Noticias

Construya Noticias Nº 7

 

Arquitectos Argentinos: Jorge Lestard

 

 


'Fui arquitecto de casualidad, pero por suerte me dediqué a esto'

 
Jorge Lestard es socio del estudio Baudizzone-Lestard; Habla de su historia, de Buenos Aires, de los proyectos pasados y futuros; de sus referentes y brinda su visión de la calidad en la construcción.
 

Desde su estudio de la calle Arroyo, el arquitecto Jorge Lestard se remonta a sus comienzos y relata: 'empezamos siendo un grupo numeroso, que a mediados de la década del 60 nos juntamos para participar de concursos. Hicimos 6, 7 concursos y sacamos premios en todos ellos. En ese proceso reforzamos nuestra autoestima y deseo y, finalmente organizamos un estudio con Baudizzone, Erbín y Varas. En el grupo inicial habían estado también Tony Díaz, que retorna en el 71, Silveti, Machado y Korn. Trabajamos muchos años juntos. En el transcurso se incorporó Traine. Luego el estudio se fue reduciendo y desde hace 5 o 6 años seguimos juntos por el mismo camino Baudizzone y yo'.

A lo largo de estos años hemos tenido además el apoyo de un grupo grande y variado de colaboradores que enriqueció nuestra producción. En paralelo hemos tenido una continua actividad académica. Ambos socios tenemos sendas cátedras en la facultad de arquitectura de la UBA. En consecuencia la actividad productiva del estudio y la actividad académica se han enriquecido mutuamente en forma continua.

 

Lestard tuvo sus referentes en la profesión, primero Wright, luego Le Corbusier y después Stirling eran moneda corriente para él. 'Nos formamos en la época de fines de la década del 60 y nos inscribimos en la rediscusión del movimiento moderno'. Comenta que en los primeros tiempos trabajaron sobre la teoría de los sistemas, flexibilidad y crecimiento.

Entre las primeras obras, recuerda a Koch Polito, sobre la Panamericana, como un momento significativo. Era un simple depósito de papel, y sin embargo sirvió de experimentación de un conjunto de ideas y fue un ejemplo de arquitectura de sistemas'. Recuerdo que Summa nos hizo hacer un número donde intentamos explicitar todos nuestras teorías sobre cómo hacíamos arquitectura.

Proyectos destacados de esa primera etapa fueron la Facultad de Ciencias Exactas de La Plata, el Centro Cultural de Mendoza y el Auditorio de la Ciudad de Buenos Aires. `Esos concursos que ganamos nos dieron un reconocimiento muy temprano`, completa Lestard. Posteriormente, el estudio construye varios edificios, departamentos, oficinas.

Desde el 70 en adelante, los temas urbanos y la inserción de los arquitectos en el paisaje son permanentes preocupaciones de nuestro hacer. 'Somos de discutir mucho los temas urbanos, en todas las escalas de la arquitectura'. Y en los últimos años hemos realizado varios proyectos urbanos importantes entre los cuales se destaca el proyecto con que ganamos el concurso de ideas urbanísticas para el área de Retiro.

 

'Me interesa una arquitectura de ideas basada en una idea arquitectónica que sintetiza el conjunto de reflexiones que se han hecho sobre el problema a resolver –o sea que la idea que da origen al proyecto resulta de las condiciones concretas del problema a resolver, de la identidad del lugar y la especificidad del programa-.

Como consecuencia, nuestros proyectos son singulares en su identidad que surge de una interpretación del programa y de la manera en que el nuevo proyecto modifica el sitio en que se instala. Hace paisaje, hace ciudad'.

Retoma sobre las obras que más recuerda y vuelve la imagen del Auditorio, 'Expresó muy bien nuestras ideas y las de la época' fue un proyecto seminal; también menciona el Velódromo de Mar del Plata, los Docks 7 y 8 en Puerto Madero. “En viviendas, en diferentes momentos, Coronel Díaz y Las Heras en los 70, Nazca en los 80, las esquinas de Chenaut y Báez en los 90 y Hollywood 1 y 2 ahora son representativos de nuestros intereses”.

'Otro hito importante fue el Proyecto Retiro, en él concretamos las ideas sobre proyectos urbanos que habíamos desarrollado desde comienzos de los 80. Actualmente estamos terminando la versión, creo que final, de Santa Maria del Plata en la ex ciudad Boca Juniors que  creo va a ser un fragmento de ciudad de fuerte identidad. Es difícil elegir una obra, estoy encariñado con todos los proyectos que hacemos', concluye el arquitecto.

