Noticias

Informe N° 45 - Diciembre 2008

 

La construcción durante octubre 2008
Por Lic. Pablo A. Lara de ESTRATECO Consultores

 

Dinámica sectorial reciente

En octubre el ISAC desestacionalizado marcó la tercera baja mensual consecutiva y quedó ubicado en el nivel del cierre de 2007. En esta ocasión el retroceso fue de 1,4% mensual y el descenso acumulado con respecto a julio llegó a 5,2%.

Como señalamos en Informes anteriores, hasta mediados de año la actividad de la construcción venía atravesando un proceso caracterizado por la disminución de la tasa de crecimiento. Dicho en otros términos, experimentaba la desaceleración que se produce al levantar el pie del acelerador. Esto implicaba que el nivel de actividad se iría amesetando en torno a un máximo histórico. Pero, a partir de agosto, el fuerte aumento de la incertidumbre (por razones domésticas y externas) potenció el frenazo de la demanda y provocó directamente que el nivel de los despachos comenzara a retroceder con relación a julio. 

 
 

Cuando nos referimos a la inercia que mostraba el ISAC, debemos recordar que este indicador  mide el comportamiento de la actividad sectorial a través de los despachos de los principales insumos al mercado interno. Porque la desaceleración del ritmo de crecimiento de este indicador se fue prolongando en el tiempo, a pesar de que el deterioro del clima de negocios comenzó a percibirse a comienzos del año. El acopio de materiales en distintos tramos de la cadena de valor, como reserva de valor frente al continuo deterioro del poder adquisitivo del peso argentino (por el proceso inflacionario en marcha) y/o como forma de recomponer existencias que habían llegado a niveles mínimos, producto del fuerte crecimiento registrado en los últimos años, fue lo que permitió que el ISAC mostrara una mayor inercia.

Con la baja registrada en el último trimestre (agosto-octubre), la serie desestacionalizada quedó ubicada en el mismo nivel de diciembre de 2007 (-0,1%). Debemos resaltar que entre puntas de los primeros diez meses del año pasado el crecimiento de esta serie había sido de10,1%.

En lo que respecta al indicador de tendencia-ciclo, que le quita a la serie mensual desestacionalizada los efectos de sucesos circunstanciales como los paros (por ejemplo, los realizados por el sector agropecuario durante marzo, mayo y junio), registró un caída de 0,3% mensual en octubre (la séptima consecutiva) y se ubicó 0,6% por debajo del cierre de 2007. Entre iguales períodos de 2007 había registrado un incremento de 8,3%. 
   

 
 

Así como entre 2006 y 2007 las restricciones para la expansión de la actividad de la construcción venían dadas por el lado de la oferta, en el transcurso de 2008 fue el deterioro de las expectativas de los agentes económicos lo que favoreció la postergación de las decisiones de construir y de las operaciones inmobiliarias. La elevada incertidumbre destruyó el horizonte de planeamiento y con ello la toma de decisiones de inversión (construcción, máquinas y equipos) y de consumo durable (automóviles, electrónicos y electrodomésticos, entre los principales). La contrapartida de esta parálisis fue el continuo ‘vuelo a la calidad’ (demanda de dólares) registrado.

Comportamiento de los insumos

Cuando se contrasta octubre de 2008 con igual mes del año pasado, surge que sólo en tres de los seis insumos medidos los despachos fueron superiores. Nos referimos a los pisos y revestimientos cerámicos, ladrillos huecos y pinturas para la construcción. Sin embargo, las tasas fueron sustancialmente bajas: 3,6%, 2,2% y 1,2%, respectivamente. Del otro lado se ubicaron el asfalto, el hierro redondo para hormigón y el cemento portland, con bajas de 4,0%, 1,3% y 0,5%, respectivamente.

En los primeros diez meses de 2008, producto de la inercia señalada en párrafos anteriores y que ya no tiene nada que ver con la realidad que se experimenta en la actualidad, los despachos de ladrillos acumularon un crecimiento de casi 20% interanual, seguidos de lejos por los de hierro redondo (10,5%). En una segunda tanda, y con tasas de crecimiento un solo dígito, se encontraron las pinturas, el cemento y los pisos y revestimientos cerámicos. Por último, los despachos de asfalto experimentaron una contracción de 11,6% interanual, producto de los problemas que enfrentaron las obras viales en marcha durante el año en curso.

 
 
 

Comportamiento de las tipologías de obra

El ISAC se puede desagregar en cinco tipologías de obra. Pues bien, en octubre de 2008 sólo la construcción de edificios de viviendas registró un nivel de actividad superior al de un año atrás, con una mejora de apenas 0,5%. Las restantes tipologías tuvieron leves caídas. La construcción de edificios no residenciales (otros destinos) fue la que menos se contrajo, -0,4% interanual, y la ejecución de obras viales fue la que más disminuyó, -1,9% interanual.

