Noticias

Informe N° 1 - Abril 2005

 

Evolución del costo de la construcción

 
En febrero el índice del costo de la construcción (ICC) subió 0,8% con relación a enero, acumulando un alza de 3,6% desde diciembre de 2004. Si se toma la evolución interanual, el crecimiento fue de 11,0%
 

La descomposición del índice mostró que: 
 
- Mano de obra subió 0,4% con relación a enero '05 y explicó 18,75% del aumento del nivel general en febrero (porque tiene una incidencia de 45,6%).
- Materiales mostró un aumento de 0,9% en febrero y explicó 63,75% del alza del nivel general en febrero (porque tiene una incidencia de 46,0%). 

Pero si comparamos con el cierre de 2004, el costo de la mano de obra subió 5,6% (por los aumentos que dispuso el gobierno) y el de materiales sólo 2,0%.
 

En el análisis por ítem de obra se observaron subas en:
- Movimiento de tierra: 0,5%
- Estructura: 0,7%
- Albañilería: 0,4%
- Yesería: 0,5%
- Instalación sanitaria y contra incendio: 0,6%
- Instalación de gas: 1,5%
- Instalación eléctrica: 1,2%
- Carpintería metálica y herrería: 0,9%
- Carpintería de madera: 1,4%
- Pintura: 2,2%
- Otros trabajos y gastos: 0,6%


A la inversa, se observaron bajas en:
- Ascensores: -0,3%
- Vidrios: -0,4%

Desde la devaluación de 2002, el ICC subió 80,1%, explicado por un aumento de los precios de los materiales de 111,7%, del costo de la mano de obra de 50,9% y de los gastos generales de 59,5%.

Sin embargo, cuando se realizan las mismas comparaciones expresadas en dólares, se observa que el costo de la construcción todavía se ubica 38,5% por debajo del nivel de diciembre de 2001. Si bien hay que tener en cuenta que el ICC no incluye el costo del terreno (que, por ejemplo, en el cordón norte de la CABA y del GBA, ya recuperó los valores pre-devaluación) ni el margen de la empresa constructora (que seguramente la reactivación sectorial permitió recomponer, tras cuatro años de profunda depresión sectorial), todavía existe un importante atractivo para volcar recursos disponibles a la construcción de viviendas y otros edificios.

¿Por qué? Porque los precios de las viviendas están en proceso de recuperación.
Es evidente que la velocidad fue más alta en las zonas más demandadas como el cordón norte, pero gradualmente también se está observando más construcción en el segundo cordón (Caballito, Almagro, etc.).

Además, a medida que la disponibilidad de tierras se va reduciendo, el valor de las propiedades tiende a subir con el transcurso del tiempo, por lo que puede constituir una inversión atractiva a largo plazo, con un menor riesgo asociado que las inversiones financieras en el mercado doméstico (tal como se observó en la crisis 2001-2002).

Por otra parte, la expectativa de caída del poder adquisitivo del dólar en nuestro país (sea por el aumento esperado de la tasa de inflación y/o por el sostenimiento o pequeña caída de la cotización nominal peso-dólar), hace que las empresas y las familias estén más dispuestas a consumir e invertir en el presente, siempre y cuando las expectativas sobre el futuro se mantengan inalteradas