Noticias

Informe N° 41 - Agosto 2008

 

Coyuntura sectorial
Por Lic. Pablo A. Lara de ESTRATECO Consultores

 

Comportamiento reciente

El tercer bimestre del año fue un período atípico para las series estadísticas que miden los despachos de bienes en el mercado interno, producto de los masivos cortes de ruta que se registraron en el marco del conflicto entre el sector agropecuario y el gobierno nacional. La dificultad para circular normalmente afectó tanto al reparto de insumos y bienes intermedios como de bienes finales.

El ISAC no pudo escapar a esta realidad, porque mide la evolución de la actividad de la construcción a través de los despachos de insumos al mercado interno. La serie desestacionalizada registró una contracción de 8,8% mensual durante junio, que se agregó a la baja de 4,8% verificada en mayo. De esta forma, entre puntas del tercer bimestre los despachos de insumos cayeron 13,2%, en tanto que por primera vez desde 2002, en el referido bimestre el ISAC experimentó una baja de 0,7% interanual.

Pero, como destacamos en Informes anteriores, en un contexto especial como el señalado más arriba, la serie desestacionalizada no resulta del todo apropiada para el análisis. En cambio, el indicador de tendencia-ciclo ‘limpia’ a la serie desestacionalizada de hechos circunstanciales como son los paros y se puede observar mejor la dinámica sectorial. Este índice arrojó una baja de 0,6% en junio, que se agregó a una caída similar en mayo, acumulando una disminución de 1,3% entre puntas del bimestre. Cuando se toma el primer semestre, este indicador acumuló una retracción de 1,4% con respecto a diciembre de 2007.

La dificultad para transitar por las rutas durante mayo y junio afectó al ciclo normal de los negocios, pero fue un hecho extraordinario que a partir de julio comenzó a superarse. En consecuencia, cabe esperar una cierta recuperación del ISAC durante el bimestre en curso.

Tendencia sectorial

Cuando se realiza un análisis de tendencia, surge claramente que la expansión de la actividad de la construcción ya se encontraba en un proceso de desaceleración desde hace tiempo.

A partir del segundo semestre de 2006 la actividad sectorial comenzó a levantar el pie del acelerador. Las restricciones de capacidad ociosa, de energía, de disponibilidad de personal y/o de terrenos, entre las principales, fueron las que ponían límites a la posibilidad de mantener las altas tasas de crecimiento del período post-crisis 2001-2002. Todos estos factores comenzaban a empujar los costos a un mayor ritmo que los precios de venta, afectando la rentabilidad esperada de los proyectos de inversión.

En los últimos tiempos, y cada vez con mayor fuerza, son las restricciones del lado de la demanda las que establecen los límites a la dinámica sectorial. Al respecto, el conflicto entre el gobierno y el sector agropecuario restó atractivo a los bienes de inversión, porque elevó en forma significativa la incertidumbre (que ya estaba creciendo desde comienzos de año) y, por lo tanto, redujo aún más el horizonte de planeamiento económico. En cambio, favoreció la demanda de activos líquidos, sobre todo de los denominados en moneda extranjera, que sirven como resguardo hasta tanto se aclare el panorama.

Por su parte, los mayores riesgos percibidos por el sistema financiero argentino, a través de los efectos de la crisis financiera internacional (tercer trimestre de 2007) y del retiro de depósitos por parte de los ahorristas (segundo trimestre de 2008), y la menor disposición de las familias a endeudarse en un clima de alta incertidumbre y aumento de las tasas de interés, hicieron que el mercado hipotecario se enfriara y, en consecuencia, se ralentizara aún más el mercado inmobiliario.

La reversión del achicamiento del horizonte de planeamiento y la recuperación de las expectativas de los agentes económicos, dos factores fundamentales para la toma de decisiones de inversión (entre ellas, de proyectos inmobiliarios), dependen de lo que haga finalmente el gobierno nacional.  

 
 

Dinámica de los insumos y de las tipologías de obra

En junio todos los insumos retrocedieron con respecto a mayo, producto de los hechos descriptos más arriba. Las bajas se concentraron en asfalto, pinturas para la construcción, hierro redondo para hormigón y cemento portland, todos con caídas de dos dígitos. Los despachos de estos insumos cayeron 38,6%, 20,2%, 18,2% y 14,7%, respectivamente, con respecto al mes anterior. En el caso de los pisos y revestimientos cerámicos la caída fue de 7,7% mensual, en tanto que en el de los ladrillos huecos fue de sólo 0,6%.

En el primer semestre del año los despachos de ladrillos se mantuvieron como los más dinámicos, con un crecimiento de 26,7%. Mayor producción en los primeros meses del año y formación de inventarios explicaron la dinámica. Por su parte, pinturas y hierro redondo para hormigón crecieron 14,6% y 11,8%, respectivamente. En el caso del hierro, la recuperación estuvo explicada por la normalización de la producción del sector siderúrgico tras la caída del año pasado (nuevamente está trabajando al máximo de su capacidad instalada), en un contexto de alta demanda interna del producto. Luego se ubicaron los pisos y revestimientos cerámicos, con una tasa de crecimiento de 7,7% interanual, y los despachos de cemento portland, con una tasa de crecimiento de 5,3% interanual. A la inversa, las entregas de asfalto en el mercado interno acumularon un descenso de 11,9% interanual.
 

