragan, Herman Hertzberger. 'Son arquitectos de la particularidad, de tener conciencia de la ciudad, es que todas nuestras obras están insertas en la trama', acotan y nombran a Wladimiro Acosta, Horacio Baliero, Mario Roberto Álvarez, Ernesto Katzsenstein.

Llega el momento de hablar de la ciudad, empieza Marcelo: 'el crecimiento en estos últimos 5 o 6 años merece un debate y una participación más profunda de la que hay. Por ejemplo el desarrollo de Puerto Madero se generó muy bien a partir de un concurso que finalmente fue utilizado para darle un marco democrático y abierto y luego se desvirtuó. El debate de las torres, no estamos en contra de ellas, son válidas pero es un elemento que hay que ver muy bien cómo está y dónde'.

'Está desactualizada la propuesta de qué ciudad queremos. Puerto Madero, aparte de la propuesta urbana, tiene muchas falencias de comunicación con la ciudad. Está aislada del tejido y se ha perdido una gran posibilidad en cuanto al tejido arquitectónico. Los edificios realmente no son buenos, es un coto de 10 estudios de arquitectura y no toman riesgos', define Darío. 

 
 

Los comentarios sobre el concurso de Puerto Madero continúan. 'Tenía buenas intenciones, todos coincidíamos que era la oportunidad de generar ciudad en el lugar central de Buenos Aires, es que si uno camina por allí las calles no tienen atractivo y nuestra ciudad tiene riqueza en la vereda, cada casa le aporta un dato más y Madero lo más lindo que tiene son los diques. La escala del 1,6 es porque nos interesa la propuesta de ciudad que conviva con la planta baja, con las torres, la densidad genera equipamiento', subrayan los profesionales.

Darío López nos habla de la mejor obra del estudio. 'Nuestra insignia es la propuesta que hicimos en el Colegio Público de Abogados, teníamos entre 30 y 35 años, nos marcó la carrera porque competimos con nuestros maestros y referentes, Frangella, Berdichevsky. Luego los PH fueron una satisfacción, el primero fue en la calle Thames 1733 fue un reciclaje completo. Aunque siempre la última obra es la que más nos gusta ya que se aplica la experiencia de las anteriores'.

 

López, define PH Urbano: 'es una buena idea construida. La gente compra la marca porque compra diseño y calidad y está abierta a propuestas que le hacés que tienen sentido. La idea generadora es buen diseño y tener en cuenta al usuario y a la ciudad. Nunca repetir un diseño y siempre darle una vuelta más'.

Cierra Darío con la unión del PH Urbano con el arte: 'es un plus que tenemos, a todos los socios nos interesa el arte, uno hace fotografía, dos pintan y el otro joyería. Siempre quisimos vincular el arte con la arquitectura. Hacemos eventos donde invitamos a artistas destacados y exponemos las obras en las unidades modelo de los PH, acerca un público no habitual a la construcción'.