Noticias

Informe Construya Nro. 166 - Diciembre 2016

 
Panorama
 

Crecen las expectativas para 2017

 

A pocas semanas para culminar un nuevo calendario los brokers y desarrolladores mantienen buenas perspectivas en los mercados residenciales y de oficinas. Se han concretado varias operaciones, sobre todo con créditos en UVA y financiación genuina de los desarrollos. Siguen las dudas por si el Sinceramiento Fiscal derramará en gran medida en los inmuebles.

 

Diciembre de 2016 comparado a diciembre de 2015 y ni dudarlo con 2014, permiten ser optimistas a los protagonistas del Real Estate nacional, sobre todo, porque existe la convicción de que lo peor parece haber pasado, y que para 2017, las expectativas son otras y se espera que sea el año del despegue tras cinco años nada buenos en relación a los anteriores en donde hubo crecimiento en obras y comercialización de los proyectos y casas. Al respecto, Guido Wainstein, de la empresa KWZ, precisó, que se vive un momento de entusiasmo. “Ya sea para el mercado de oficinas Premium como para el residencial”, dijo.

Sobre el Blanqueo, amplió que el sinceramiento fiscal contribuye, en general, a que quienes cuentan con un excedente o ahorros, puedan volcarse a invertir en proyectos actuales. “Esto definitivamente es un incentivo para el sector. Y si por otra parte, tal como se espera, comienzan a ofrecerse créditos hipotecarios, el escenario va a ser muy favorable, permitirá un despegue legítimo del mercado”.
 
En lo referente al mercado de oficinas, “observamos una importante demanda de oficinas Premium en Buenos Aires.   En los últimos tiempos no hubo mayores desarrollos de este tipo. Esta situación entusiasma a los desarrolladores porque se trata de un mercado en pleno crecimiento.  Vemos una oportunidad real para plantear nuevos proyectos”, amplió Wainstein.

 

La compañía KZW se encuentra en la actualidad trabajando en los siguientes desarrollos: Puerto Pampa en el Distrito de las Artes, un proyecto de usos mixtos que tiene oferta muy atractiva de oficinas tanto para las Pymes como para las empresas de gran volumen que necesitan estar en una ubicación estratégica; Liberateur en Belgrano, que tiene un sector independiente de oficinas con pisos de hasta 850 m2. Es uno de los focos más atractivos del corredor Libertador, con buenos accesos a toda la ciudad;  BOffice Libertador, con la misma ubicación privilegiada de Liberateur, cuenta con plantas de hasta 185 m2 siendo este, un edificio exclusivo de oficinas, y BOffice Green, ubicado a metros de Avenida Figueroa Alcorta, es un emprendimientos exclusivo para uso de oficinas y tiene plantas de 600 m2.

Mientras que Rodrigo Fernández Prieto, Managing Partner de Fernández Prieto & Asociados, comentó: 'Somos positivos, creemos que vamos a tener un muy buen 2017 en el mercado del Real Estate. Si bien ahora hay síntomas de recuperación, las ventas todavía están muy tranquilas, recién el año que viene post blanqueo va a comenzar nuestra actividad a tomar protagonismo y se verá un fuerte repunte en el mercado inmobiliario”.

 

“Somos conscientes de que el ladrillo es la base de ahorro para el argentino por eso esperamos que la economía se levante en todo sentido y logremos un crecimiento sostenido a lo largo de los años', agregó el empresario, que sobre todo al frente de su compañía ha llevado adelante proyectos en Puerto Madero y en el Conurbano bonaerense.

Por su parte, Bruno Martino, director ejecutivo de COMASA (que emprende el proyecto de usos mixtos Vilanova en Haedo), destacó, que 'con los más de 7 mil millones dólares que ingresaron al Blanqueo, los desarrolladores tenemos que generar la manera de canalizar gran parte de ese flujo hacía la inversión genuina en Real Estate. Nosotros apostamos a generar una herramienta alternativa a los fondos que armaron las sociedades de bolsa, permitiéndoles a los que ingresaron la posibilidad de comprar a precio de hoy, abonando recién en marzo o abril de 2017 cuando pueda disponer del mismo ya sea para el pago del 100% de una unidad o para el que paga en cuotas, cambiando la ecuación tradicional en donde el comprador vaya pagando las cuotas y cuando disponga del dinero blanqueado pueda abonar el 40% de anticipo'.

