Noticias

Construya Noticias Nº 6

 

Arquitectos Argentinos: Jorge Aslan

 

 


'Para qué hacer las cosas fáciles si las podés hacer complicadas'

 
Hijo de uno de los fundadores del Estudio Aslan y Ezcurra, Jorge Aslan brilla en la profesión y sigue la tradición de su padre en uno de los grupos profesionales de mayor continuidad en el país; Habla de su historia, de la actualidad de la construcción, de Buenos Aires, de los proyectos y de lo importante de construir con calidad.
 

Jorge Aslan heredó de su padre, el arquitecto José Aslan la pasión por la arquitectura. Se le nota en sus palabras, en sus gestos, en sus conocimientos, pero principalmente en sus obras.

El prestigioso Estudio Aslan y Ezcurra y Asociados fue fundado en 1931 por José Aslan y por Héctor Ezcurra, es el más longevo de los estudios de arquitectura del país. “Ellos comenzaron su tarea de arquitectos con clientes que en sus primeros años eran sus propios familiares. En 1935 ganan el concurso para proyectar y dirigir la construcción del Estadio del Club River Plate. Esto les sirvió de plataforma para ser reconocidos como profesionales capaces de encarar proyectos de gran envergadura”, relata el arquitecto Jorge Aslan, quien se incorporó al estudio en 1960 y trabajó con ambos hasta el momento de su fallecimiento en 1981.

 

El estudio Aslan y Ezcurra comienza en 1936 a 1938 la primera etapa de la construcción del Estadio Monumental, en 1959 completan la parte baja de la actual tribuna Sívori, en 1972 realizan el alojamiento para jugadores, en 1978 adaptan el estadio para el Mundial y en 2002 hacen el estacionamiento cubierto para 1200 autos.

Pero la actualidad nos traslada a Jorge Aslan, recibido en la Facultad de Arquitectura de la UBA en 1960 y sus socios, Marta y Lorenzo Gigli y Alejandro Madero, más un equipo de jóvenes muy capacitados. “En nuestro época era una facultad muy masiva, era ya una carrera que atraía a mucha gente y que al derivar en especialidades, como lo es ahora aún más masiva hace que sea más rica”, sostiene Aslan desde su estudio de la calle Zabala en pleno Belgrano, lugar que afirma, le sienta muy bien. Barrio de torres, el arquitecto considera que éstas “generan espacios parquizados que producen hacia la calle espacio y paisaje. Contrariamente a las viejas construcciones de dormitorios a patio; las torres dan idea de confort y de calidad de vida”.

““El estudio encaró varias torres y edificios entre medianeras, como respuesta a requerimientos, sobretodo dentro de la ciudad y en los alrededores. Se hicieron en la década del 50 varias galerías comerciales, la Santa Fe, por ejemplo, una integración entre arquitectura y pintura, el concepto era de shopping streets. La  primera galería importante que se hizo fue la Pacífico, pero no en su modalidad actual, mi padre junto a Ezcurra contactaron y contrataron a los ahora famosos pintores. En Belgrano también hicimos otras, como respuesta a una utilización diferente e intensiva de las plantas bajas comerciales”, relata el profesional.

 

Un hito importante en la historia del estudio fue un concurso que ganó organizado por la firma Ottis para hacer su fábrica. Desde su construcción, se generó entre el Estudio y la industria una verdadera identificación. Pero los trabajos de este estudio parecen no cesar nunca: viviendas financiadas a través del Banco Hipotecario Nacional en épocas de vivienda masiva, viviendas exclusivas unifamiliares y multifamiliares, edificios corporativos y de producción de empresas de primer nivel (HBL Pharma ex Hoechst, Volkswagen, Gillete, Novartis), urbanizaciones, barrios antes abiertos ahora cerrados'.

“Temas de urbanismo que se desarrollaron con el polémico pensamiento, discutible de la creación de espacios privados cerrados con las dudas que eso genera socialmente pero que son una realidad. El proceso de escape de la ciudad a la periferia se ofrece como una posibilidad concreta para jóvenes matrimonios que quieren que sus hijos crezcan entre la naturaleza con aire mas puro -dejando las bicicletas tiradas en el jardin del frente- y compran o alquilan en aquellas zonas donde les da el bolsillo. Si bien este fenómeno transforma  parte de la ciudad en ciudad de trabajo, no resulta hasta hoy tan notable para marcarlo como significativo;  la ciudad recibe algunos emigrados desilusionados, generalmente cansados del automóvil y de las aglomeraciones de hora pico, problema mal resuelto o no resuelto aun', subraya Aslan y agrega: “es duro y difícil olvidar la calle, la vereda , el café de la esquina …..”:

