Noticias

Informe N° 47 - Febrero 2009

 

Construcción: dinámica 2008 y perspectivas 
Por Lic. Pablo A. Lara de ESTRATECO Consultores

 

Dinámica sectorial reciente

En diciembre la actividad de la construcción, medida a través del Indicador Sintético de Actividad de la Construcción (ISAC), que considera la evolución de los despachos al mercado interno de los principales insumos, experimentó una contracción de 1,4% mensual desestacionalizada, la quinta baja consecutiva, y cerró el año en un nivel 1,1% inferior al de diciembre de 2007.

En el período agosto-diciembre de 2008, el ISAC desestacionalizado acumuló una caída de casi 10,0% y si tomamos como punto de referencia el nivel alcanzado en abril del año pasado, la caída acumulada ascendió a 12,5%.

El paso desde la desaceleración hacia la contracción fue tan vertiginoso que en el último mes del año el ISAC registró la segunda disminución interanual consecutiva, algo que no ocurría desde la crisis de 2001-2002 (aunque a una intensidad diferente). En noviembre la caída interanual había sido de 3,3% y en diciembre llegó a 1,1%. En esta comparación dejamos afuera la baja de junio de 2008 (-6,1%), porque respondió a una circunstancia excepcional, como fue el conflicto gobierno nacional-sector agropecuario, la cual quedó superada al mes siguiente 

 
 

La medición del comportamiento de la actividad de la construcción a través del ISAC es indirecta. Es decir, se infiere a partir de los despachos de insumos al mercado interno. Ahora, en el corto plazo no necesariamente todos los despachos de insumos se transforman en obras. En definitiva, el acopio de materiales es una posibilidad cierta y en los últimos tiempos (2007-primera mitad de 2008) se había convertido en una práctica extendida, como forma de cobertura (para reducir la incertidumbre) ante la dinámica que habían tomado los costos de construcción.

La posibilidad de realizar acopios de materiales fue la que provocó que el ISAC exhibiera una gran inercia durante 2007 y 2008. El adelanto de la demanda de insumos con relación a la ejecución de las obras hizo que la desaceleración de la tasa de crecimiento del ISAC fuera más lenta. Pero, producto del adelanto que experimentaba la demanda de materiales, cabía esperar una desaceleración más abrupta apenas el contexto macroeconómico mostrara un deterioro mayor al que venía insinuando a partir de 2006.

Esto fue lo que pasó a partir de agosto en el caso del ISAC. El empeoramiento de la crisis financiera internacional y la creciente incertidumbre sobre el futuro a nivel local, profundizaron la demanda de activos ‘refugio’ (compra de dólares) y paralizaron la toma de decisiones de inversión (puesta en marcha de nuevas obras de construcción, compra de máquinas y equipos) y de consumo de bienes durables (automóviles, electrodomésticos, etc.). En la cadena de valor de la construcción, la demanda de activos para atesoramiento y el ‘desensillar hasta que el panorama se aclare’ se plasmaron en un brusco freno de la demanda de insumos y en una consecuente reducción de los niveles de producción para evitar acumulación de stocks involuntarios. Principalmente las caídas de producción se concentraron en el cemento portland y en la siderurgia.

A pesar de todo, durante 2008 el ISAC volvió a marcar un nuevo récord histórico. En comparación 2007 registró una expansión de 5,0% promedio anual y con relación al máximo de los ’90 (1998) acumuló un crecimiento de 31,0%. Sin embargo, y como destacamos en otros Informes, esta es una cuestión estrictamente estadística, que tiene poco valor para el posicionamiento sectorial porque carece de utilidad prospectiva.

En el contexto actual debemos prestarle especial atención a la evolución de la demanda de activos ‘refugio’ (dólares), ya que constituye el mejor termómetro para medir el ‘humor’ de los agentes económicos y, por lo tanto, las perspectivas económicas generales y, en particular, del sector de la construcción como productor de bienes de capital.   
   

 
 

Dinámica por insumos

En el último mes del año los despachos de los principales insumos mostraron comportamientos muy disímiles. El cemento portland, el de mayor importancia en la composición del ISAC, y el hierro redondo para hormigón, experimentaron fuertes caídas, de 11,4% y 11,7% interanual, respectivamente. En cambio, los de ladrillos huecos crecieron 49,6% con relación a diciembre de 2007, seguidos muy de cerca por los de asfalto con un aumento de 46,2% interanual. Los de pisos y revestimientos cerámicos crecieron 23,6% y los de pinturas 16,1%.

Cuando tomamos los doce meses de 2008, y producto de la inercia que generó la extensión del acopio como forma de cobertura, todos los insumos registraron mayores despachos con respecto a 2007, salvo el asfalto que mostró una caída de 4,9%. No obstante ello, la evolución de los despachos acumulados a lo largo del año reflejó el proceso de desaceleración en marcha.

En 2008 los despachos de ladrillos fueron los más dinámicos, con un crecimiento de 18,2% interanual, seguidos de lejos por los de pisos y revestimientos cerámicos, cuya expansión fue de 7,8% interanual. Las contracciones registradas en noviembre y diciembre hicieron que el hierro redondo cayera al tercer lugar en el cierre del año, acumulando aún un aumento de 6,5% interanual. Luego se ubicaron los despachos de pinturas (6,1%) y en quinto lugar, con una tasa de expansión de apenas 1,6% interanual, los de cemento portland.
 
