Noticias

Informe N° 51 - Junio 2009

 

Actividad sectorial –  Evolución Reciente y Perspectivas
Por Lic. Pablo A. Lara de ESTRATECO Consultores

 

Las estadísticas sectoriales confirman mes a mes que la construcción atraviesa un proceso recesivo de significativa intensidad, pero también dejan entrever que lo peor ya habría pasado (último trimestre de 2008).

En los primeros cinco meses del año el Índice Construya (IC), que mide la performance de las ventas de las principales empresas fabricantes de insumos para la construcción de viviendas, arrojó una caída de 17,8% interanual, al tiempo que la evolución de la serie desestacionalizada exhibió una recuperación de 13,6% entre diciembre de 2008 y mayo del corriente año.

Entre los factores explicativos de la brusca caída registrada en el último trimestre del año pasado y de la recuperación parcial observada a partir de ese momento, debemos considerar los elevados stocks que se habían acumulado en los eslabones intermedios de la cadena de valor hasta mediados del año pasado y la profundización del deterioro de las expectativas de los agentes económicos durante el cuarto trimestre del mismo año.

En lo que respecta a la dinámica observada en lo que transcurrió de 2009, debemos indicar que a medida que los eslabones intermedios de la cadena de valor comenzaron a ajustar los stocks a los nuevos niveles de demanda, las compras de insumos a los fabricantes comenzaron a recomponerse con relación al cierre de 2008. Sin embargo, debemos recordar que se ubicaron por debajo de las observadas en los mismos meses del año pasado.

La recesión llevó a que los costos de construcción medidos en moneda local crezcan a una velocidad menor que en el pasado reciente (que lo denominamos como ‘desinflación’ en nuestro macroeconómico 2009). Asimismo, el exceso de demanda de dólares hizo que el valor del peso argentino cayera en los meses pasados y las expectativas de que el proceso se extienda en el tiempo todavía son altas. Todo esto jugó y juega a favor de la postergación de la compra de insumos y de la contratación de personal para la puesta en marcha de las obras, ya que el costo de construcción en dólares viene disminuyendo y se espera que esto continúe en los próximos meses. Sin embargo, como el dólar está cayendo a nivel internacional, en realidad la caída de los costos de construcción es más significativa cuando se utiliza como unidad de cuenta otra moneda ‘dura’, como ser el euro.
 

 

Las estadísticas sectoriales desagregadas son coincidentes con lo que planteamos en el párrafo anterior. Los dos insumos más relacionados con la puesta en marcha de obras de multivivienda (edificios) son los que resultaron más afectados. En los primeros cuatro meses del año los despachos al mercado interno de cemento portland disminuyeron 8,7% anual y los de hierro redondo para hormigón hicieron lo propio a un ritmo de 14,9% anual. La diferencia de ritmos pudo deberse al hecho de que el primero es perecedero.

En este contexto, nos resulta llamativo que en los primeros cuatro meses de 2009 la edificación de viviendas medida por el ISAC (elaborado por el INDEC) haya crecido en términos interanuales (las obras viales son diferentes, ya que no dependen de las decisiones del sector privado, sino del calendario electoral y de la capacidad financiera del Estado), mostrando un comportamiento inverso al del Índice Construya. En relación al primer cuatrimestre de 2008 las construcciones residenciales se expandieron 2% según el indicador oficial, cuando el IC arrojó una caída de 17,5%.

En lo que respecta a las perspectivas, la elevada y creciente incertidumbre que existe a nivel local impide prever una próxima reversión del escenario recesivo.

La superficie aprobada para construir obras privadas, que funciona como un indicador adelantado de la actividad, continúa descendiendo con relación a igual lapso del año anterior. En abril en los principales 42 municipios del país relevados por el INDEC (aunque debemos destacar que no incluye a Rosario, el tercer municipio en importancia por superficie autorizada) se aprobó un total (estimado) de 631.782 metros cuadrados, superficie que resultó 22,7% inferior a la aprobada un año atrás. Cuando consideramos los primeros cuatro meses de 2009, la superficie llegó a 2,4 millones de metros cuadrados y acumuló una contracción de 17,0% interanual.


Como contrapartida de una demanda de activos refugio (dólares) que se mantiene muy activa, la cautela es lo que prima entre los desarrolladores e inversores, los cuales esperan a que el panorama se aclare para desensillar y avanzar con los proyectos en carpeta.

Sintetizando: el sector de la construcción está atravesando una fase recesiva, la primera post-crisis 2001-2002; la intensidad de la contracción está descendiendo conforme los distintos eslabones de la cadena de valor se logran adaptar a la menor demanda existente; las expectativas de una mayor caída del peso argentino juegan en contra del acopio y a favor de la postergación de la puesta en marcha de las obras; los despachos de cemento portland y hierro redondo para hormigón sostienen nuestros argumentos, ya que son los dos insumos más afectados por la reversión de la tendencia sectorial; la superficie autorizada para construir en los principales municipios, indicador adelantado de actividad, opera en el mismo sentido.

* Para acceder a la versión completa de este Informe, escríbanos a economia@estrateco.com.ar