Noticias

Informe N° 49 - Abril 2009

 

La actividad sectorial en la coyuntura actual
Por Lic. Pablo A. Lara de ESTRATECO Consultores

 

Evolución general comparada

Las estadísticas oficiales y privadas que relevan la evolución de los despachos de los principales insumos al mercado interno, a partir de los cuales se infiere el comportamiento de la actividad de la construcción, confirman mes a mes que el sector está atravesando un período recesivo. Los niveles actuales se ubican por debajo de los observados en iguales períodos del año anterior.

Tengamos en cuenta que la construcción es una típica rama productora de bienes de inversión y, por lo tanto, siempre resulta muy afectada por el aumento de la incertidumbre política y económica, así como suele reaccionar muy positivamente antes que el resto de los sectores económicos cuando el horizonte de planeamiento se despeja. En la literatura, el concepto de acelerador de la inversión hace referencia a este comportamiento pro-cíclico.

Sin embargo, observamos una llamativa diferencia en la intensidad del proceso, según lo midamos a través del indicador oficial o del privado. El Indicador Sintético de Actividad de la Construcción (ISAC) que elabora el INDEC arroja caídas interanuales sustancialmente inferiores a las que registra el Índice Construya (IC).

En febrero el ISAC arrojó una caída de 2,5% interanual, lo que llevó la retracción acumulada en el primer bimestre de 2009 a sólo 2,7% con respecto al mismo bimestre de 2008. 

 
 

La contenida disminución del ISAC se debió a que la principal tipología (la construcción residencial, con una ponderación superior a la mitad en el índice general), registró una expansión de 3,7% con relación a febrero de 2008. Esto más que compensó el leve retroceso registrado en enero (-0,2% interanual) y, en consecuencia, en el primer bimestre del año el volumen de obra residencial se ubicó 1,7% por encima del verificado en el primer bimestre del año pasado, según el indicador oficial.

Por otra parte, cuando tomamos el ISAC desestacionalizado, observamos que en febrero registró la segunda suba consecutiva tras cinco meses seguidos de caídas, la cual fue de 1,6% mensual. De esta forma, este indicador acumuló un alza de 8,7% entre puntas del primer bimestre del año.

En cambio el IC, que mide la performance de las ventas de las principales empresas fabricantes de insumos, registró una caída de 1,2% mensual desestacionalizada en febrero y acumuló entre puntas del primer bimestre de 2009 una recuperación de apenas 1,6%, exhibiendo una importante brecha con el indicador oficial.

Asimismo, cuando tomamos el IC con estacionalidad, en el segundo mes del año se registró una caída de 21,7% interanual, llevando el retroceso acumulado en el primer bimestre de 2009 a 20,5% anual. Recordemos que el ISAC arrojó una retracción de sólo 2,7% entre iguales períodos de tiempo.

En el Informe anterior habíamos planteado estas significativas diferencias entre los dos indicadores, algo que volvió a reiterarse en febrero. Más allá de las diferencias metodologías que existen entre uno y otro, debemos recordar que la evolución del ISAC y del Índice Construya siempre fue muy similar hasta octubre de 2008. No idéntica, pero insistimos, sí muy similar. Incluso, en líneas generales el IC se podía tomar como indicador anticipado del primero, dado que se publica con varias semanas de anticipación. Es por ello que el quiebre de este ‘paralelismo’ ocurrido a partir de noviembre del año pasado, nos llama la atención.

El gráfico y el cuadro que presentamos a continuación permiten observar que a partir de diciembre de 2008 y por primera vez desde que conviven ambos indicadores (desde junio de 2002), la serie del Índice Construya ‘cruzó’ (hacia abajo) a las series del ISAC, tanto del nivel general como de la construcción residencial, algo que con el correr de los meses no se revirtió (y más bien pareciera estar consolidándose; veremos qué ocurre en los meses venideros).  
   

 
 
 

Dinámica de los insumos

La desagregación del ISAC por tipos de insumos nos permite observar que la actividad relacionada con la puesta en marcha de nuevas obras es la más afectada por la profundización del deterioro del contexto externo y local verificado a partir de octubre del año pasado.

Desde hace cinco meses, los despachos de cemento portland y de hierro redondo para hormigón muestran caídas interanuales significativas, a diferencia de los insumos vinculados con las etapas finales de las obras. En el primer caso, en febrero registraron un retroceso de 13,3% con relación a febrero de 2008, acumulando una caída de 11,8% interanual en el primer bimestre del año. En el segundo caso, las disminuciones alcanzaron a 16,6% y a 15,2%, respectivamente, afectados no sólo por la caída de la demanda del producto, sino también por un proceso de reducción de existencias acumuladas en los eslabones intermedios de la cadena de valor.

