Noticias

Construya Noticias Nº 26

 

Los hoteles más raros del mundo

 

La página trip advisor sacó una lista de los 10 hoteles más raros del mundo. Aquí una descripción de algunos de ellos, dónde están, cómo están construidos. 

 

El Ice Hotel de Quebec ya es bastante conocido y tiene mucha difusión. Se trata del hotel de hielo más famoso del mundo, y funciona en Canadá de enero a abril, brindándole al huésped un alojamiento entre paredes de hielo, pero con un lujo impresionante en su interior.

El segundo lugar lo ocupa un hotel del cual yo no tenía idea de su existencia, pero me causó mucha gracia enterarme de que se trata de un hotel que fue una prisión: el Malmaison Oxford Castle. Los barrotes y las puertas son originales, y es la primera prisión convertida en hotel. Especial para un ex presidiario nostálgico y con dinero. El Conde de Montecristo se moriría de envidia.

 
 

En tercer lugar se encuentra el curioso hotel Imperial Boat House de Tailandia, que consta de 34 barcazas ancladas convertidas en habitaciones de lujo.

Lugares más abajo, para los ecologistas y amantes de los árboles ¡qué mejor que dormir entre sus copas! El Ariau Amazon Towers de Manaos, Brazil, le ofrece al turista que no teme a las alturas la posibilidad de dormir entre árboles. También puede visitarse el Yunak Evleri turco, que consta de seis cuevas excavadas en rocas. Convertidas en suites de lujo, estas rocas se interconectan mediante túneles de piedra con las demás habitaciones. Un culto al aristócrata prehistórico. 

 
 

El Das Park Hotel entra sin lugar a dudas en esta categoría. Este extrañísimo hotel a orillas del río Danubio en Austria tiene todo para ser calificado de extravagante y hasta si se quiere de bizarro.

Se trata de un hotel de sólo tres habitaciones, las cuales tienen un toque de distinción bastante singular: son habitaciones de caños de drenaje de diez toneladas emplazados sobre pasto. Simplicidad, rusticidad y algo más que termine en “dad” que resulte extraño a la vista combinadas en un hotel que impacta por donde se lo mire.

El responsable de esto es Andreas Strauss, que ha seleccionado caños de drenaje especialmente confortables que tengan espacio para poner una doble cama.

Lo interesante de este hotel a pesar de su aspecto es que no hay tarifas. Exacto, lo que has oído. Es un caso en el que el arte y lo estético importa más que la recaudación, y si te hospedas en él no tendrás muchas comodidades, pero puedes dejar el dinero que consideres que es suficiente, sin que se te requiera un monto fijo.