 
 

A la hora de hablar de la profesión subraya: 'Nos gusta mucho y saboreamos los resultados, es decir que tengo la suerte de que hago lo que me gusta y me pagan por eso'. Si hay alguna cuenta pendiente en la carrera de Lestard, él lo contesta: 'me gustaría hacer una torre de gran altura en Puerto Madero o en el futuro Retiro o Santa Maria. Es un desafío que todavía no hemos tenido la oportunidad de responder. Creo que haría algo diferente a lo que se construye, es que últimamente se ven torres muy parecidas'.

Habla de Buenos Aires y dice: 'Hay diferentes miradas, hay una ciudad partida, es evidente la desigualdad típica de una ciudad latinoamericana. Entre el sur y el norte, y la costa y adentro  es una ciudad magnífica. La de la costa, desde San Isidro hasta La Boca, donde están los mejores servicios y extraordinarios sectores de uso. La ciudad al sur está mal, allí falta poner mucho esfuerzo. Pero de todas formas es una ciudad agradable para vivir. Tiene una arquitectura despareja, hay muy buena pero se pierde en el conjunto, hay una falta de continuidad, no se la ve tan presente'.

'En los últimos años hemos realizado algunos proyectos que nos permitieron ganar concursos muy importantes en nuestro recorrido. El proyecto Palacio de Justicia y Parque anexo de Comodoro Rivadavia, La Ciudad Aerolíneas Argentinas camino a Ezeiza y el Complejo que reúne Casino, Hotel Sofitel y Centro de Convenciones y Entretenimiento en Rosario. Estos dos últimos están actualmente en obra'.

 
 

Puerto Madero: 'es una gran intervención urbana, aunque podría haber sido de mayor lucimiento arquitectónico. Me gustan distintos lugares de la ciudad: Recoleta, Avenida de Mayo, Palermo Viejo, es uno de los lugares más lindos del mundo, es hasta más lindo que el Soho en New York. La costa en general, Vicente López. Actualmente hay otra conciencia de la ciudad, tanto de las autoridades, como de los vecinos, está en debate público y eso es muy bueno'.

Al momento de opinar sobre la calidad en la construcción, piensa y dispara: 'me parece importante fomentar la calidad de la construcción como hace Construya. No es fácil, si bien hay más conciencia del detalle, hay mucha presión económica sobre los proyectos. La presión sobre los valores y costos de la construcción es excesiva. Hay algunas que parecen buenas pero la calidad de la construcción es floja. La falta de continuidad en la producción dificulta el buen desarrollo. Los estudios de arquitectura y las empresas constructivas sufrieron las sucesivas crisis. Creo que hoy tenemos circunstancias favorables, de gran posibilidad y tengo esperanzas de que las aprovechemos, soy optimista por naturaleza'.

 

Le preguntamos si el estudio se siente reconocido por sus colegas. 'Si, nos sentimos reconocidos, y apreciados. Creo que volcamos una gran vitalidad y alegría en lo que hacemos, eso se percibe. Pienso que la arquitectura Argentina tiene una fuerte identidad, con una base de fuerte racionalidad basada en nuestra cultura. Pienso que somos cartesianos los argentinos. Hay un cuerpo sólido de teoría y de producción en la arquitectura argentina'.

'Tenemos gente de diversas edades que le va muy bien en distintos lugares del mundo, Pelli, Viñoly, Silveti y Machado son muy representativos de esta manera de hacer arquitectura nuestra y hay mucha gente mas joven trabajando muy bien en distintos lugares. Testa es un maestro, lo veo como el último renacentista, Álvarez es producción, voluntad y continuidad. Solsona es el maestro más cercano a nosotros, todos son destacados de distinta manera. En el exterior a mi juicio y en los últimos años, Koolhaas ha representado una renovación importante del pensamiento arquitectónico, Foster, ha sido un indiscutible maestro y lo españoles, desde una situación mas parecida a la nuestra han sido un valorable aporte.

 
 

De los arquitectos jóvenes opina que hay una muy buena camada, dice que eso es importante. 'La facultad de arquitectura con cierta continuidad de los últimos 20 años va dando sus frutos. Me siento rodeado de buenos arquitectos jóvenes. 'En los últimos concursos se ve el resultado'.

Le preguntamos sobre si alguna obra mundial le llamó la atención, dice: 'hay muchas obras que me han inspirado mucho a lo largo de mi querer la arquitectura. No podría señalar alguna'.

Es el fin de la entrevista con una persona rica en conceptos, con un docente de alma con todo lo que eso implica. Lestard les habla a los que recién comienzan. 'Pasión, curiosidad, imaginación, lo importante es saber que es una profesión que se hace con cariño, el cómo puede ser muy distinto y cada uno debe buscarlo'. Cierra: En mi época las opciones eran Derecho, Ingeniería o Medicina 'fui arquitecto de casualidad porque no sabía qué hacer de mi vida y por suerte me dediqué a esto'.