Noticias

Informe N° 8 - Noviembre 2005

 

Construcción: evolución reciente y perspectivas 2006

 

Ante la proximidad de fin de año, ya se puede proyectar que la actividad de la construcción exhibirá un crecimiento promedio superior a 12% anual. Tal como indicamos en informes anteriores, la normalización institucional y macroeconómica del país, el crecimiento del ingreso nacional y el atractivo rendimiento que ofrecen en la actualidad los proyectos inmobiliarios en varios municipios del país (zonas específicas de la Capital Federal, Ciudad de Córdoba, Rosario, Conurbano Bonaerense, Entre Ríos, Salta, Tucumán, entre otros), permitieron que por tercer año consecutivo la construcción sea una de las ramas de actividad que mayor dinamismo le aportó a la economía argentina.

 
 
 

La construcción, como productora de bienes de capital especiales, es muy sensible a la evolución del nivel de actividad económica general y a las expectativas sobre el futuro. Pero cuando hay crecimiento y se recompone el horizonte de planeamiento, recupera su sentido la inversión en bienes inmuebles dentro del país. La fuerza de estas dos variables se observó con particular intensidad desde 2002 en adelante. Porque la recuperación de la actividad de la construcción se dio en ausencia de un mercado crediticio formal en pleno funcionamiento, aún cuando es conocida la dependencia que tiene el sector de la disponibilidad de financiamiento a largo plazo.

La existencia de elevadas tenencias de dólares líquidos para invertir y la falta de alternativas confiables, hicieron que desde 2002 en adelante la construcción se financiara con aportes de fondos líquidos provenientes de inversores locales y extranjeros, así como de familias que lograron sortear la devaluación y/o el corralito-corralón bancario.

 
 
 

Así como experimentó una recesión-depresión de 42 meses, que se extendió entre septiembre de 1998 (el ISAC marcó el máximo histórico en agosto de aquel año) y comienzos de 2002 (en enero-febrero de ese año se alcanzó el mínimo histórico de la serie), la construcción ya acumuló otros 43 meses de recuperación sostenida que le permitió quedar a sólo 0,6% del máximo que la serie alcanzó en agosto de 1998. En comparación con el promedio histórico de la serie (que se mide desde enero de 1993), en septiembre, el ISAC desestacionalizado resultó 29% superior. Más adelante nos focalizamos en las perspectivas para el próximo año, al momento de analizar la evolución de la superficie autorizada para realizar obras privadas y los montos para inversión en construcción que asignó el gobierno nacional en el Proyecto de Ley de Presupuesto 2006.

En septiembre el ISAC mostró una suba de 1,6% desestacionalizada con relación a agosto, acumulando un alza de 11,7% entre los primeros nueve meses de '04 y similar lapso de este año. Atrás quedó el factor climático adverso que se registró en junio y julio. Por su parte, el índice Construya, que también mide la evolución de los despachos de los insumos principales para la construcción, pero que se publica con anterioridad al ISAC, exhibió un aumento de 6,9% mensual desestacionalizado en octubre (21,1% interanual).

 
 
 

La desagregación del ISAC por tipologías de obras permitió observar lo siguiente: 1. Un importante aumento de las obras de edificación de viviendas y construcción de edificios no residenciales, que en conjunto comprenden la mayor parte de la actividad sectorial; 2. Fortísima expansión de los recursos que el gobierno nacional orientó a la inversión en construcción, en parte por convicción y en parte por el calendario electoral. Los sectores más beneficiados fueron los de vialidad y planes de vivienda social; 3. El menor dinamismo se observó en el caso de las construcciones petroleras.

Los despachos de insumos al mercado interno de los primeros nueve meses de 2005 se correspondieron con la evolución de las diferentes tipologías de obras. Los despachos de ladrillos huecos fueron los que más crecimiento acumularon. En parte por una cuestión estadística, a raíz de los problemas de producción que enfrentaron en la primera parte de 2004 cuando se comenzó a experimentar escasez de energía. Por otra parte, también fueron los que más crecieron, porque en la actualidad se observa una demanda muy sostenida por parte de los constructores. En segundo y tercer lugar, se ubicaron asfalto y cemento portland, con tasas de expansión acumulada de 26,4% y 20,5%, respectivamente.

 ¿Qué perspectivas enfrenta el sector de la construcción en 2006? Para determinar cuál es el panorama sectorial es importante prestarle atención a dos indicadores: 1. Superficie autorizada para construir obras privadas en los principales 42 municipios del país; 2. Partidas presupuestarias que el gobierno nacional proyecta orientar a la inversión en construcción pública, que figuran en el Proyecto de Ley de Presupuesto 2006.