Sobre la medida que instrumentó el Jefe de Gobierno Porteño, Jorge Telerman de paralizar la construcción de torres en algunos barrios porteños, afirma: ”estoy en total desacuerdo, ha habido una presión ciudadana, dudo que sea representativa, que ha provocado que se tergiverse el orden de un accionar correcto, primero hay que reformar las ordenanzas y luego actuar en consecuencia; lo contario genera dudas de todo tipo, incertidumbre para todos, desde los vecinos en adelante, actores intervinientes en la gran cadena de decisiones. Detener de alguna manera una parte muy activa de la ciudad sin saber si es porque la infraestructura realmente lo requiere provoca un descreimiento generalizado. Inversiones públicas y el esfuerzo privado en forma conjunta potencian progreso y bienestar. Buenos Aires ha disminuido su población: tiene un diez por ciento menos que hace 5 años y hoy dudo que llegue a 3 millones de habitantes”.

 
 

A la hora de hablar del estudio, Aslan comenta “somos 4 socios y varios asociados, intentamos privilegiar los requerimientos del Cliente aportando nuestros conocimientos del mercado si se trata de un producto para ser comercializado, nos interesa tomar parte en la totalidad del planteo tanto normativo como comercial y dialogar una respuesta acorde, con tecnologías, usos de materiales, siempre siguiendo un programa de necesidades y un presupuesto'.

“Nuestra arquitectura puede ser vista como eclectica, no se puede hablar de una línea personalista, no hay una forma cliché. Trabajamos los espacios según las ordenanzas ,las visuales, la altura y las condiciones de borde, y usamos hormigón armado, ladrillo o revoque según lo que convenga a ese proyecto específico. Un socio encabezara un equipo de proyecto y mantendrá su relacion con nuestro Cliente hasta que se termine el trabajo esto es, por mucho tiempo. Mientras tanto, otro socio liderara otro equipo de proyecto aportando lo suyo”.

Acerca de esos grandes de la arquitectura que admiraba desde estudiante, responde: “me interesó Frank Lloyd Wright, aunque en su última etapa no me resultara un referente, la calidez de sus residencias me impactaron, tuve posibilidades de viajar y visité casas de Wright, por ejemplo la Robie, hoy abierta al publico y cuidada como un museo. Pero una de las emociones más grandes de mi vida de arquitecto fue entrar a la capilla de Ronchamp de Le Corbusier, un espacio tan rico y tan modesto; Santa Sofía de Constantinopla con su concepto de espacio totalmente diferente; el Museo Guggenheim de Bilbao de Frank Gehry…..  mi padre me decía “porqué vas a hacer las cosas simples si las podés hacer complicadas”, bueno, Gehry resuelve el espacio del ingreso y los exteriores con su capacidad y a costa del bolsillo del cliente, dotando a Bilbao de un hito arquitectonico que produce un flujo turistico impresionante y genera inversiones en la zona, modificando el entorno …luego o simultáneamente vienen los hoteles, los restaurantes repletos ….en fin , la cadena inversora. Tambien me emociono ver la excelente exposición del Arq. Jean Nouvel, en el Museo Reina Sofia, hace poco, muy poco tiempo'.

Y sigue: 'ser arquitecto en la Argentina es un poco condicionante, en definitiva, la arquitectura requiere de estas inversiones para concretarse y lo nuestro es poco : pensemos en las provincias ….el Litoral, el NOA, por donde se lo busque ….pobreza; espacios vacios ... millones en estado desesperante'. 

'Vivimos muy lejos y a pesar de Internet, manejarse profesionalmente desde una dirección de Nueva York y otra, de Buenos Aires, no es lo mismo. La gran limitante, insisto, es el volumen de lo que se invierte en construcciones, acá todo salvo excepciones, se mueve con desconfianza, muy lentamente, a diferencia de Londres, París, que tienen otros standards; nuestra escala es mucho más modesta”.

 
 

Aslan, habla de Buenos Aires. “Es una ciudad despareja. Hay de todo; las condiciones de vida de gran parte de la población son realmente poco vivibles. Ni hablemos del cordón del Gran Buenos Aires. Y de TODAS las grandes ciudades de America Latina. Demasiada gente que vive mal y el Estado no está haciendo grandes esfuerzos para resolver el tema”.  No quiere definir a la ciudad de Buenos Aires arquitectónicamente “ es un conglomerado mal construido, desparejo, producto de códigos poco desarrollados, necesitamos un plan Urbano Ambiental desde hace 100 años. Buenos Aires tiene maravillas como la flor de jacarandá, lugares privilegiados como el Parque 3 de Febrero, pero no es representativo. Hay que acercarse a las cosas; fortalecer el Sur, pensar zona por zona, cuadra por cuadra”.

