Noticias

Informe Construya Nro. 125 - Julio 2013

 

Expectativas

 

La herramienta que puede cambiar el rumbo a favor

 

En el mes que debuta el Cedin, el segmento está a la espera de que los certificados contribuyan a recuperar al mercado inmobiliario y el de la construcción. Con reglas claras pueden llegar a reactivar un escenario que se modificó en forma negativa desde las restricciones al dólar.

Luego de casi 20 meses de incertidumbre y caídas, los protagonistas que intervienen en los sectores de la construcción e inmobiliario tienen amplias expectativas con los Certificados de Depósito para Inversión (Cedin). Esta herramienta genera perspectivas favorables para que el mercado retome el curso positivo de las obras y el movimiento para la compra venta de los inmuebles.

Los Cedin fueron impulsados por el gobierno nacional para reactivar los sectores de la construcción e inmobiliario luego de que las restricciones cambiarias impactaran en forma totalmente negativa. Estos certificados serán transformados en dólares ante la presentación en un banco, luego de que sean aplicados a una operación de construcción o inmobiliaria. Por otra parte,  los Cedin pueden ser empleados como medio de pago para cualquier otra operación dentro de nuestra economía: como los electrodomésticos, los autos y las bicicletas, entre otros artículos.

Al respecto, Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, manifestó: “desde nuestra entidad mostramos totalmente el apoyo al lanzamiento del instrumento oficial dolarizado para reactivar el mercado inmobiliario a través de la utilización de los Cedin. Las empresas agrupadas en la institución son optimistas sobre el impacto que las medidas tendrán en el sector porque consideran que se incorporarán capitales adicionales al circuito productivo en un momento en que la industria de la construcción y el sector inmobiliario están ávidos de recursos y alternativas de financiamiento.”

 
 

“No podemos más que apoyar cualquier medida que incentive y genere la repatriación de capitales y que los destine a la producción, y en particular a la construcción. Más allá de los detalles de la implementación, que de a poco se van dando a conocer, está claro cuál es el espíritu de la medida que va a generar un efecto dinamizador para los desarrolladores privados, las compañías constructoras, las empresas productoras de insumos y la amplia cadena de valor de la industria de la construcción de todo el país”, amplió. 

La actividad venía mostrando una incipiente recuperación en el inicio de este año, pero la situación inmobiliaria mostraba una baja desde 2012, por ello aparecen como muy oportunos los Cedin por el impacto directo que tendrán en el sector, y por supuesto que también, en todas las industrias asociadas a la nuestra. Roberto Arévalo, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), precisó que “los nuevos certificados buscan volcar los recursos financieros que están fuera del circuito legal, ya sea debajo del colchón como así también fuera de las fronteras argentinas, al circuito económico y en forma directa al mercado inmobiliario y de la construcción.”

El ingreso de las divisas, que no estaban enfocadas a ningún fin productivo, “nos permiten ser optimistas con respecto al crecimiento anual de la actividad que estábamos pensando en niveles cercanos al 5% pero que ahora estamos proyectando incrementar en uno o dos puntos a raíz de esta medida de incentivo”, completó Weiss.

Por el momento y a pocos días de su estreno, Arévalo comentó: “estamos en una fase prematura para analizar esta instancia. La CIA está capacitando a sus socios, quienes están en contacto directo con el público que tendrá los Cedin en su poder para operar.”

 
 

Ventajas
Milagros Brito, presidenta de Vizora Desarrollos Inmobiliarios (que entre otros proyectos impulsó Zéncity en Puerto Madero y Árboris La Horqueta), destacó que la expectativa es muy grande: “El mercado de los departamentos nuevos y los financiados en pesos aunque sea con ajuste se mantuvo activo en los últimos meses y esto lo demostraron las ventas de las últimas unidades residenciales que nos quedaban en Zencity y la excelente repercusión que tuvo nuestro último lanzamiento de Árboris La Horqueta, en donde se absorbieron más de 80 unidades en 3 meses. Desde ya que es un mercado más cauto y más analítico, pero con voluntad de seguir invirtiendo en los proyectos que sean un resguardo de su capital en buenas locaciones y con financiamiento en pesos.”

Definitivamente el Cedin movilizará el mercado “especialmente el del usado que estaba muy parado y tiene gran expectativa en el sector, ya que movilizará  todo el sector de la construcción. El éxito de este certificado dependerá especialmente de la agilidad de la operatoria, del fácil acceso y de la confianza del público en estos instrumentos financieros. Cabe aclarar que en las dos últimas semanas hemos recibido varias consultas sobre los certificados”, agregó Brito.

 

En los primeros días, si bien hay cautela, muchas inmobiliarias han recibido algunas consultas con intenciones de comprar departamentos a estrenar. Alejandra Covello, de Covello Propiedades, dijo que hasta el momento hubo varios llamados para saber sobre el tema. “Hay intención de seguir apostando por el sector del ladrillo. Y seguro que toda iniciativa que aliente el reposicionamiento del mercado será favorable”.

Los Cedin serán en dólares, factor clave para la recuperación del sector. El interesado de los billetes los depositará en un banco a cuenta y orden de la autoridad monetaria, quien recibirá un certificado de tenencia. Con ese último certificado, el tenedor podrá ejecutarlo para comprar una propiedad o emprender una inversión inmobiliaria (construcción y desarrollo). Quien reciba al certificado como pago, podrá ir al banco y cobrarlo en dólares.

Hasta aquí todo sería claro y transparente. Pero también hay preguntas que quedan por ahora sin respuesta. En caso de que el Cedin no actúe a favor de los segmentos de la construcción e inmobiliario, Arévalo indicó que “habrá que replantear otra propuesta. Cualquier medida será positiva siempre y cuando venga acompañada de señales claras y que lleven tranquilidad y seguridad a las dos puntas que siempre existen en una operación inmobiliaria: la oferta y la demanda. La creación de los Cedin es una medida dentro de un gran abanico de posibilidades existentes.

De alguna manera, Arévalo llama a los Cedin como una cuasimoneda, “se pueden comprar propiedades. A cambio de la entrega de los dólares, le dan al ahorrista un certificado en el acto por la cantidad de dólares que blanquea. Cuando cobra el dinero, recién ahí se firma la escritura. Todo eso se realiza en el mismo banco'.

Lo que hay que tener presente es que los certificados serán tomados al mismo valor que el ahorrista cambió los dólares. 'Donde sí puede haber una variante es si el propietario toma los Cedin, se endosan y en algún momento alguien lo va a cambiar por pesos, por cotización 0,87, 0,90, va a perder valor original', concluyó.

Hacer futurología es difícil. Ante la cautela y las dudas, Arévalo comentó que “nuestro pedido al gobierno fue que todo sea lo más ágil posible y fuimos recibidos y escuchados. El tiempo dirá, y los próximos días de julio serán claves para analizar esto.”