Noticias

Construya Noticias Nº 29

 



Arquitectos en la historia: Kenzo Tange

 

Hablar de Kenzo Tange (1913- ) es hablar de concreto, por que una gran parte de la obra de este magnifico arquitecto japonés esta basada en diseños donde el concreto es la parte medular de la geometría de sus proyectos.

Pero para llegar a entender a Kenzo Tange debemos entender primero el momento histórico donde se desenvuelve el maestro, ya que muchos de sus diseños son reflejo de la situación  histórica que vive Japón, país que por su historia, sus raíces y su posición política en el mundo reflejarán en parte la fisonomía de sus ciudades.

Kenzo Tange nace en Osaka en el año de 1913, estudia en la Universidad de Tokio en 1938 y trabaja con Maekawa hasta el año de 1941, estudia una maestría en planeación urbana y al terminar sus estudios es aceptado como profesor asistente en la misma escuela. 

Recibe un grado en ingeniería en el año de 1959. Dos años después abre su despacho junto con un colega llamado Urtec y así nace la firma KenzoTange+Urtec , pero años después se forma la firma Kenzo Tange y Asociados. Funge como profesor de Ingeniería Urbana en la universidad de Tokio durante 9 años hasta que es nombrado profesor émerito en 1974.

Los primeros diseños de Tange llevan una fuerte influencia japonesa,  sin embargo, para los años sesenta se convierte en uno de los mayores impulsores del estilo internacional basando sus diseños en un concepto de orden estructural muy claro y definido. 

 
 

Otro de los que influyen en su desarrollo profesional es el maestro Le Corbusier de quién toma los conceptos de diseño urbano y de planificación de ciudades y barrios y la combinación de diseños sencillos y racionales en los edificios. Vamos a encontrar cierta similitud en los diseños de Tange y Le Corbusier, especialmente en el uso de los elementos de concreto aparente de fachadas y el uso estético  de las azoteas como quinta fachada.

El maestro Tange ha recibido cuatro de los premios más importantes que cualquier arquitecto puede obtener en su carrera profesional, la medalla de oro de la  RIBA, la medalla de oro de la A.I.A., la medalla de oro de la Academia Francesa de Arquitectura y el premio Pritzker, el cual esta considerado como el premio Nobel de la arquitectura.

Dentro de los edificios más importantes que el maestro Tange nos deja como herencia  están:

Hiroshima Peace Center, Japan, 1949 to 1956.

Este complejo de edificios muestra la simplicidad a la que se puede llegar en un diseño. El edificio esta apoyado por una estructura de concreto esbelta, delgada, finamente terminada dejando ver el color del cemento y que permite ver  la trasparencia de los interiores, aún cuando se muestra una fuerte influencia del diseño japonés tradicional en la retícula de sus ventanales y la disposición de la estructura.

Situado en una explanada que puede albergar a mas de 50 mil espectadores para realizar la conmemoración anual tradicional. Desde la plaza se permite visualizar el conjunto principal y los dos edificios anexos, logrando con ello el objetivo buscado por el arquitecto.

 

Complejo Deportivo, Tokio, Japón. 1964-1966.

Para la época de los sesentas y con la asignación de la organización de los juegos olímpicos, el gobierno japonés invita al maestro Tange a desarrollar el proyecto para las piscinas olímpicas y el gimnasio, logrando con ello consagrarse como uno de los arquitectos mas connotados del país.

El proyecto esta basado en dos semicírculos entrelazados y desfasados entre sí y con extremos de los edificios terminados en puntos que no se encuentran, pero que si siguen una línea de composición.

Este diseño será la pauta para muchos arquitectos de otros países,  debido al uso de los ejes axiales que rompen con la simetría de los objetos. 

Las entradas se encuentran en la parte cóncava de la forma, y los techos están soportados por dos enormes columnas de concreto aparente, reforzado y  que sirven como mástiles y porta-tensores de la techumbre.

Embajada de Japón en México
 
La embajada de Japón en México es una muestra de la concepción de proyectos hechos en colaboración, logrando reunir dos culturas tan diferentes y al mismo tiempo tan representativas en el medio arquitectónico.

El maestro Tange desarrolla este proyecto en conjunto con Rosen Morrison y Pedro Ramírez Vázquez, logrando un esfuerzo por mostrar la dignidad de la cultura oriental en el occidente. Los niveles del edificio son soportados por 4 grandes columnas que albergan los servicios generales del mismo, espacios abiertos rodean la oficina del embajador y los dos niveles superiores se encuentran en cantiliver, lo que permite jugar con las formas de las fachadas.

 
 

Hemos hecho un breve recorrido por la vida y obra de Kenzo Tange, quien gracias a su creatividad ha dejado huella en la arquitectura mundial y con sus diseños ha fomentado el uso del concreto aparente, no sólo como material estructural, sino como elemento decorativo y formal.

No debemos olvidar  que el maestro Tange es, además de arquitecto, un gran urbanista, como lo ha demostrado en el proyecto de una nueva ciudad de Tokio, que por desgracia no se ha podido llevar a cabo por considerarse utópico. Una de las virtudes de sus diseños fue y seguirá siendo la herencia conceptual que deja para ingenieros y arquitectos al mostrar de forma contundente que el concreto aparente puede ser utilizado como parte del edificio, es decir, como la piel del mismo.

La forma de modular las secciones, la masividad y monumentalidad, la textura del pulido, el color y su apariencia, hacen que el concreto aparente siga siendo muy utilizado por los proyectistas, especialmente cuando se trata de enmarcar ciertos aspectos del diseño. 

El maestro Tange ha empleado el concreto no sólo para fachadas sino también en columnas, torres, tanques elevados, muros divisorios, pavimentos, monumentos, etc. Otro de los aciertos es el manejo de los espacios en planta baja, que logra mostrar los apoyos de concreto de los edificios  sin miedo a la crítica, balanceando la masa del bloque construido con las columnas y al mismo tiempo dejando pasar la luz y al aire por debajo del edificio, como intentando hacer flotar esa gran masa.

Kenzo Tange vive actualmente en Japón. A sus 87 años es considerado, según la tradición japonesa, un monumento viviente al que se debe respeto y admiración por su aportación a la cultura y a la humanidad. Continúa trabajando en su oficina, donde desarrolla sus proyectos de arquitectura. Una de sus últimas obras registradas es un museo de arte moderno en Italia, inaugurado en el año 1998 y que sigue teniendo el sello de su estilo.