La charla transcurre rica en conceptos y definiciones, se nota que Aslan es un entendido en la materia y como distinguido profesional se preocupa por la calidad en la construcción. “Está mejorando, hay mayor conciencia de la perdurabilidad de los  materiales, pensados y desarrollados, gente como la de Aluar, que ha producido desarrollos que antes parecían utópicos. Usar la perfileria adecuada, con los kilos de aluminio que corresponda, los espesores y cualidades de los vidrios, vidriados hermeticos, aislaciones termicos e hidrofugas: la calidad de los materiales ha mejorado mucho, las griferías y artefactos sanitarios, hay más investigación, en ese sentido, el mundo se achicó y los vasos son comunicantes, lo que se encuentra en Buenos Aires es reflejo de lo que hay en cualquier parte del mundo. Por eso me parece importante el esfuerzo de Construya”.

Los proyectos futuros, la realidad cotidiana, Aslan habla de ello; “estamos desarrollando proyectos para edificios destinados a oficinas de alta categoría en el gran Buenos Aires, urbanismo de industrias, urbanismo de espacios de trabajos, urbanismo en barrios cerrados, torres de vivienda. A diferencia de otros eneros, casi todos los días empieza un tema nuevo, que no quiere decir que se concrete, pero me llama la atención, inversores. Proyectos buid-to-suit, por encargo, con la busqueda del modelo financiero adecuado.

Con respecto a sus colegas, nuetro entrevistado opina: ” Hay muy buenos arquitectos que trabajan muy bien, cuyas obras se descubren en la ciudad, pero la buena arquitectura no es mayoritaria. Hay proyectos importantes que se hacen pensando que se interpreta el inconsciente” imperial” del comprador y que a mi juicio en vez de beneficiar, perjudican a la cultura. El Malba es un claro ejemplo de lo que puede ser una buena arquitectura para la ciudad. Me produce gran placer visitarlo …usarlo . Muchas veces pensamos que la arquitectura es hacer un edificio de viviendas y oficinas y eso demuestra  pobreza programática. La arquitectura está presente en los museos, en los edificios de recreación, de deportes, en las escuelas, en los hospitales. El Hospital Austral es una obra importante, hecha con generosidad. Aunque formalmente no la siento lograda.

Con relacion a otros colegas, opina :” Estoy seguro que hay una cantidad de profesionales jóvenes que están siendo solicitados porque tienen buen marketing. Clorindo Testa es un gran arquitecto y artista, está como en otra categoría”.

 

Le preguntamos si el estudio se siente reconocido por sus colegas. “Nuestras obras se ven en la facultad, somos tomados como un grupo profesional serio. Hay muchas cosas que no hicimos, pero tenemos enormes deseos de consolidar varios de los proyectos actuales y configurar asi una fructífera década.

Acerca de los edificios que le gustaria proyectar, contesta: ”Todo aquello que requiera pensamiento arquitectonico. Antes pensaba que el arquitecto era el Director de Orquesta. Ahora, no se bien quien dirige, pero temo que la realidad indica que son las finanzas. Puedo pensar en que me gustaría desarrollar edificios urbanos o conjuntos urbanos. Hicimos templos, el Seminario Rabínico Latinoamericano, trabajamos para la Iglesia Católica, construimos una Casa de Ejercicios Espirituales”, completa Aslan, que sorprende, aunque no tanto por su condición de hincha de River, con su afirmación: “no haría nunca el estadio de Boca”.

Ya finalizando la entrevista, el arquitecto dice: “quizás la obra que me gustaría hacer es la pequeña sede para la Fundación Caminos, creada por un grupo de padres como yo que tenemos en común uno de nuestros hijos con alguna discapacidad, sería para mí altamente gratificante poder hacer esa obra. Hay un fondo del Ministerio de Economía disponible para este tipo de obras, y este año se podría concretar”.

 

Uno de los mensajes finales del Ex Vicepresidente de la Sociedad Central de Arquitectos y Ex Secretario de Planeamiento Urbano de la Ciudad de Buenos Aires es para los que recién comienzan en la profesión: les digo que traten de tomarse la carrera con mucha seriedad, que aprendan y que realmente sientan lo que yo sentí, que la arquitectura podía darme el plan y la forma de vida que había imaginado. Que no se apuren en entrar en un Estudio, la Facultad de Arquitectura tiene grandes arquitectos como profesores que enseñan bien, traten de viajar mirando y si no pueden viajar miren Internet, porque allí está todo, pese a que uno no puede percibir la calidez de una calle o el contacto con la gente, que es tal vez más importante que la arquitectura misma”.

 
 

Cierra la nota con dos conceptos. “La arquitectura es la creación de volúmenes útiles que aprovechando las tecnologías adecuadas permitan generar espacios donde la gente pueda realizar las tareas para la cual fue concebida; en eso se diferencia de la escultura, que aunque tenga espacio interno, no tiene función”.

“Este año cumplo 70 años, 47 de casado, tengo 4 hijos, dos de ellos en Estados Unidos, 5 nietos norteamericanos, nada más”. Claro, no había más para aportar, lo dijo todo Jorge Aslan, el arquitecto.