Noticias

Informe N° 6 - Septiembre 2005

 

Una ecuación constructiva

 
Con gran flexibilidad para el inversor, el estudio “Desarrollo Urbano” implementa un mecanismo que convierte en obras varios de sus proyectos • La clave está en distintas asociaciones estratégicas que les permiten echar a andar sus ideas con cierta facilidad • Defienden la “calidad” como un respaldo esencial para la tranquilidad de los negocios
 

En “El Nacional Club de Campo” (Gral. Rodríguez, Buenos Aires), un barrio privado cuyos lotes se lanzaron a la venta en noviembre del año pasado, el Arquitecto Alejandro González (44 años), Director de Desarrollo Urbano, lleva adelante la dirección y el proyecto de Casas del Casco (20 dormies o viviendas agrupadas). La idea original que incluye unidades 107, 118 y 126 m2 cubiertos, agrupados en 5 sectores, se encuentra entre las más de 40 obras que ya van firmando el Emblema de Calidad Construya diferenciándose del resto.

“Estas viviendas de dos plantas están alineadas con una nueva manera de habitar. Constituyen una alternativa favorable para disfrutar de las comodidades del club de campo con una baja inversión inicial”, comenta el Arq. González. Dormitorios con baños en suite, galerías y terrenos propios son algunos de los beneficios desde lo habitable que se combinan con el menor costo por terreno, construcción y fácil mantenimiento (en cuanto a lo económico).

En versión “inversión”
“En Desarrollo Urbano nos propusimos ser una usina de proyectos y, a partir de ahí, hacer realidad proyectos comerciales que tengan como soporte la construcción de inmuebles”, define González. Con esta idea como motor, el Estudio generó una serie de alianzas estratégicas que le permiten detectar inversiones rentables y llevarlas a cabo.

El proceso comienza con lo que dieron en llamar “Banco de Tierra”: “Recibimos constantemente información acerca de lotes para comprar. A partir de allí se realiza un estudio de mercado y un anteproyecto con su respectivo análisis económico y de sensibilidad”, repite el arquitecto mientras recorre con sus ojos el último Dossier preparado.

Con ese documento se reunirán los aliados (una gran casa de comercialización de materiales, la constructora y ellos) para discutir y tomar decisiones respecto a la participación  que cada uno tendrá con sus productos y servicios.  Por último, inversores privados (desde particulares hasta instituciones más grandes) completan el cuadro. Al respecto, González detalla: “El capital es muy sensible. Si no ofrecés cierta seguridad y confianza, el inversor desaparece”. Por ello fue que decidieron contactarse con Construya con los Líderes.

 

“Una decisión lógica”
“Cada obra tiene un sentido comercial, de habitabilidad y de construcción”, separa palabra por palabra, el arquitecto, con su mano sobre la mesa de dibujo. Cuando planeaban presentar la obra “Casas del Casco” se conectaron con el Grupo Construya con los Líderes para firmar el convenio y así certificar la calidad del proyecto.

Con esta medida, Desarrollo Urbano, busca “poner a la vista lo invisible”. Además de considerar que “trabajar bien es un negocio”, el Director del Estudio describe el valor que agrega utilizar los productos de estas 13 empresas líderes como un juego de sumas positivas: “para quienes trabajamos en la construcción, el Emblema de Calidad es un beneficio lo mires por donde lo mires: son todas marcas que ya están instaladas en la psicología general, te brindan un soporte técnico y de supervisión de la obra que le permite al inversor y al comprador final quedarse tranquilos, te ayuda a vender y te da un respaldo que en este mercado hacía falta. Yo creo que buscar dar prueba de la calidad de lo que uno hace es una decisión lógica”.

 

Tras el proyecto de “Casas del Casco”, Desarrollo Urbano firmó 6 convenios más para obtener los respectivos Emblemas de Calidad y el soporte técnico de las 13 empresas miembro (Aluar -división elaborados-, Eternit-Durlock, Masisa, Acqua System, Grupo Later-Cer/Cerámica Quilmes, Klaukol, El Milagro, Sherwin Williams, fv, Plavicon, Cerro Negro, Ferrum y AcerBrag). Actualmente, en El Nacional Club de Campo, están realizando obras y proyectos por un volumen cercano a los 4500 m2 (el Spa del Club y otras casas que ya están en construcción).

La actividad del Estudio se centra en dos mercados: la construcción de propiedad horizontal en Capital Federal  y el mismo trabajo pero especializado en Countries y Barrios Cerrados. El Arq. González concluye diciendo: “Nuestra pasión es desarrollar proyectos inmobiliarios y construir. Construimos porque nos gusta… triunfamos porque ofrecemos negocios”.