Nuevamente, la inercia del ISAC se reflejó en la evolución del promedio acumulado de 2008 con respecto al mismo período de 2007. En los casos de las obras de edificios para vivienda y para otros destinos (no residenciales), así como de las obras petroleras, las subas fueron de 7,6%, 7,5% y 6,7% interanual, respectivamente. Las otras obras de infraestructura crecieron 5,9% interanual. Por su parte, las obras viales se mantuvieron en un nivel similar al de enero-octubre de 2006 (0,6% interanual).

Por último, al combinar la importancia relativa de cada tipología en el nivel general del ISAC y su desempeño en lo que va del año, la construcción de viviendas aportó dos tercios del crecimiento del indicador y la edificación de obras no residenciales explicó otro 21,3%. 

 
 
 
Perspectivas sectoriales

Como todos los meses, el INDEC encuestó a empresarios de la construcción. En la última oportunidad los consultó sobre la evolución esperada de la actividad en noviembre.

En línea con la encuesta anterior (en la cual se los había consultado sobre las perspectivas para el último trimestre del año), las respuestas se dividieron principalmente entre la cautela (no cambiará) y el pesimismo (disminuirá).

Entre los constructores de obras privadas, 74,2% no esperaba cambios en noviembre con relación a octubre, lo cual implicó un reconocimiento tácito de una significativa caída interanual, y 22,9%  esperaba una disminución mensual. Entre los que realizan obras públicas, 57,8% no esperaba cambios y 28,9% una baja mensual.

Los motivos para explicar el pesimismo reinante se reiteraron con relación a encuestas anteriores. Básicamente están concentrados en: la caída de la actividad económica, la falta de inversión en obras privadas y la ausencia de obras públicas. En un segundo escalón aparecieron la inestabilidad de los precios (principalmente para los realizadores de obras privadas) y la falta de crédito.

En lo que respecta a los permisos de construcción, en los primeros diez meses del año se autorizaron 8,097 millones de metros cuadrados en los principales 42 municipios, es decir 4,8% más que en igual lapso de 2007. No obstante ello, debemos resaltar que así como en épocas de baja incertidumbre funcionan como un indicador adelantado de la actividad sectorial, en épocas como la actual pierden importancia relativa. Porque más allá de la aprobación obtenida, los inversores y/o los desarrolladores pueden demorar la puesta en marcha de las nuevas obras hasta que vuelva a verse el horizonte (de planeamiento).

Por lo tanto, la superficie autorizada puede crecer con relación al año anterior, pero ello no nos permite inferir que el nivel de actividad sectorial va a crecer en los próximos meses. En el contexto actual, para entender la dinámica sectorial agregada a futuro, debemos prestarle atención a la evolución de las expectativas económicas de los agentes, lo cual se refleja primero en las variables cambiarias (dólar) y financieras (costo del dinero y disponibilidad de crédito), y recién después en las variables reales (indicadores de inversión y de compra de bienes durables).

Ahora, el hecho de que se reduzca el tamaño de la torta esperada para el próximo año, no implica que no vayan a existir excelentes oportunidades de negocios a nivel de la construcción y del mercado inmobiliario. Entonces, lo que debemos esperar es una creciente competencia por captar a los potenciales inversores y a la demanda final, lo cual exigirá mayor profesionalidad de parte de todos los actores de la cadena de valor.
 

* Los artículos fueron preparados por ESTRATECO Consultores, únicamente a los fines informativos. La información y datos estadísticos contenidos en este informe o utilizados para su elaboración han sido obtenidos de fuentes públicas y privadas que consideramos confiables, pero no podemos garantizar que sean completos o exactos. Toda la información y análisis contenido en este artículo constituye la opinión a la fecha de ESTRATECO Consultores, la cual puede variar sin previo aviso. Se deberá tener especialmente en cuenta que el artículo puede contener información, pronósticos y proyecciones sobre hechos futuros, que pueden no materializarse, razón por la cual se deberá tener presente el carácter no definitivo de las asunciones referidas a estos acontecimientos. El destinatario del presente artículo deberá considerar que los rendimientos pasados respecto de inversiones aquí analizadas no implican o aseguran rendimientos futuros. El presente artículo no ha sido efectuado teniendo en cuenta las necesidades particulares del destinatario, ni reemplaza el juicio independiente del mismo. No implica el asesoramiento por parte de ESTRATECO Consultores, por lo que el destinatario deberá en todos los casos obtener el asesoramiento apropiado por parte de profesionales respecto de la conveniencia de invertir o tomar determinada acción, sobre la base de las opiniones o informaciones aquí vertidas. ESTRATECO Consultores, sus directores y los profesionales vinculados, no asumen ninguna responsabilidad por la utilización de toda la información contenida en este artículo.