Otro protagonista del mercado, Gonzalo Monarca, presidente del Grupo Monarca (que en especial llevó y edifica condominios y obras en la zona norte del Gran Buenos Aires), remarcó, que, “están dadas todas las condiciones para que el mercado inmobiliario crezca exponencialmente en los próximos años. A corto plazo, destacamos que es muy importante que el sector financiero esté tomando un rol protagónico acompañando activamente al sector para lograr su reactivación y crear nuevamente el mercado de la clase media”.

Hoy, existen tres jugadores claves que están acompañando a los desarrolladores en este nuevo ciclo que comienza: Fondos de Inversión del Exterior con lo que estamos trabajando activamente, las entidades financieras para el tema crédito -no solo a la demanda sino a la oferta- y por último las sociedades de bolsa con el armado de los fondos cerrados por el tema blanqueo.

Desde una de las entidades más significativas del sector, Héctor D’Odorico, presidente del Colegio Profesional Inmobiliario (CUCICBA), indicó, que “en lo que respecta a la compra venta de propiedades en la ciudad de Buenos Aires, el mercado se está reactivando, la gente de a poco se está animando a adquirir inmuebles, porque ve que con los mismos dólares de enero en agosto compra menos m2. El inversor que especuló una baja del valor perdió y ahora está activo buscando oportunidades”.

 
 

En lo que respecta a las medidas recientes, tales como el crédito hipotecario y el blanqueo, “si bien las inmobiliarias tienen cada vez más consultas, el impacto de ambos se podrá comenzar a evaluar hacía la recta final del año y principios de 2017', acotó.

Hernán Nucifora, presidente de la desarrolladora inmobiliaria Global Investments (firma que es protagonista del avance de la zona conocida como Distrito Tigre Sur), dijo, que “las inversiones que estamos realizando se deben principalmente a la expectativa que genera en nuestros inversores el futuro del mercado inmobiliario en nuestro país. Para lo que resta del año no esperamos un cambio significativo de ventas a diferencia de lo que creemos que va a pasar el próximo. La finalización del blanqueo, la aparición de nuestros créditos hipotecarios y la baja de la inflación harán que el 2017 sea definitivamente el arranque del sector inmobiliario y de la construcción”.

 

Más sobre el Blanqueo

Marcelo Buyo, gerente general de Grupo Portland, indicó que las expectativas están centradas en el Blanqueo, “esta herramienta es una de las apuestas más fuertes, por parte del gobierno, para reactivar sectores tales como el de la construcción. Desde nuestra perspectiva, esta ley deber ser tomada como una herramienta más, pero no como la salvación del mercado. Nosotros elaboramos un Fondo Común Cerrado de Inversión Inmobiliaria junto a Cohen, pero nuestra apuesta fuerte es lograr financiamiento a largo plazo tanto a la oferta como a la demanda. Creemos que a través de ello se puede generar un mercado más y así hacer foco en todos los sectores de la población'.

Gonzalo Noguer, Director Ejecutivo de Nuevo Urbanismo, indicó, que “este año, tanto el mercado de la ciudad como de la provincia de Buenos Aires finaliza con índices positivos de escrituras, hay anuncios de nuevos proyectos y el éxito del blanqueo impactará de manera directa en el sector. En lo que respecta a las perspectivas para 2017, creemos que la baja en la inflación ampliará el mercado de los créditos hipotecarios y somos optimistas en que las entidades financieras comiencen a trabajar líneas de créditos para las desarrolladoras y constructoras'.

 
Finalmente Mariano Sardáns, de FDI (compañía que desde 1998 gerencia patrimonios y activos de familias, empresas e inversores institucionales), y especializado en el Blanqueo, precisó con menos optimismo y cautela, que: “Con un costo de construcción de más del doble de todos los países desarrollados y de varios países pares de la Argentina, claramente el mercado inmobiliario local no es para nada un lugar atractivo para cualquier inversor medianamente informado. La renta por otro lado está en niveles históricamente baja y a su vez, alcanzada por plena carga del impuesto a las ganancias y del de bienes personales. Claramente el sector va a tener que replantearse los sistemas y materiales constructivos que utiliza, ya anacrónico y obsoletos, en pos de bajar los costos/tiempos de construcción. Países como Uruguay, ya lo vienen haciendo desde hace unos pocos años, con bastante éxito'.