Noticias

Informe N° 7 - Octubre 2005

 

De la arquitectura, todo un estilo

 
El Estudio Carrasco-Borghi lleva construidas unas 200 obras en los últimos 12 años • Dirigieron sus primeros trabajos mientras estudiaban en la Universidad de Rosario • Actualmente están a cargo de un proyecto por 6 millones de dólares en la provincia de Córdoba • Junto con sus obras entregan un “manual de instrucciones” con algunas recomendaciones para el óptimo mantenimiento
 

Los primeros años de su trabajo juntos, los socios y arquitectos Luis Borghi (40 años) y Gustavo Carrasco (40), los vivieron siendo aún estudiantes de la  Facultad de Arquitectura de Rosario (Santa Fe). El “Open Pringles”, una confitería bailable que inauguró en 1992 en pleno Paseo del Siglo, en las calles Córdoba y España de aquella ciudad, fue su primer proyecto.

“Todavía estábamos estudiando y nos pidieron que recicláramos una casa histórica. Como iba a ser un bar, “la novedad” era un imperativo que alcanzar”, relata Borghi de sus primeros pasos. Inaugurado en 1992, un año antes de recibirse ambos socios, ‘Open Pringles’ les valió la fama en el rubro de bares y confiterías bailables. “A partir de ahí, los primeros 5 años no paramos de hacer este tipo de obras y los llamados “megaboliches” (para más de 2000 personas), donde el estilo de arquitectura está muy bien definido y tiene una función clara”, agrega el arquitecto.

 

Las 4 del “cuervo”
A medida que el Estudio crecía, fueron realizando obras de todo tipo (casas, locales comerciales, concesionarias de autos, etc.). “Haber empezado como empezamos nos hizo incorporar la necesidad de que la arquitectura se adapte al proyecto final, a lo que el dueño quiere de su propiedad”, recalca Luis.

“Todos nuestros proyectos se hicieron a partir de un programa complejo. Si era un bar, era uno que tenía que servir para desfiles o reuniones de negocios”, acusa como motivo de su estilo “moderno-contemporáneo” Borghi. Economía, precisión, rigor y universalidad son las premisas del famoso arquitecto franco-suizo Le Corbusier que este Estudio adopta como propias. “Una buena arquitectura puede incluso hasta pasar desapercibida, si es lo que hace falta”, reclama el arquitecto.

Esta alineación de su rol con el objetivo de la obra como proyecto le permitió a Carrasco-Borghi estar al frente de obras que van desde casas particulares hasta el desarrollo de “El paseo del Molino”, un complejo en Marcos Juárez, provincia de Córdoba. La inversión de unos 6 millones de dólares integrará un hotel Howard Johnson de 10 pisos con 63 habitaciones, un edificio de viviendas y un complejo de entretenimiento (juegos, cine y paseo de compras) que comenzarán a construir en 3 meses.

Jóvenes maduros innovando
“Cuando te comprás un electrodoméstico, lo menos que te trae es un manual de instrucciones… pero cuando te hacés o comprás una casa, te dan la llave nomás”, ironiza Luis Borghi, y presenta: “nosotros con cada obra entregamos un ‘manual de recomendaciones’ donde se explica qué materiales usamos y qué cuidados tomar. Es lo menos que debería recibir el comprador o inversor”.

 

En esta línea, 3 de sus obras ya han firmado el convenio del Emblema de Calidad Construya con los líderes. “Lo de Construya  es casi lógico. Son marcas que usamos desde que nos recibimos y siempre nos dieron resultado y buen asesoramiento técnico. Este emblema permite diferenciar una obra de otra y dar al cliente una seguridad que se merece”, explica el socio de Carrasco-Borghi.

Cuando todavía estudiaban en la facultad, Gustavo y Luis eran contratados para desarrollar proyectos que exigían innovación y pragmatismo con calidad. Desde entonces trabajan juntos y hoy encaran, también juntos, proyectos millonarios. Su situación cambió, su experiencia creció y su visión sigue siendo innovadora. Manual de recomendaciones, Emblema de Calidad, una arquitectura a la altura del mercado crece desde Rosario y se dispersa por el país de la mano de este Estudio.