En lo que respecta a la construcción inmobiliaria, los despachos de pisos y revestimientos cerámicos y de ladrillos continuaron siendo los más dinámicos del conjunto relevado por el INDEC. En el segundo mes del año registraron tasas de crecimiento de 56,2% y 27,4% interanual, respectivamente. De esta forma, en el primer bimestre del año acumularon expansiones de 28,3% y 20,3%, respectivamente.

En lo que respecta a los despachos de asfalto, estos registraron un crecimiento de 33,1% en febrero y de 42,7% en el primer bimestre, al comparar con similares lapsos de 2008. Pero este caso es distinto al resto, ya que las obras viales pueden evolucionar en forma independiente del contexto político-económico general, debido a que dependen fundamentalmente de las partidas que asigna el sector público (nacional, provincial, municipal) a tal fin y en reiteradas oportunidades se ven potenciadas por el calendario electoral.
 

Dinámica por tipologías de obra

Tal como resaltamos en la primera sección de este Informe, en enero de 2009 la principal tipología dentro del ISAC, la edificación de viviendas, registró un retroceso de apenas 0,2% interanual. Es decir, se mantuvo estancada.

En línea con la dinámica de los despachos de asfalto, según el INDEC, las obras viales fueron las únicas que exhibieron un comportamiento positivo durante el primer mes del año. En comparación con enero de 2008, la actividad de este sector subió 6,6%.

En cambio, las obras petroleras, las obras de infraestructura y las construcciones de edificios no residenciales (otros destinos), retrocedieron en forma significativa con respecto a un año atrás: 16,5%, 9,8% y 6,9%, respectivamente. En particular, la nueva realidad enfrentó el sector petrolero argentino a partir del tercer trimestre del año pasado, hizo que se revirtiera la tendencia positiva que venía mostrando durante los meses previos, período en el cual resultó ser una de las tipologías más dinámicas dentro del ISAC (aunque con un impacto menor en el nivel general del índice, debido a su baja participación en la actividad total), algo que no ocurría desde 2004. 

 
 
 
Evolución por tipología de obra
 
Cuando analizamos el comportamiento de las diferentes tipologías de obra en que se desagrega el ISAC, observamos que la construcción residencial registró una expansión de 3,7% interanual en el segundo mes del corriente año. Al ser la principal tipología, con una ponderación superior a la mitad en el índice general, es la que ‘permitió’ que el nivel general del ISAC disminuyera ‘apenas’ 2,5% interanual, tal como lo destacamos en la primera sección del presente Informe.

El crecimiento registrado en febrero en la construcción residencial más que compensó el leve retroceso verificado en enero (-0,2% interanual), con lo cual en el primer bimestre del año el volumen de obra residencial quedó ubicado 1,7% por encima del correspondiente al primer bimestre del año pasado.

En línea con la evolución de los despachos de asfalto destacada en la sección anterior, la obra vial también creció en el segundo mes del año (1,2% interanual) y acumuló un crecimiento de 3,8% interanual en el primer bimestre de 2009. No obstante ello, su baja ponderación en el nivel general del ISAC hace que su incidencia en la tasa de expansión sectorial sea menor.

Tal como ya lo destacamos, las obras viales pueden evolucionar en forma independiente del contexto político-económico general y ello no constituye ninguna sorpresa. En definitiva, dependen básicamente de las partidas que asignan los diferentes niveles de gobierno, las cuales suelen ampliarse o contraerse al ritmo del calendario electoral.

A la inversa, las restantes tipologías de obras registraron importantes caídas con respecto a iguales períodos de 2008. La construcción privada no residencial retrocedió a una tasa de 7,8% anual en febrero y a un ritmo de 7,3% anual en el primer bimestre de 2009. Peores aún fueron los casos de las obras petroleras y de las obras de infraestructura. Comparando con los mismos períodos del año pasado, registraron bajas de 35,1% (febrero) y 25,8% (2 meses) y de 12,4% (febrero) y 11,1% (2 meses), respectivamente. 
 
 
Perspectivas

En lo que respecta al corto plazo, y tal como lo documentan las respuestas de los empresarios dedicados a las obras privadas encuestados por el INDEC (recordemos que la obra privada representa más de tres cuartas partes del volumen total de obras que se ejecuta anualmente en nuestro país), el sector de la construcción enfrenta un panorama complejo.