La evolución de la cantidad de metros cuadrados autorizados a construir, tanto de obras nuevas como ampliaciones, muestra las expectativas positivas que tienen los inversores y los desarrolladores de proyectos inmobiliarios. En los primeros nueve meses de 2005 se autorizó un total de 5.532.605 metros cuadrados, es decir 34,8% más que en similar período de 2004. Hay que tener en cuenta que éstos se traducen en actividad de la construcción en los siguientes doce meses, salvo que el marco político-institucional-macroeconómico sufra un quiebre inesperado. En términos comparativos, en 2005 la superficie autorizada para construir en estos 42 municipios alcanzaría un nivel similar al de 1998, con lo cual en 2006 la construcción de obras privadas debería superar el máximo histórico alcanzado en aquel ejercicio.

 
 

De acuerdo a las estimaciones del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INDEC), en los 42 municipios que releva en forma mensual se concentra la mitad de los metros cuadrados que se autorizan a construir por año en los 188 municipios del país. De esta forma, podemos estimar que en 2005 se autorizará una superficie total de alrededor de 15 millones de metros cuadrados, igualándose los niveles observados en 1994 y en 1998.

En lo que respecta a la inversión pública en construcciones, el Proyecto de Ley de Presupuesto 2006 muestra que el gobierno nacional asignó partidas por un total de 9.958 millones de pesos. Esta cifra se compone de 3.320 millones de pesos correspondientes a Inversión Real Directa (IRD; en vialidad principalmente), ejecutada en forma directa por la Nación, y de 6.638 millones de pesos correspondientes a transferencias de capital a las provincias y municipios (Fo.Na.Vi., Fondo Vial, FEDEI, Fondo del Conurbano Bonaerense, etc.). Las obras viales y los planes de viviendas sociales constituyen los principales destinos para los fondos presupuestados. En el último caso, el Fondo Nacional para la Vivienda (Fo.Na.Vi.) recibirá fondos por un total de 582,2 millones de pesos, en tanto que el Plan Federal de Viviendas recibirá un total de 1.745 millones de pesos. Luego figuran los planes de mejoramiento habitacional, de mejoramiento de barrios y de acción sobre emergencia habitacional, que en conjunto recibirán partidas por un total de 283,1 millones de pesos.
 
En síntesis, en la medida que el panorama macroeconómico no se revierta bruscamente, lo cual depende de la velocidad y forma con que el gobierno encare la aceleración de la tasa de inflación y de las expectativas inflacionarias de las empresas y familias, las perspectivas para el próximo año para la actividad de la construcción son muy alentadoras. Incluso, si para frenar la expansión de la demanda agregada, el gobierno nacional recurre a la subejecución de las partidas presupuestarias referidas a inversión en construcción consignadas en el Proyecto de Presupuesto 2006.

 
 

NOTA IMPORTANTE I: El presente artículo es una publicación de CONSTRUYA con los líderes, preparado por Joaquín Ledesma & Asoc. - Departamento Económico, únicamente a los fines informativos. La información y datos estadísticos aquí contenidos o utilizados para su elaboración han sido obtenidos de fuentes públicas y privadas que consideradas confiables, pero no poder garantizar que sean completos o exactos. Toda la información y análisis aquí contenidos constituyen la opinión a la fecha de CONSTRUYA con los líderes, la cual puede variar sin previo aviso. Se deberá tener especialmente en cuenta que el artículo puede contener información, pronósticos y proyecciones sobre hechos futuros, que pueden no materializarse, razón por la cual se deberá tener presente el carácter no definitivo de las asunciones referidas a estos acontecimientos. El lector del presente artículo deberá considerar que los rendimientos pasados respecto de inversiones aquí analizadas no implican o aseguran rendimientos futuros. El presente artículo no ha sido efectuado teniendo en cuenta las necesidades particulares del destinatario, ni reemplaza su juicio independiente. No implica el asesoramiento por parte de CONSTRUYA con los líderes ni de Joaquín Ledesma & Asoc. - Departamento Económico, por lo que el destinatario deberá en todos los casos obtener el asesoramiento apropiado por parte de profesionales respecto de la conveniencia de invertir o tomar determinada acción, sobre la base de las opiniones o informaciones aquí vertidas. CONSTRUYA con los líderes, sus asociados, directores, funcionarios y empleados, y Joaquín Ledesma & Asoc., sus asociados, profesionales y empleados, no asumen ninguna responsabilidad por la utilización de toda la información contenida en este artículo.

NOTA IMPORTANTE II: Está permitida su reproducción parcial, citando la fuente.