Noticias

Construya Noticias Nº 2

 

Later-Cer/Cerámica Quilmes, crece

 

La empresa de ladrillos amplía su capacidad productiva y trabaja con tecnología de punta; Conozca su historia y la opinión de su presidente; Fábricas en los principales puntos del país.

 

Según la cronología de los hechos que relata Ángel Di Benedetto, titular de Later-Cer/Cerámica Quilmes, la empresa arranca en el año 94 con una fábrica en Pilar y una capacidad de producción de 9 mil toneladas por mes.

'En 1996 empezamos la ampliación que nos llevó a 14 mil toneladas y luego en 1997 a 24 mil toneladas por mes, todo esto en un lapso de 3 años. Ese año compramos el 50 por ciento de Ceràmica Quilmes, que en ese momento tenía una producción de 12 mil toneladas por mes, y logramos ampliarlas a 18 mil toneladas', comenta entusiasmado DI Benedetto.
 

 

Fue entonces que dos empresas líderes en el mercado de los ladrillos cerámicos, Later Cer y Cerámica Quilmes, aportando toda la tecnología y experiencia de ambas para lograr la más alta calidad en sus productos han constituido un nuevo grupo empresarial, que el paso de los años y el buen momento de la construcción en el país les permitió no sólo consolidarse sino seguir creciendo a un buen ritmo.

'Los objetivos comunes de concebir una industria con la más avanzada teconología y seguir transitando por el camino de la máxima eficiencia y la calidad total, nos une para brindar una respuesta a la altura de un mercado cada día más exigente', sintetiza el Presidente de ambas empresas.

 

Hoy en la planta de Later-Cer ubicada en el Parque Industrial de Pilar, se fabrica mediante un avanzado proceso industrial a la más alta calidad a nivel mundial tanto tecnológicamente como en la producción. La arcilla se obtiene de canteras de explotación intensiva sin alterar el ecosistema circundante. Luego llega a la planta, donde se controla el peso y la humedad que posee, se la acopia por lapso de seis meses a un año al aire libre, y después se dirige a un silo que cuenta con una capacidad de 20 mil metros cúbicos.

Sigue Di Benedetto: 'en 2004 compramos el 50 por ciento de Cerámica Palmas de Córdoba, que producía 10 mil toneladas, allí buscamos ampliarla y hoy produce 30 mil tn y el año que viene llegará a las 36 mil toneladas. También tenemos la planta de Cunmalleu S.A en Río Negro que la agarramos con 3 mil toneladas, hoy produce el doble y el año que viene llegará a 12 mil'.

 
 

De acuerdo a los dichos de uno de los iniciadores de Construya, 'el país creció, entró el Estado y se consumen más ladrillos. En el interior se hacen muchas viviendas, la casa empieza por los ladrillos. Hoy estamos en Pilar, Quilmes, La Plata, Córdoba, Neuquén, son lugares estratégicos de Argentina. En Pilar estamos ya con la segunda planta, vamos a pasar en 2007 de 33 mil a 51 mil toneladas de producción, es decir un volúmen de 1700 toneladas por día.

Y recalca: 'todos nuestros socios son argentinos y de capitales nacionales. Hoy nos demandan más ladrillos huecos y portantes. Los ladrillos son entre un 3 y un 5 por ciento del valor total de la obra. Con Klimablock, un nuevo ladrillo que se usa para viviendas unifamiliares de un nivel medio alto,  se dan cuenta de lo importante de tener una buena pared que soluciona todo tipo de problemas futuros'.

 

Y finaliza: 'somos conscientes de la necesidad de satisfacer los nuevos niveles de prestación que se exigen para las construcciones modernas, donde las condiciones de habitabilidad, solidez, economía y durabilidad son premisas que deben cumplir los ladrillos cerámicos'.

La tecnología con la que cuenta Later-Cer y Cerámica Quilmes no tiene nada que envidiarle a la del primer mundo, hasta supera la producción de algunas plantas italianas. Trabajan en las normas IRAM del ladrillo cerámico, ya que buscan diferenciar las distintas calidades del ladrillo. La inquietud es poder competir en la calidad y en el precio. Porque, allí donde se construye, queremos estar presentes con la mejor calidad, reza uno de los lemas de la empresa.