Noticias

Construya Noticias Nº 3

 

Loma Negra, 80 años construyendo el país

 

Se trata de la empresa de la empresa líder del mercado cementero; Conozca sus inicios hasta la actualidad; Su consolidación en la Argentina.

 

Loma Negra es mucho más que la empresa líder del mercado cementero argentino. Es sinónimo de cosas buenas, de alta calidad, de servicio y cumplimiento, de aceptación de desafíos, de desarrollos personales, de integración, de apertura y de creatividad.

Lo es desde hace 80 años, cuando una escribanía de Olavarría certificó el inicio del emprendimiento con el que soñaba desde hacía tiempo Alfredo Fortabat. Fue el 5 de agosto de 1926 y ese sueño se convirtió en una gran empresa, al punto que casi la mitad del país de los últimos ochenta años ha sido construida con cemento y otros productos de Loma Negra. Esto equivale a 108 millones de toneladas.

 

Loma Negra nació en un contexto favorable. En la década de 1920, Europa necesitaba de las exportaciones argentinas debido a la gran Guerra y Alfredo Fortabat, un ganadero del partido de Olavarría, decidió apostar a la industria cementera.

Fundó su empresa en la localidad de Loma Negra en 1926 y comenzó a construir una planta con capacidad para 110.000 toneladas anuales. En las décadas siguientes fue agregando hornos, molinos y tecnología para incrementar continuamente su capacidad de producción.

 

La labor de Fortabat no terminó con la puesta en funcionamiento del establecimiento industrial. Había que ocuparse del bienestar material y espiritual de los empleados y obreros de la fábrica. En Loma Negra surgió para ellos un barrio de viviendas, escuela, iglesia, campo de deportes, proveduría de consumo, consultorio médico de primeros auxilios. Se establecieron subsidios y se organizaron campañas de seguridad y de estímulo al ahorro postal.

La Responsabilidad Social Empresaria sigue siendo hoy uno de los pilares de Loma Negra.

 
 

Consolidar la presencia en todo el país

En 1937 se instaló en Frías, Santiago del Estero, una fábrica que llevó al centro y norte del país la marca Loma Negra. La fábrica de Barker, en Benito Juárez, comenzó a producir en 1956. Ocho años más tarde se buscó llegar al mercado cuyano y para ello se instaló una fábrica en las proximidades de la ciudad de San Juan. A ella le siguió la de Zapala, en Neuquén, en 1969, para extenderse hacia la Patagonia y consolidar la presencia de Loma Negra en todo el país.
 
En 1980 se construyó una planta en El Alto, provincia de Catamarca. Las fábricas de Sierras Bayas y la planta de molienda de Paraná se incorporaron a Loma Negra con la adquisición de la compañía Cemento San Martín en 1992. Durante 1996 se comenzó a construir en Ramallo, provincia de Buenos Aires, una planta de molienda de cemento con adición de escoria de alto horno que comenzó a producir en 1999.

 

En 1998 Loma Negra incursionó en el mercado del hormigón elaborado con la Compañía de Servicios a la Construcción conocida como Lomax. Así se le dio un mayor valor agregado a su producto principal en los mercados de Buenos Aires, Rosario y en las obras que asiste con sus plantas móviles.

En diciembre de ese año se concretó una asociación comercial con ANCAP, que dio origen a Cementos del Plata y  le dio presencia a Loma Negra en Uruguay. 

 
 

Un año después Loma Negra instaló en la ciudad de Buenos Aires su Centro Técnico, el primero de su tipo en el país, marcando su liderazgo en investigación, desarrollo y asistencia técnica. Ese mismo año se comenzó a construir en Olavarría una planta integral de producción de cemento. L’Amalí, pasó a ser la mayor y más moderna del país y comenzó su producción dos años después.

Luego vino el supercentro logístico Lomaser, ubicado en Vicente Casares, provincia de Buenos Aires, que comenzó a trabajar en 2000 con el fin de facilitar la entrega del cemento a los clientes del mercado metropolitano, el de mayor consumo del país.

En julio de 2005 la Compañía pasó a formar parte del Grupo Camargo Corrêa, lo que le dio una visión regional para enfrentar un nuevo ciclo de crecimiento del mercado, con un récord histórico de consumo de cemento en el 2005.