El contexto político-económico local, potenciado por la intensidad de la crisis financiera y económica internacional, llevó la incertidumbre a niveles muy elevados. Esto incentiva a que la mayoría de los inversores y de los desarrolladores posterguen decisiones (básicamente de iniciar nuevas obras), mientras por el otro lado dinamiza la demanda (para atesoramiento) de activos ‘refugio’.

Por lo tanto, es lógico esperar que la actividad de la construcción continúe en retracción en lo inmediato, sustentándose principalmente con la continuidad de las obras que ya estaban en ejecución.

No obstante ello, las crisis anteriores demuestran que los desarrolladores y los inversores que enfrentaron los riesgos y aprovecharon las oportunidades planteadas, principalmente relacionadas con la reducción de los costos de construcción medidos en moneda dura (la misma en la cual se efectúan las transacciones inmobiliarias), obtuvieron tasas de rentabilidad muy elevadas al momento de ‘salir al mercado’. Es decir, en el mediano plazo. En definitiva, los proyectos se terminan en promedio a los dieciocho meses y para entonces, con la economía ya puesta en marcha, los valores de los activos están recuperados o incluso por encima de los máximos anteriores.

En la encuesta de febrero, referida a las perspectivas para el segundo trimestre del año, los constructores de obras privadas mostraron las respuestas más negativas de los últimos tiempos. Debemos tener en cuenta, tal como lo informó el INDEC, que del total de entrevistados, 11,1% se encontraban sin obras en ejecución (lo cual confirma el escenario recesivo sectorial). Del total de encuestados, 57,7% respondió que la actividad disminuiría, en tanto 34,6% consideró que se mantendría estable y sólo 7,7% dijo que crecería.

En cambio, entre los realizadores de obras públicas (donde la totalidad se encontraban con obras en marcha) las respuestas fueron mucho más moderadas, seguramente influidas por el calendario electoral original. Tengamos en cuenta que en febrero aún no se conocía la intensión del gobierno nacional de adelantar la fecha a junio. Esta propuesta surgió tras la derrota del oficialismo en las elecciones de Catamarca realizadas el pasado domingo 8 de marzo. Ahora, esto redujo las posibilidades de recurrir a la obra pública como herramienta electoral durante 2009, dada la proximidad de los comicios, hecho que seguramente hubiera modificado las respuestas de los empresarios. Del total, 51,4% consideró que se mantendría sin cambios y otro 18,9% que se observaría una mejora, en tanto que el restante 29,7% dijo que disminuiría.

En lo que respecta a la superficie autorizada para construir en los principales 42 municipios del país, en febrero registró una contracción de 12,2% interanual. Cuando consideramos el primer bimestre del año, la superficie total llegó a 1,092 millones de metros cuadrados, lo que representó una caída de 24,6% interanual.

En particular, en la Ciudad de Buenos Aires, el principal ‘municipio’ del país, en el segundo mes del año se aprobó una superficie total de 170.961 metros cuadrados, la cual resultó 10,3% superior a la de un año atrás. Sin embargo, en el acumulado del año se aprobaron 229.925 metros cuadrados, lo cual arrojó una baja de 53,1% interanual.
Esto último se debió tanto al bajo nivel de enero de 2009, como al récord marcado en enero de 2008.

* Los artículos fueron preparados por ESTRATECO Consultores, únicamente a los fines informativos. La información y datos estadísticos contenidos en este informe o utilizados para su elaboración han sido obtenidos de fuentes públicas y privadas que consideramos confiables, pero no podemos garantizar que sean completos o exactos. Toda la información y análisis contenido en este artículo constituye la opinión a la fecha de ESTRATECO Consultores, la cual puede variar sin previo aviso. Se deberá tener especialmente en cuenta que el artículo puede contener información, pronósticos y proyecciones sobre hechos futuros, que pueden no materializarse, razón por la cual se deberá tener presente el carácter no definitivo de las asunciones referidas a estos acontecimientos. El destinatario del presente artículo deberá considerar que los rendimientos pasados respecto de inversiones aquí analizadas no implican o aseguran rendimientos futuros. El presente artículo no ha sido efectuado teniendo en cuenta las necesidades particulares del destinatario, ni reemplaza el juicio independiente del mismo. No implica el asesoramiento por parte de ESTRATECO Consultores, por lo que el destinatario deberá en todos los casos obtener el asesoramiento apropiado por parte de profesionales respecto de la conveniencia de invertir o tomar determinada acción, sobre la base de las opiniones o informaciones aquí vertidas. ESTRATECO Consultores, sus directores y los profesionales vinculados, no asumen ninguna responsabilidad por la utilización de toda la información contenida en este artículo.