Noticias

Informe N° 11 - Febrero 2006

 

Dactivo: un estudio moderno, joven y exitoso

 

Tres arquitectos de la UBA recibidos hace pocos años triunfan en su profesión, unieron sus esfuerzos, pusieron su estudio y sumaron el convenio del Emblema de Calidad de Construya para una de sus obras • Su opinión de la arquitectura y sus próximos proyectos.

 

Durante la crisis de 2002 ocurrida en nuestro país, Mariana Villanueva, Pablo Lapieza y Agustín Goldenhorn, tres arquitectos que ni bien finalizaron su carrera y que no superan los 28 años, se animaron a lanzarse a la aventura de la profesión. Aunaron fuerzas y pusieron su estudio propio.

 

'Arrancamos en marzo de ese año en plena crisis, allí nació la idea, queríamos armar algo nuestro luego de recibirnos en 2001. Empezamos a tirar líneas, surgieron algunas propuestas y nuestro primer trabajo fue una casa en Pilar. En 2002 hicimos remodelaciones en una estructura existente que hubo que modernizarla y a partir de allí tuvimos el primer edificio de viviendas en Rosales 2486 y por suerte, empezó la seguidilla de edificios. Tenemos varias cosas empezadas con mucha proyección', destaca Villanueva, la primera que se anima a la charla.

 
 

Los tres, compañeros de facultad, hablan con ganas, desde su estudio de la avenida Del Libertador en pleno Vicente López, se los nota motivados con muchas expectativas en el futuro. 'Tenemos obras en el corredor norte, en Palermo y ahora estamos empezando en Villa Urquiza. Se abrió mucho la beta de los edificios, nosotros tratamos de priorizar buenas ubicaciones y buenos productos. Además nos encargamos del proyecto integral, conseguimos los inversores, somos desarrollistas, arquitectos y constructores', define Lapieza.

 

Los tres profesionales coinciden en lo mismo, buscar productos diferentes al resto del mercado, desde los materiales que se usan, 'pretendemos que no sea un edificio más y vamos observando qué aplicar en cada emprendimiento para hacer algo distinto en el otro, pese a que nos dedicamos casi exclusivamente a edificios, nos encantaría hacer más casas', acota Goldenhorn.

A la hora de definir un estilo de arquitectura se juegan por lo contemporáneo. 'Por forma de pensar, es algo que acompaña el día a día, hacemos todo dentro de los límites del cliente, lo económico y respetando el código, que es lo que más te limita, buscamos brindar una imagen atractiva, proponer algo nuevo saliendo un poco de lo standard. Nos gusta la arquitectura más realista, humana, hay que tratar de asombrarse todo el tiempo y divertirse', subraya Lapieza.

 
 

Acerca del Emblema de Calidad que ofrece el Grupo Construya, el estudio Dactivo firmó el convenio para obtenerlo para el emprendimiento de la calle Libertador 12953 de Martínez, que tendrá 14 departamentos, planta baja y 4 pisos, subsuelo y cocheras. 'Es una seguridad y un extra, y va de la mano con lo que nosotros queremos hacer que es ofrecer algo distinto, el diseño debe ir acompañado de la construcción y esto favorece más la inversión. Es como una especie de ISO 9002 y es una picardía no tenerlo, más teniendo en cuenta el respaldo que te ofrecen las marcas que conforman Construya', coincidieron en sus apreciaciones los tres arquitectos.

Sobre la división de trabajos, responde Goldenhorn: 'los tres hacemos todo, distribuimos una cabeza en cada edificio, el anteproyecto lo vemos en conjunto, de paso aprendemos entre todos cada situación; estamos en una etapa experimental, los problemas y los finales de obra hay que vivirlos en carne propia, pero a todos nos gusta el diseño'.

El estudio tiene en vista realizar más edificios, más otros que se encuentran en etapa de prefactibilidad. 'Hay mucho trabajo y aparecen cosas permanentemente', reitera Villanueva. Sobre cómo empezar en esta competitiva profesión, los tres coinciden en que 'hay que valorarse uno mismo, hay que jugarse por las cosas y no defraudar a la gente que confía en vos. Cada obra debe dejar algo'. Hacia ése camino va Dactivo.