Noticias

Informe N° 44 - Noviembre 2008

 

Construcción: En un contexto de alta incertidumbre
Por Lic. Pablo A. Lara de ESTRATECO Consultores

 

Dinámica sectorial reciente

Cuando analizamos la evolución del Indicador Sintético de Actividad de la Construcción (ISAC) a lo largo del corriente año, no podemos obviar el impacto negativo que tuvo el conflicto entre el sector agropecuario y el gobierno nacional sobre los despachos de insumos al mercado interno.

Los masivos cortes de rutas que se desencadenaron a partir del referido enfrentamiento, impidieron la normal circulación del transporte durante el segundo trimestre del año. Ahora, esto constituía una restricción transitoria, cuya reversión cabía esperar una vez que el conflicto se enfriara, tal como sucedió en julio, tras el rechazo en el Congreso Nacional del proyecto de Ley que buscaba ratificar la Resolución Nº 125/08 (retenciones móviles).

Pero, lo que nos llevaba a plantear en aquel momento que el impacto sobre la cadena de valor sectorial iba a ser más intenso y prolongado en el tiempo era el creciente deterioro que venían exhibiendo desde comienzos de año las expectativas de los agentes económicos, conjunto en el que incluimos a los empresarios (agropecuarios, industriales y de servicios) y a las familias. Luego, a ello se sumó la evolución (negativa) de la crisis financiera internacional, que vino a magnificar el deterioro macroeconómico en marcha, y una política económica post-conflicto claramente inorgánica y, en algunos casos, contraproducente.

En efecto, cuando la incertidumbre sobre el futuro crece en forma significativa y el horizonte de planeamiento se contrae a la mínima expresión, lo cual se refleja en un continuo ‘vuelo a la calidad’ (dólar), las perspectivas para la actividad de la construcción y, por lo tanto, para la demanda de insumos no son alentadoras. El ‘vuelo a la calidad’, como ya lo señalamos en Informes anteriores, implica demandar activos seguros y también líquidos, condición esta última que los inmuebles no satisfacen. 

 
 

En este contexto, el mayor acopio de algunos materiales que realizaron los comercializadores y distribuidores a partir de la segunda mitad de 2007 y hasta mediados de este año, en la búsqueda por protegerse de la dinámica inflacionaria, le otorgó una mayor inercia al ISAC, lo cual ‘tapó’ durante algún tiempo el escenario que veníamos planteando para la actividad sectorial. Pero el acopio tenía inicialmente un límite físico, que estaba dado por la capacidad de almacenamiento de los comerciantes, y luego un límite financiero, que estaba dado por el costo de oportunidad de inmovilizar recursos, mientras las tasas de interés y el dólar comenzaban a ‘dispararse’.

En este contexto, y tras la recuperación (transitoria) que se observó en julio, en agosto y septiembre el Indicador Sintético de Actividad de la Construcción (ISAC) volvió a retroceder en términos mensuales desestacionalizados: 3,3% y 0,1%, respectivamente.

De esta forma, entre puntas del año (septiembre 2008 vs. diciembre 2007) la serie desestacionalizada del ISAC pasó a acumular una suba de 2,0% y volvió a confirmar que la actividad sectorial se encuentra en un proceso de desaceleración significativa, que llevará a una contracción  de la actividad (en las estadísticas) recién durante 2009. A modo de referencia, tengamos en cuenta que entre iguales períodos del año pasado el crecimiento de la serie había sido de 6,6%.

La serie de tendencia-ciclo, la cual elimina los sucesos circunstanciales como los paros registrados en marzo, mayo y junio, arrojó una baja de 0,1% con relación a agosto (-0,2% entre julio y agosto) y llegó a acumular un alza de apenas 0,4% con relación al cierre del año pasado, cuando entre similares lapsos del año pasado había crecido 7,8%. Esto es otra muestra del proceso de desaceleración sectorial en marcha.
   

 
 

Desagregación por Insumos y por tipologías de obra

Durante los primeros nueve meses de 2008, los despachos de ladrillos fueron los que más crecieron con respecto a igual lapso de 2007 (20,8%). En segundo lugar, aunque lejos de la dinámica de los ladrillos, se ubicó el hierro redondo con un alza de 10,7% interanual. En este caso no sólo influyó la formación de inventarios, sino también los problemas de producción que registró el sector durante el invierno de 2007 y que este año ya fueron superados.

