Noticias

Construya Noticias Nº 8

 

Arquitectos Argentinos: Francisco Prati

 

 


'En Buenos Aires tenemos que transmitir con claridad a la gente los proyectos urbanos'

 
Francisco Prati es socio del estudio Lacroze-Miguens-Prati; Habla de su historia, de la ciudad, de su paso por la función pública, de la presidencia del CPAU; de sus referentes y brinda su visión de la calidad en la construcción.
 

El arquitecto Francisco Prati nos recibe en su casa, nos ponemos cómodos en la extensión del living, que se convierte en el jardín verde, un oasis en el medio de la ciudad y en el corazón de Palermo. Empieza la entrevista, empezamos a desmenuzar y a conocer la historia de este profesional de 53 años, recibido en 1978 en la UBA.

'Antes de recibirme había trabajado con Antonini Schon Zemborain. En 1979 me recibí yempecé a trabajar con José Ignacio Miguens y Eduardo Lacroze, ingresé al estudio y luego de unos años me asocié. Tuve la suerte de haber tenido hasta hoy una gran continuidad que creo no es común. En 1977 coincidiendo con el nuevo código aunque no por su causa, en la ciudad se dejó de construir, recién ahora se están recuperando los volúmenes de obra de hace 30 años. Luego de ingresar como empleado al Estudio de Lacroze-Miguens estuve casi un año en Suiza trabajando en un estudio, fue por casualidad ya que mi mujer era bailarina y estaba en la Compañía de Oscar Aráiz en el Gran Teatro de Ginebra, fue una muy buena experiencia. A la vuelta de mi viaje, me asocié'.
 

 

Posteriormente Prati retoma la docencia, construye su casa, y realiza algunos proyectos con su estudio en el Club Newman. 'Fue una obra muy bien desarrollada, salió como un reloj, con la documentación técnica adecuada en tiempo y forma. La obra cumplió muy bien su objetivo. Eran unos dormis, viviendas, pequeños departamentos. En ese entonces comienzos de la década del 80 no existía el llamado urbanismo suburbano de densidad media, todo era de muy baja densidad, lotes y casas. Proyectamos 28 viviendas muy pequeñas agrupadas en cuatro 'casas grandes' de 7 viviendas cada una, ese modelo lo intentamos 20 años más tarde en otra escala y con otra proporción en un conjunto de viviendas con una tipología tan apartada del edficio torre como de la tira, y lo llamamos 'Casa Grande'. En esta oportunidad de 4 pisos de 22 por 22 que se asimila a una villa toscana, no en su estilo sino en su génesis, o a un edificio que luego fue subdividido en departamentos como el Duhau, o la Villa Roche'.

Con el estudio, al que se sumó Pablo Iglesias Moli, este destacado arquitecto, hoy a cargo en conjunto con el arquitecto Berto Bercichevsky de la Presidencia del CPAU (Consejo Profesional de Arquitestura y Urbanismo), ejerce la profesión integrando varias modalidades, la del ejercicio tradicional de proyecto y dirección de obras, como por ejemplo en  las obras desarrolladas para la UADE (Escuela de Posgrado de la UADE en la calle Libertad, Residencia de Estudiantes) y la modalidad de integrar equipos para generar el programa y conducir la gestión de obras. Por otra parte, caracteriza su práctica una visión amplia de la forma, más vinculada con las circunstancias particulares de cada sitio geográfico y cultural donde le toca actuar, que con una identidad forma rígida, aunque acepta, sin embargo, que en los proyectos terminados se reconoce la autoría de su estudio.    

 

Cuenta Prati, 'también hicimos cosas en Uruguay en la coste este, en el Departamento de Rocha, vamos mucho a esa zona, hicimos obras para nosotros y para algunos clientes, casas de veraneo, urbanizaciones, el Museo de Arte Precolombino en Montevideo. Siguiendo con esa diversidad de visiones y cuestiones territoriales, tenemos obras en la Provincia de Buenos Aires, loteos, club House de desarrollos urbanos. Todo esto nos dio una especie de visión desprejuiciada de lo tecnológico y tipológico de la arquitectura. Hicimos un edificio de metal y vidrio en Panamá, casas y proyectos modernos en Buenos Aires, obras campestres en Chascomús, hoteles en el Caribe, el Edificio Tourbillón en Mar del Plata. Nuestro estudio tiene una oficina en Estados Unidos desde hace muchos años que la dirige Eduardo Lacroze'.

Buscamos encontrar cuales son las constantes en estas diversidades, tener espacios ordenados, amplios, determinados por la escala, mucho orden constructivo, y una búsqueda de la proporción más allá del negocio inmobiliario. Piensa y dice que otra visión le quedó en el tintero; la de un proceso de aprendizaje como producto de ejercer la docencia, ya la actividad desarrollada durante cinco años en las oficinas de Planeamiento de la Ciudad. Es que Prati fue Director General de Planeamiento en la Secretaría de Planeamiento Urbano del GCABA que comandó el Arquitecto Enrique García Espil. También integró el Consejo Profesional de Arquitectura hasta llegar al lugar que hoy ocupa, la presidencia del CPAU.