 
 

Cuando se desagrega al ISAC por tipologías de obra, se observa que durante el primer semestre de 2008 las construcciones de viviendas, obras no residenciales y obras petroleras fueron las que mayores expansiones registraron con respecto al mismo período del año pasado. Pero sólo la primera creció por encima del promedio general, a un ritmo de 10,4% interanual. En cambio, las obras no residenciales privadas aumentaron al mismo ritmo que el ISAC (8,8%) y las petroleras a uno menor (7,9%). Entre las obras públicas, sólo las otras obras de infraestructura mostraron un crecimiento con relación a enero-junio de 2007 (6,5%), ya que las obras viales apenas mantuvieron el nivel (0,8%).

Cuando tenemos en cuenta el comportamiento señalado y lo combinamos con la importancia relativa de cada tipología en el ISAC, surge que la edificación de viviendas explicó alrededor de 70% del incremento interanual de la actividad sectorial y las obras no residenciales aportaron otro 20%. Esto implica una mayor concentración de la actividad sectorial en torno a la obra privada durante el año en curso.
   

 
 
 

Perspectivas – Expectativas de los empresarios y evolución de los permisos

Al momento de ser encuestados por el INDEC (durante julio, cuya primera mitad estuvo afectada por el conflicto agro-gobierno), en cuanto a las expectativas sobre el nivel de actividad del tercer trimestre del año, las respuestas conservadoras dominaron, pero las respuestas negativas fueron las que ganaron en importancia.

Entre los empresarios dedicados a las obras privadas, 57,6%, y entre los vinculados a la obra pública, 44,5%, respondieron que no esperan cambios en la evolución del nivel de actividad durante el tercer trimestre. En tanto, 30,3% entre los primeros y 44,4% entre los segundos, respondió que espera una caída.

Entre los motivos para explicar el pesimismo reinante, los empresarios relacionados con las obras privadas señalaron: la caída de la actividad económica, la menor inversión en obras privadas y públicas y la inestabilidad de precios (36,1%, 18,5% y 13,9% las dos últimas, respectivamente). Entre los realizadores de obras públicas, los argumentos fueron casi los mismos: caída de la actividad económica, menor inversión en obras públicas, inestabilidad de precios y falta de crédito (25,5%, 25,4%, 20,0% y 7,5%, respectivamente).

En líneas generales se puede afirmar que la visión de los empresarios está alineada con el deterioro de las expectativas de los agentes económicos y con el achicamiento del horizonte de planeamiento planteado más arriba.

En lo que respecta a la superficie autorizada para realizar obras privadas (principal componente de la inversión en construcción), que funciona como un indicador adelantado porque muestra las intenciones de construir de los desarrolladores e inversores, en el primer semestre del año se estancó en el mismo nivel del primer semestre del año pasado. En total se aprobaron 4,586 millones de metros cuadrados en los principales 42 municipios del país (que no incluyen a Rosario, segundo en importancia a nivel nacional) en enero-junio de 2008, es decir apenas 0,2% más que en la primera mitad de 2007.

La cantidad de metros cuadrados en condiciones de comenzar a ejecutarse está en el mismo nivel que la que se encuentra en ejecución.  Por lo tanto, cada vez parece más difícil que el sector de la construcción pueda sostener el récord de 2007, en la medida que no se observen cambios a nivel del gobierno nacional que reviertan el deterioro de las expectativas de los agentes económicos. 

 

* Los artículos fueron preparados por ESTRATECO Consultores, únicamente a los fines informativos. La información y datos estadísticos contenidos en este informe o utilizados para su elaboración han sido obtenidos de fuentes públicas y privadas que consideramos confiables, pero no podemos garantizar que sean completos o exactos. Toda la información y análisis contenido en este artículo constituye la opinión a la fecha de ESTRATECO Consultores, la cual puede variar sin previo aviso. Se deberá tener especialmente en cuenta que el artículo puede contener información, pronósticos y proyecciones sobre hechos futuros, que pueden no materializarse, razón por la cual se deberá tener presente el carácter no definitivo de las asunciones referidas a estos acontecimientos. El destinatario del presente artículo deberá considerar que los rendimientos pasados respecto de inversiones aquí analizadas no implican o aseguran rendimientos futuros. El presente artículo no ha sido efectuado teniendo en cuenta las necesidades particulares del destinatario, ni reemplaza el juicio independiente del mismo. No implica el asesoramiento por parte de ESTRATECO Consultores, por lo que el destinatario deberá en todos los casos obtener el asesoramiento apropiado por parte de profesionales respecto de la conveniencia de invertir o tomar determinada acción, sobre la base de las opiniones o informaciones aquí vertidas. ESTRATECO Consultores, sus directores y los profesionales vinculados, no asumen ninguna responsabilidad por la utilización de toda la información contenida en este artículo.