Noticias

Informe N° 53 - Agosto 2009

 

Coyuntura sectorial – junio y julio, meses especiales
Por Lic. Pablo A. Lara de ESTRATECO Consultores

 

En junio el Indicador Sintético de Actividad de la Construcción (ISAC) arrojó un alza de 5,5% interanual, que fue explicada totalmente por la parálisis económica registrada en junio de 2008, y cerró el primer semestre del año con una contracción de 2,0% con respecto a igual período de 2008.

Debemos recordar que el ISAC infiere la evolución de la actividad sectorial a partir de los despachos de los principales insumos al mercado interno y que en el sexto mes del año pasado resultó casi imposible distribuir cualquier tipo de mercancía, a raíz de los masivos cortes de rutas que realizaron el sector agropecuario y los transportistas, en el marco del conflicto ‘campo’-gobierno nacional. Es por ello que este indicador arrojó crecimiento interanual.

En función de ello, la recuperación de junio no puede tomarse como una señal de que comenzó la salida de la crisis. Por el contrario, sólo fue una cuestión extraordinaria.

En línea con nuestro análisis, en julio el Índice Construya (IC) volvió a caer a tasas de dos dígitos interanuales (-14,5%), cuando en junio había interrumpido esta tendencia, con una baja de sólo 4,0% anual. Este se debió a que en julio del año pasado la economía volvió a ponerse en marcha tras el levantamiento de las medidas de fuerza señaladas más arriba y entonces recuperó todo lo perdido en junio y más.

El mismo comportamiento exhibieron los despachos de cemento portland, uno de los principales insumos al momento de inferir la dinámica de la construcción en nuestro país. En el séptimo mes del año volvieron a caer con respecto a julio de 2008 (-8,4%), mientras que en junio habían exhibido una recuperación de 12,6% interanual. En total se despacharon 804,2 mil toneladas en julio de 2009.
 

 
 

En lo que respecta a la tendencia de la actividad de la construcción, en los primeros siete meses de 2009 IC verificó una contracción de 15,5% interanual y los despachos de cemento portland en particular registraron un descenso de 5,7% interanual. En total se despacharon 5,25 millones de toneladas en el período analizado, volumen que incluso resultó 1,0% menor al de igual período de 2007.

Las estadísticas reflejan claramente que la actividad de la construcción, así como también otros productores de bienes de inversión y de consumo durable, está atravesando un proceso recesivo desde comienzos del cuarto trimestre del año pasado.

En realidad hasta septiembre de 2008 el crecimiento de la actividad sectorial ya venía desacelerándose, producto de las crecientes limitaciones que se enfrentaban del lado de la oferta y del impacto que tuvo a partir de marzo del año pasado sobre la demanda el desarrollo del conflicto ‘campo-gobierno’. Pero, a partir de octubre, la profundización de la crisis financiera y real internacional y las decisiones adoptadas por el gobierno nacional provocaron la paralización de la demanda de insumos.

El aumento de la desconfianza forzó al Banco Central a permitir una repentina caída del peso tras varios meses de estabilidad, ante el riesgo de una pérdida masiva de reservas internacionales. Esto hizo que los costos de los materiales, así como también los de la mano de obra, medidos en moneda extranjera comenzaran a caer. Mayor desconfianza y caída esperada de los costos de construcción en dólares desincentivaron el acopio de materiales, que hasta mediados de año había funcionado como una forma de cobertura frente a una tasa de inflación en ascenso, y la puesta en marcha de nuevas obras. Los insumos más afectados fueron el hierro redondo para hormigón y el cemento portland.

En lo transcurrió del corriente año los acomodamientos de las existencias intra-cadena de valor a la nueva demanda final y la continuidad de las obras que ya estaban en marcha, permitieron que los despachos de insumos desde fábrica se estabilizaran y comenzaran a recuperarse con respecto a diciembre de 2008. En esta línea, el IC desestacionalizado acumuló una recuperación de 25,2% entre el cierre del año pasado y el séptimo mes del corriente ejercicio.

Por último, las perspectivas sectoriales a nivel general siguen siendo desalentadoras, en la medida que la incertidumbre sobre el futuro se mantiene muy elevada. La superficie aprobada para construir obras privadas en los principales 42 municipios del país, que funciona como un indicador adelantado de la actividad sectorial, constituye una evidencia al respecto. En los primeros seis meses del año se autorizó un total de 3,70 millones de metros cuadrados, lo que significó un retroceso de 19,3% interanual.

No obstante lo cual, es importante que tomemos distancia del día a día para poder comprender dónde estamos parados. Tengamos en cuenta que, en términos de la perspectiva que otorgan las últimas décadas, la superficie aprobada en lo que va de 2009 es todavía muy importante. Y en ausencia de nuevos eventos negativos, esto nos permite pensar que el sector de la construcción cuenta con un piso de actividad elevado en términos históricos, más allá del proceso recesivo que atraviesa con relación a los máximos alcanzados en los dos años anteriores.

Asimismo, y tal como lo señalamos en el Newsletter anterior, aún en contextos adversos no a todos les va igual. La desagregación de los permisos de construcción de los primeros cinco meses de 2009 mostró que en 13 de los 42 municipios relevados la superficie autorizada fue superior a la de igual período de un año atrás. Este conjunto de municipios, que representó casi 40% de la superficie total aprobada en enero-mayo de 2009 (1,130 millones de metros de cuadrados), experimentó un crecimiento de 21,8% anual.

* Para acceder al cuadro con el banco de datos, por favor escríbanos a economia@estrateco.com.ar