Noticias

Construya Noticias Nº 25

 

Permisos de construcción en CBA
Por Lic. Pablo A. Lara, ESTRATECO Consultores

 

A medida que avanza el año, en la Ciudad de Buenos Aires los indicadores sectoriales confirman que las intenciones de llevar a cabo emprendimientos constructivos privados están descendiendo. El deterioro de las expectativas de los agentes económicos desde comienzos de año y la continua caída de la rentabilidad esperada constituyen los principales factores explicativos. Puesto en perspectiva, en los primeros siete meses del año se aprobó una superficie casi 10% menor a la de igual período del año pasado.

En julio la superficie autorizada para edificar llegó a un total de 298.603 metros cuadrados, lo que significó una mejora de 10,8% interanual. En total se otorgaron 219 permisos, 160 de los cuales correspondieron a obras nuevas y el resto a ampliaciones. No obstante lo cual, cuando se compara el acumulado de los primeros siete meses del año con igual período de 2007, la superficie autorizada registró un retroceso de 9,6%. Hasta el momento se aprobaron 1.786.735 metros cuadrados, es decir 189.475 metros cuadrados menos que en enero-julio del año pasado.

En enero-julio del corriente año la superficie autorizada para realizar obras nuevas experimentó una retracción de 19,6% interanual, lo que equivalió a 355.364 metros cuadrados menos. En total se aprobaron 1.454.054 metros cuadrados. La desagregación por tipología de obra volvió a confirmar que los más afectados fueron los proyectos de multiviviendas, ya que si bien no fueron los que mayor caída porcentual registraron, son los más importantes por volumen.

En términos interanuales tuvieron un descenso de 20,3% (-301.397 m2). Los proyectos lujosos y confortables fueron los que más cayeron, en tanto los suntuosos ‘sólo’ bajaron 5,8%, con lo cual ganaron importancia en el área total destinada a multiviviendas nuevas (45,6%) y se aproximaron al máximo registrado en 2005 (51,3%). Los proyectos relacionados con casas retrocedieron en mayor medida, pero su importancia en el total es sustancialmente menor (-43,1%; -12.508 m2). En el plano de los destinos no residenciales (-14,4%; -41.459 m2), los descensos más significativos (en términos absolutos) se observaron en bancos y finanzas y almacenamiento y galpones.  

 

El fuerte descenso de la rentabilidad esperada de las obras, de la mano de un aumento de los costos totales continuamente superior a la suba del precio promedio de venta del metro cuadrado, ya venía incidiendo negativamente desde el año pasado. Pero en 2008 pasó a ser dominante el significativo deterioro que experimentaron las expectativas de los agentes económicos sobre la situación futura desde el comienzo mismo del año (es decir, con anterioridad al conflicto campo-gobierno, que sólo profundizó el retroceso), a lo cual hay que sumar las nuevas exigencias administrativas para la aprobación de los proyectos.

La dinámica de las ampliaciones resultó inversa a la de las obras nuevas. En siete meses se aprobó el doble de superficie que en igual lapso del año anterior (99,5%, +165.889 m2), con lo cual se alcanzó un nivel de 332.681 metros cuadrados, que resultó incluso superior al de los doce meses de 2007. Ahora, esto se explicó exclusivamente por las intenciones de realizar importantes obras de ampliación en el rubro comercio, que crecieron en 135.381 metros cuadrados en términos interanuales (1.574,8%; recordemos que en mayo pasado se autorizaron 9 permisos para este destino, por un total de 131.046 m2).

El total de ampliaciones no residenciales creció 255,3% interanual (+188.099 m2). En cambio, las ampliaciones relacionadas con casas y con edificios de viviendas, registraron sendas bajas de 33,5% y 21,7%, respectivamente, entre los períodos considerados.
  

 

A lo largo de los primeros siete meses del año, las intenciones de realizar obras no residenciales ganaron espacio a manos de las obras residenciales. Por un lado, las primeras crecieron de la mano de los proyectos para realizar ampliaciones comerciales señaladas en el párrafo anterior.

Por el otro lado, las segundas retrocedieron tanto en materia de obras nuevas como de ampliaciones, perdiendo casi 10 puntos porcentuales de participación en términos interanuales. En consecuencia, la importancia relativa de los destinos no residenciales subió de 18,3% en enero-julio de 2007 a 28,4% en igual período del corriente ejercicio. En total se autorizaron 507.563 metros cuadrados destinados a obras no residenciales.

 

Sintetizando, la evolución de los permisos de construcción indica que durante los próximos doce meses la construcción en la Ciudad de Buenos Aires no podrá mantener los records alcanzados en los últimos tiempos. Asimismo, cambiará gradualmente la orientación de la actividad, ya que la construcción residencial cederá espacio a manos de la construcción no residencial.