 
 

Dinámica por tipologías de obra

En línea con el análisis realizado más arriba, durante el cuarto trimestre de 2008 cuatro de las cinco tipologías de obra en que se subdivide el ISAC arrojaron menores niveles de actividad que en el mismo lapso de 2007. Sólo la edificación  de viviendas, la tipología más importante en la composición del ISAC, mantuvo el nivel alcanzado en el último cuarto de 2007 (0,7% interanual).

Las obras viales fueron las que menor contracción registraron (-1,9% interanual), producto del menor dinamismo que ya venían exhibiendo. En tanto, la construcción de edificios no residenciales (otros destinos) retrocedió 5,2% con respecto al cuarto trimestre de 2007, las obras petroleras hicieron lo propio en 7,4% interanual y las otras obras de infraestructura cayeron 8,1%.

A pesar de ello, la inercia que experimentó el ISAC hizo que los promedios anuales quedaran por encima de los niveles de 2007. En 2008 las obras de edificios para vivienda y para otros destinos (no residenciales) crecieron a un ritmo de 6,2% y 4,7% interanual, respectivamente. Por su parte, las otras obras de infraestructura crecieron 2,7% interanual y las construcciones petroleras, que entre abril y agosto fueron las más dinámicas tras varios años de estancamiento y contracción, crecieron 3,8% interanual. Por último, las obras viales registraron un crecimiento de apenas 0,7% con respecto a 2007.

Cuando conjugamos el desempeño de las diferentes tipologías en el último año y su importancia relativa en el nivel general del ISAC, la construcción residencial fue la gran dinamizadora sectorial. En 2008 explicó alrededor de 70% del crecimiento que verificó el ISAC, en tanto que otro 18% fue aportado por las edificaciones privadas no residenciales. 

 
 
Perspectivas sectoriales

Conforme el nivel de actividad sectorial se va reduciendo, en las encuestas que realiza mensualmente el INDEC referidas al nivel de actividad esperado, crece el porcentaje de las respuestas ‘neutrales’, las referidas al mantenimiento de la actividad, y en menor medida de las negativas.

En líneas generales las respuestas de los empresarios están alineadas con nuestro escenario macroeconómico y sectorial.

En diciembre, entre los constructores de obras privadas, casi dos tercios respondieron que la actividad se mantendría estable durante enero, en tanto 27,3% esperaba una caída y sólo 9,1% esperaba un crecimiento. Entre los realizadores de obras públicas, la mitad no esperaba cambios y otro 35% esperaba una caída, en tanto el restante 15,0% esperaba una mejora.

Por último, en diciembre los permisos de construcción otorgados en los principales 42 municipios del país, según las estimaciones realizadas por el INDEC (algunos municipios demoran varios meses en informar estos datos), registraron una caída de 16,6% mensual y de 38,2% interanual (explicada en gran parte por la aprobación de una superficie récord en diciembre de 2007). A pesar de ello, la superficie total autorizada a construir llegó a 9,652 millones de metros cuadrados en 2008 y se mantuvo en el mismo nivel de 2007 (0,3% interanual). De ese total, 2,713 millones de metros cuadrados fueron autorizados en la Ciudad de Buenos Aires (-12,2%  interanual).

Tal como indicamos en Informes anteriores, es importante resaltar que en períodos de alta incertidumbre los permisos no funcionan como un buen indicador adelantado de la actividad sectorial. Porque más allá de la aprobación obtenida, la puesta en marcha de las nuevas obras puede postergarse hasta tanto el horizonte de planeamiento vuelva a despejarse, haciendo que la construcción disminuya aún cuando la superficie autorizada haya crecido con relación a períodos anteriores. 
 
 

* Los artículos fueron preparados por ESTRATECO Consultores, únicamente a los fines informativos. La información y datos estadísticos contenidos en este informe o utilizados para su elaboración han sido obtenidos de fuentes públicas y privadas que consideramos confiables, pero no podemos garantizar que sean completos o exactos. Toda la información y análisis contenido en este artículo constituye la opinión a la fecha de ESTRATECO Consultores, la cual puede variar sin previo aviso. Se deberá tener especialmente en cuenta que el artículo puede contener información, pronósticos y proyecciones sobre hechos futuros, que pueden no materializarse, razón por la cual se deberá tener presente el carácter no definitivo de las asunciones referidas a estos acontecimientos. El destinatario del presente artículo deberá considerar que los rendimientos pasados respecto de inversiones aquí analizadas no implican o aseguran rendimientos futuros. El presente artículo no ha sido efectuado teniendo en cuenta las necesidades particulares del destinatario, ni reemplaza el juicio independiente del mismo. No implica el asesoramiento por parte de ESTRATECO Consultores, por lo que el destinatario deberá en todos los casos obtener el asesoramiento apropiado por parte de profesionales respecto de la conveniencia de invertir o tomar determinada acción, sobre la base de las opiniones o informaciones aquí vertidas. ESTRATECO Consultores, sus directores y los profesionales vinculados, no asumen ninguna responsabilidad por la utilización de toda la información contenida en este artículo.