Noticias

Informe N° 2 - Mayo 2005

 

¿Hacia donde va la inversión en la construcción?

 
El comportamiento de los indicadores de la construcción se puede sintetizar en tres puntos:
 
-Desaceleración del ritmo de expansión del nivel general, cuando se toma el Indicador Sintético de Actividad de la Construcción, que tiene un alcance más general que el índice Construya (analizado más abajo);
-El mayor dinamismo sigue concentrado en las tipologías de obras públicas;
-Importante crecimiento de la superficie autorizada para realizar obras privadas.

En enero el ISAC cayó 0,3% con relación a diciembre de 2004 (en términos desestacionalizados), en febrero bajó otro 1,3% mensual y en marzo la baja fue de 2,4% mensual (caída que no tuvo relación con el adelantamiento de Semana Santa, porque la serie desestacionalizada del INDEC corrige este efecto; recordemos que en 2004 cayó en abril y este año en marzo).

De esta manera, el ritmo de expansión interanual del ISAC se fue desacelerando. Y en particular en marzo se registró la primera baja interanual (de 2,2%) desde noviembre de 2002. En comparación con el primer trimestre de 2004, en el primer trimestre de este año la actividad general de la construcción fue sólo 3,4% mayor.

 
 
 

La desagregación del ISAC mostró que las obras viales y otras obras de infraestructura continuaron siendo las más dinámicas, pero ahora también crecen a tasas de un dígito al igual que el resto de las tipologías (hasta enero-febrero crecían a un ritmo de dos dígitos interanuales). Esto se debió a que en marzo las obras viales mostraron el mismo nivel de actividad del año pasado (0,0%) y las otras obras de infraestructura crecieron sólo 2,0% interanual. De esta manera, en el primer trimestre del año las obras viales acumularon un crecimiento de 7,3% y las otras obras de infraestructura hicieron lo propio en 7,0%. Las obras de edificios para vivienda y otros destinos, crecieron 2,7% y 3,8%, respectivamente, en comparación con el primer trimestre del año pasado.

Por su parte, en los últimos dos meses el índice Construya mostró un comportamiento diferente al ISAC. En marzo el índice CONSTRUYA exhibió una variación interanual positiva de 9,6%, cuando el ISAC retrocedió 2,3%. Y en abril el índice CONSTRUYA volvió a presentar una expansión de 16,9% anual. En términos desestacionalizados creció 2,1% en abril.

La mejor performance del índice CONSTRUYA estaría explicada por el hecho de que considera las ventas de insumos de marcas líderes. Es cierto que la construcción de edificios para vivienda fue menos dinámica que las obras públicas en los últimos meses. Pero la mayor cantidad de obras de edificación de multiviviendas en Capital Federal está concentrada en los barrios donde el precio del metro cuadrado es más alto y el poder adquisitivo de los compradores también. El perfil de los compradores exige la utilización de materiales de primera calidad.

 
 
 

Volviendo al análisis de los puntos referidos más arriba, la evolución de los permisos de la construcción va en sentido opuesto al comportamiento del ISAC. Es decir, las superficies autorizadas para construcción siguen creciendo (a menor ritmo, por una cuestión estadística también. La comparación con los niveles más altos de 2004 reduce las tasas de variación). Y es importante recordar que funcionan como un buen indicador adelantado del nivel de actividad sectorial a mediano plazo.

En marzo se autorizó una superficie de 547.665 metros cuadrados en los principales 42 municipios del país, cifra que resultó 9,3% superior a la de marzo del año pasado. En el primer trimestre la superficie autorizada llegó a 1.532.520 metros cuadrados, es decir 28,5% más que en similar período de 2004.En abril se autorizó una superficie de 612.263 metros cuadrados en los principales 42 municipios del país, cifra que resultó 60,3% superior a la de abril del año pasado. En el primer cuatrimestre la superficie autorizada llegó a 2.161.876 metros cuadrados, es decir 37,3% más que en similar período de 2004

 
En consecuencia, ¿hacia dónde va la inversión en construcción?
 
La construcción enfrenta, al igual que todos los sectores productores de bienes de capital, un escenario macroeconómico menos dinámico que el observado en 2004. Este año habrá un crecimiento importante, aunque menor al de 2004. Y 2005 es un año más ruidoso que los anteriores, porque la tasa de inflación será superior a la del año pasado (un punto que preocupa a la población y al gobierno) y porque este año el poder político está concentrado en las elecciones de octubre (en las cuales quiere plebiscitar su gestión).

En consecuencia, en lo que va de 2005 el horizonte de planeamiento se acortó. Esto podría estar afectando las decisiones de invertir y, por lo tanto, las decisiones de convertir los proyectos en realidad.

Por otra parte, el funcionamiento del sistema financiero está mejorando en forma muy gradual. El crédito hipotecario requiere un período de amortización que supera al horizonte de planeamiento que existe en la actualidad. Entonces la política crediticia todavía es muy restrictiva (existen muchas exigencias formales). Asimismo, la recuperación de los ingresos de las familias también es gradual, lo cual condiciona el aumento de la cantidad de hogares en condiciones de ser sujetos de crédito hipotecario.

Pero, la construcción también enfrenta dos factores positivos:
-Existe una importante brecha entre el precio y el costo de construcción del metro cuadrado en dólares, sobre todo en el cordón paralelo a la rivera norte, que comenzó a dinamizarse en la segunda parte de 2004
  
-La falta de atractivo de inversiones en activos financieros y títulos públicos todavía puede atraer inversiones en el sector.