Noticias

Construya Noticias Nº 3

 

Arquitectos Argentinos: Alberto Varas

 

Alberto Varas: 'Le agradezco a la arquitectura haberme permitido conocer el mundo de otra manera'

 
El prestigioso arquitecto argentino hace un repaso de su trayectoria desde sus comienzos; habla de los concursos ganados, de los proyectos actuales y de Buenos Aires; también se refiere a la calidad en la construcción.
 

“Hemos luchado mucho desde la profesión para que los temas de la ciudad pudieran reconocerse. A veces han faltado  las ideas y se ha puesto una excesiva confianza en los códigos”, con estos conceptos rompe el hielo en la entrevista y se apasiona por la ciudad de Buenos Aires, Alberto Varas, docente de alma  y arquitecto de profesión.
Su historia en la arquitectura comienza en 1966, año en que se recibe, y crea una sociedad  profesional con   otros ocho arquitectos jóvenes y continua  hasta hoy momento en que desarrolla su labor profesional  como titular de su propio estudio.

”Mi padre hizo construir el edificio donde nosotros vivíamos,.Recuerdo cuando se terminó de construir  y cuando se amplió, tenía 6 o 7 años y  como me gustaba pasearme por los lugares donde se trabajaba . Tengo mucha curiosidad por las cosas y la arquitectura siempre me ha permitido, hasta hoy, satisfacer esta curiosidad Debo agradecerle  a la arquitectura haberme permitido conocer  el mundo de otra manera”.

 

Y continúa: “Los inicios son interesantes, mi actividad profesional estuvo ligada, desde el principio, a la actividad académica. Obtener un título de arquitecto es sencillo, lo difícil es seguir después, donde te espera un período que multiplica varias veces la etapa formativa. Empezamos con un grupo de amigos de la facultad, Jorge Silvetti, Tony Díaz,  Rodolfo Machado, Jorge Erbín, Baudizzone, Lestard. Hasta 1983 me dedique  íntegramente a la profesión, a partir de ese momento retomé la actividad académica”.

Sobre su lugar de trabajo, su estudio, afirma: “es un laboratorio profesional que cambia permanentemente, y en el que  siempre estuvieron presentes los concursos”.

 

Varas se destaca en muchos aspectos de la arquitectura, pero en el tema concursos es un especialista, multipremiado, ha obtenido varios logros entre ellos el Auditorio de Buenos Aires (1er Premio 1972), el Centro Cultural de Mendoza (1erPremio 1972),  el Barrio Siderca en Campana (1989) que recibió el Diploma de Honor de la Sociedad Central de Arquitectos en 1989. También realizó obras, obtenidas por concurso para el Reciclaje del Antiguo Puerto Madero, el Dock 7 y el Dock 8, el primero de los cuales obtuvo el premio de Reciclaje de la Junta de Andalucía en la X Bienal de Chile.

Mas recientemente fue premiado en España por un Museo de Arte Rupestre y en Buenos Aires por el Centro de Eventos de la Rural. En materia urbana también lo fue por los Parques de Ciudad Universitaria y por el Proyecto Retiro.

 
 

Escuchar al arquitecto Varas produce una sensación de placer, sigue la nota: “vivimos en un mundo cambiante, en el que  las ciudades son objeto de estudio y propuestas, como grandes objetos en transformación. A veces los funcionarios anuncian con orgullo instrumentos como los  planes reguladores que  ya quedaron atrás. La arquitectura y la ciudad son una unidad de problemas . A la ciudad como fenómeno espacial se le suma el paisaje.

En la obra se respeta mucho al arquitecto. A su vez el arquitecto debe tener respeto por los que trabajan en la obra. Hay que ser muy preciso al transmitir una  idea, uno debe ser muy pedagógico, hay personas en la obra que te enseñan mucho y construir bien es muy placentero. Siempre le he transmitido a los estudiantes que las piezas que forman parte de una obra tienen valor por si mismas no solo ensambladas en el conjunto. Las obras tienen que agradar en cada una de las etapas”.

 
 

Hace memoria y se traslada a los primeros proyectos, el Auditorio de Buenos Aires, el Banco Río en Alem y Rojas, un edificio en Coronel Díaz y Las Heras, “se empezaba a producir una arquitectura sistemática, primer paso  de la revisión del funcionalismo que habíamos aprendido en la facultad”.

Sobre sus gustos en la arquitectura apunta que siempre le han interesado las arquitecturas “constructivas ”, como la japonesa ”o la arquitectura brasilera del período moderno clásico, Lucio Costa, Alfonso Reidy y algunos de sus continuadores como  Pablo Méndez de Rocha  o Angelo Bucci, la producción de este peródo de la arquitectura brasileña es única en el mundo. No es casual que Brasil tenga dos Premios Pritzker'.

A nivel nacional, “respeto las carreras de Solsona, y de Clorindo Testa, y entre  los que están debajo de los 45 años las de Claudio Ferrari, Flavio Janchez, o Dieguez, Fridman y Martín Torrado, pero hay muchos más'.

 

De la ciudad de Buenos Aires subraya que “uno de los problemas esenciales es su falta de espacios públicos de gran escala, espacios para el goce de la Naturaleza o los que son funcionales a la movilidad: centros de trasbordo y espacios del transporte, en general. También es deficitaria la utilización del subsuelo, que es un recurso típico de las grandes metrópolis.

Respecto de los espacios para la recreación  acota :”muchas veces quienes defienden la Naturaleza  en cierta forma impiden su cuidado. Parece que el hombre no formara parte de la naturaleza. Nuestro urbanismo es en planta, primario, las metrópolis complejas como Buenos Aires  no se pueden pensar en planta, hay que apuntar al corte.. “.

 

Varas afirma que disfruta hacer un proyecto cuando tiene buenos clientes y la obra se construye bien. “Todo lo que hago lo pienso como si fuera nuevo, le doy a cada cosa su lugar. Mi preparación no tiende a la ortodoxia sino a la heterodoxia, hago una arquitectura basada en cuestiones racionales, en las ideas y en la lectura de las cosas que rodean a la arquitectura, que respondan a cuestiones específicas. Confío mucho en mi intuición”.

Sobre la construcción en el ámbito privado destaca : “lo veo bien, se está produciendo una modernización del parque de vivienda y esto es positivo, se están arreglando los edificios de valor patrimonial y los otros, hay vocación por mejorar la ciudad, sólo resta darle un empujón a la obra pública”.

 
 

La entrevista finaliza y sus últimos conceptos son sobre la calidad y sobre el aporte de Construya. “Cuanto más se haga por la calidad y por la profesión mejor, hay un gran atraso en la apreciación de estos dos factores por  parte del público, principalmente por desconocimiento. Falta crear conciencia. Que esta tarea la emprendan marcas importantes contribuye y es un aporte a la calidad”.

Es el final de la nota con el arquitecto Alberto Varas, un apasionado por la profesión y por la docencia, sus definiciones más que pedagógicas lo demuestran.