Noticias

Construya Noticias Nº 13

 

La burbuja inmobiliaria en EE.UU y su brote en Argentina

 

Las dudas que genera el mercado hipotecario en los EEUU, donde el incremento del costo del crédito confrontó con el descenso de los precios de las propiedades, precipitó a las bolsas internacionales. 

 

En los EEUU consideran que el mercado de hipotecas de alto riesgo está transitando una fase de imcertidumbre basada en la falta de reacción ante datos concretos de la economía, en lo que los expertos califican como una burbuja especulativa.
 
En Norteamérica, muchas instituciones financieras ofrecen hipotecas a un público sin suficientes garantías crediticias, a la vez que son comunes los créditos para vivienda con bajas tasas a largo plazo -entre 20 y 30 años- que redundan en un costo total mayor al 100% del valor de la vivienda.

Esta situación no es exclusiva de los EEUU, pues otros países de Europa, como España, Inglaterra e Irlanda, son verdaderos paraísos del Real Estate, con precios que se triplicaron en la última década.

 

En España la construcción representa el 18,5% del PBI, casi el doble que la media de la eurozona, según los últimos datos publicados pro la base de datos Ameco de la UE, mientras que en Irlanda esta proporción supera el 20% del Producto. 

Crédito de baja calidad

La violenta caída bursátil de esta semana, que por momentos llegó a superar los 440 puntos en el Dow Jones de Wall Street, se debió en su mayor parte al nerviosismo respecto de una crisis generalizada en el mercado crediticio. 

Tras varios meses de problemas en el mercado de los créditos hipotecarios de alto riesgo o de baja calidad, fruto del enfriamiento del mercado y la paulatina alza de las tasas de interés, el contagio comenzó a extenderse a otros sectores e impactó, incluso en los mercados de la región.

 

Claudio Zuchovicki, gerente de Desarrollo de Mercado de Capitales de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, explicó que los créditos hipotecarios en los países desarrollados, 'cuando caen, no tienen resguardo, porque si deudores quieren vender la propiedad no llegan a recuperar el dinero que pidieron'.

También recordó dos factores clave en esta situación crítica: 'La inflación en los EEUU, en particular por los costos energéticos, es decir la suba del petróleo, y la tasa de interés en los EEUU, que subió en poco tiempo de 1% a 5% anual'.

Sobre la posibilidad de quebrantos, tanto de particulares como de bancos en los EEUU, el economista estimó que no afectará mayormente el desempeño económico norteamericano, pues, 'en el idioma de ellos, esto es riesgo natural, con ganadores y perdedores'.

La crisis se inició primero con los bonos o títulos de deuda que utilizaban estos créditos como respaldo y luego los créditos hipotecarios de mayor calidad, hasta alcanzar ahora al mercado de instrumentos derivados y bonos de empresas.

 

Inclusive, muchas compras de empresas se financian con deuda, especialmente las que llevan a cabo fondos privados de inversión, que se sufragan con bonos emitidos por la misma empresa comprada.

Diferencias y paralelos con la Argentina Claudio Zuchovicki señala que 'la mayoría de lo que se construyó en la Argentina no fue con crédito, sino con capital propio', por lo que consideró que el mercado inmobiliario local está ajeno a esta 'burbuja' que se da en el primer mundo.

No obstante, reconoció que por esa misma falta de crédito 'también está muy lejos el desarrollo que tuvo la Argentina en comparación con la construcción y los precios internacionales'. 

 

Además, la mayoría de los créditos hipotecarios en la Argentina no cubren sino una parte de las transacciones, en general alrededor del 50% del valor total, y a plazos mucho menores, que promedian los 10 años.

Como coincidencia, debe apuntarse a que el costo total de los préstamos para vivienda en nuestro país también supera el 100% de los montos involucrados.

Al igual que en algunas zonas residenciales de Gran Bretaña y España, la intervención en el mercado local de compradores extranjeros hace trepar los valores de propiedades exclusivas. En ese mismo sentido, el precio del metro cuadrado en la Argentina es muy inferior al de otros mercados, como los de EEUU y Europa, otro tópico que aleja a nuestro país de una 'burbuja'.