En una segunda tanda estuvieron los despachos de pinturas, con un crecimiento interanual de 8,0%, seguidos por los de cemento portland (el insumo más importante de la actividad y, por lo tanto, el más significativo como señal de la evolución sectorial, a nuestro entender), con un alza de 5,6%, y por los de pisos y revestimientos cerámicos, que registraron una suba 3,9%, siempre contrastando con enero-septiembre de 2007.
Por último, los despachos de asfalto fueron los únicos que evidenciaron una retracción durante el año en curso, que llegó a 13,2% interanual en los primeros nueve meses del año.

 
 

Cuando desagregamos el ISAC por tipologías de obra, surge que la tendencia expansiva se concentró en las obras petroleras y en la edificación de viviendas y de obras privadas no residenciales. En comparación con enero-septiembre de 2007 las obras residenciales y para otros destinos experimentaron aumentos similares, de 8,3% y 8,5% interanual. Por su parte, las obras petroleras crecieron 7,5%, las cuales perdieron ritmo en comparación con lo observado hasta agosto, ya que hasta aquel mes habían resultado las más dinámicas de todas. Entre las obras públicas, las otras obras de infraestructura siguieron mostrando crecimiento con relación al acumulado de 2007 (6,7%), en tanto que las obras viales se estancaron (+0,9% interanual).

Cuando combinamos la performance descripta con la importancia relativa de cada tipología en el nivel general del ISAC, surge la construcción de viviendas como la principal tipología, con un aporte de casi dos tercios al incremento interanual del ISAC. Por su parte, las obras no residenciales aportaron otro 22%.

 
 
 
Perspectivas – Cuando el viento rota, los permisos no son un buen predictor de actividad

En la última encuesta que realizó el INDEC a los empresarios de la construcción, les preguntó sobre la evolución esperada de la actividad durante el cuarto trimestre del año (del cual ya casi transcurrió la mitad).

Los resultados coinciden con lo que planteamos más arriba. Entre los constructores de obras privadas, 57,1% espera una baja para el último trimestre del año y otro 40% no espera cambios. Entre los realizadores de obras públicas, 47,2% espera una baja y otro 47,2% estancamiento.

Entre los motivos para explicar el pesimismo reinante, se reiteran a través del tiempo la caída de la actividad económica, la falta de inversión en obras privadas y la ausencia de obras públicas. Cabe destacar que en esta oportunidad retrocedió en importancia, como factor explicativo, la inestabilidad de los precios.

En tanto, cuando se analizan los permisos de construcción de los principales 42 municipios, se confirma el proceso de desaceleración de la velocidad de expansión sectorial. En los primeros nueve meses se aprobó un total de 7.153.818 metros cuadrados, una cifra 5,1% superior a la registrada en igual período de 2007.

No obstante lo cual, y tal como señalamos en el título de esta sección, en períodos de ‘quiebre’ de tendencia, la desaceleración de las estadísticas puede traducirse en parálisis de la puesta en marcha de las nuevas obras y, por lo tanto, en una baja de la cantidad de metros cuadrados en construcción en los próximos meses (a esta altura del año, el impacto se reflejará directamente en 2009). En definitiva, es un indicador adelantado que sólo termina contrastándose en la realidad cuando los desarrolladores deciden llevar adelante todos los permisos aprobados. Por ello, no es un buen predictor del nivel de actividad cuando el viento rota.
 

* Los artículos fueron preparados por ESTRATECO Consultores, únicamente a los fines informativos. La información y datos estadísticos contenidos en este informe o utilizados para su elaboración han sido obtenidos de fuentes públicas y privadas que consideramos confiables, pero no podemos garantizar que sean completos o exactos. Toda la información y análisis contenido en este artículo constituye la opinión a la fecha de ESTRATECO Consultores, la cual puede variar sin previo aviso. Se deberá tener especialmente en cuenta que el artículo puede contener información, pronósticos y proyecciones sobre hechos futuros, que pueden no materializarse, razón por la cual se deberá tener presente el carácter no definitivo de las asunciones referidas a estos acontecimientos. El destinatario del presente artículo deberá considerar que los rendimientos pasados respecto de inversiones aquí analizadas no implican o aseguran rendimientos futuros. El presente artículo no ha sido efectuado teniendo en cuenta las necesidades particulares del destinatario, ni reemplaza el juicio independiente del mismo. No implica el asesoramiento por parte de ESTRATECO Consultores, por lo que el destinatario deberá en todos los casos obtener el asesoramiento apropiado por parte de profesionales respecto de la conveniencia de invertir o tomar determinada acción, sobre la base de las opiniones o informaciones aquí vertidas. ESTRATECO Consultores, sus directores y los profesionales vinculados, no asumen ninguna responsabilidad por la utilización de toda la información contenida en este artículo.