'Todo eso me permitió juntar un poco de aproximación al planeamiento participativo, los acuerdos técnicos y políticos que requiere el planeamiento para avanzar juntando la visión privada de donde venía a la pública. Descubrí algunos resortes que sólo ves desde ese lado, ví a los arquitectos actuando del otro lado del mostrador, me hizo perder la ingenuidad, es que la ciudad es más que la suma de edificios, estos tienen un valor urbano que no todos los arquitectos perciben en la misma medida', se apasiona Prati.

 
 

Habla del CPAU: 'apareció la posibilidad de ayudar en el Consejo, que es una institución que tiene el objetivo de dignificar el ejercicio de la profesión. Nos tocó recientemente muchos desafíos de estar involucrados en algunas medidas muy poco ortodoxas para el urbanismo, el corralito, el último decreto. Es que hay un fracaso de la planificación, un retiro del Estado de las funciones de la planificación, en los últimos 10 años de la ciudad, y me incluyo porque participamos, fracasó la sanción del Plan Urbano Ambiental, hicimos un enorme esfuerzo pero los resortes que eligió la sociedad con la sanción de la constitución, y la elaboración y los mecanismos del plan fracasaron. Tenemos la propuesta de reconocer que se fracasó, y de crear un Ente con autonomía que elabore planes, que ordene la cuestión participativa (la Ley de Audiencias Públicas es muy vieja para hacerlo).

Sobre sus referentes y la arquitectura actual, opina: 'ahora se ve un período de una libertad absoluta. Hace 15 años empezó este proceso, hubo un artículo muy bueno en el New York Times con una foto de tapa de Philiph Johnson titulado algo así como  'Haciendo lo que se les canta'. La arquitectura, luego del movimiento moderno, después de 40 años, posee ahora una libertad creativa fenomenal, y es buenísimo. Clorindo Testa es uno de los ejemplos precoces locales de esa libertad. Cuando me recibí se estaba haciendo el concurso del Teatro Argentino de La Plata que ganó Bares, hace 30 años, ahí estaba el movimiento moderno terminando, Van Eyck, el neoplasticismo holandés, me interesaba y me sigue gustando. Era llevar el límite de la abstracción en el espacio. Luego me interesó, Venturi, Aldo Rossi, la vertiente urbana del pormodernismo si aportaron lo que el movimiento moderno no tenía. De estudiante fui mas Le Corbu. Los ingleses Stirling, Foster. Ahora me gusta mucho todo lo que veo, Ghery, Zaha Hadid, Kolhaas. Son emergentes de un cambio grande en la forma de hacer'.
  

 
 

Sobre las prioridades en la profesión, el presidente del CPAU destaca: 'el mayor placer está en la escala intermedia, la adecuación en un tejido, los edificios de 3 o 4 pisos, me gustaría hacer más ese tipo de obras, el manejo del espacio a escala humana. Me gustaría hacer una torrecita bien integrada a estos conjuntos. El trabajo con la topografía es apasionante, la integración de la arquitectura con el paisaje, lo que más divierte es la arquitectura urbana dentro del tejido y en escala intermedia, es lo que le falta a Buenos Aires, planta baja y 4 pisos. Hay buenos y pocos ejemplos pero es un tejido que no se ha extendido, terrenos grandes con FOT bajo, ahí se junta la cuestión urbana con la cuestión arquitectónica'.

De la calidad: 'estamos en un momento de una oferta fenomenal de materiales, no me canso de maravillar con las cosas que se pueden hacer hoy que antes estaban fuera de alcance. Todo eso hoy trae aparejado la posibilidad de hacer cosas de calidad, obras de calidad con tecnología tradicional, con 3 cosas, calidad más tiempo más dinero. Como el tiempo escasea necesito más tiempo y más calidad, esos materiales como las marcas de Construya existen y podés hacer las cosas en forma más rápida. En el Consejo estamos trabajando como ustedes en un sello de calidad y se hace muy difícil incorporar sistemas de calidad. Vivimos en una ciudad latina donde se ha construido muy poco, con escasa población y un mercado chico'. 

 

Prati tiene otros placeres algo ocultos en su vida, su amor por la música y en particular por el jazz. 'Toco jazz, tengo una banda, este verano nos juntamos todos los músicos en Uruguay'.

Rápidamente le preguntamos por Buenos Aires, su ciudad, responde y antes se toma un tiempo para pensar: 'es una ciudad fantástica, con una escala y condiciones únicas, con la costa del río y la brisa, una ciudad en donde el 43 por ciento se puede construir en baja densidad. Tiene el problema de tener mucha heterogeneidad, desde hace 30 años se definió un código y hace el mismo tiempo se paró la construcción y sólo se construyó en el Corredor Norte, recién ahora se construye más al Oeste. Buenos Aires está en un punto especial de decisión; si no cambiamos la mentalidad de hacer un plan para la ciudad, si queda así vamos a tener más contaminación, gente que se va y cada vez se van a ir tercerizando las avenidas, los barrios y van a tener características de centralidad, perdiendo residentes. Si el próximo gobierno toma el guante que le tiraron los vecinos y forma un equipo propositivo que elabore planes y proyectos sectoriales y los somete a instancias participativas a su vez ordenadas por leyes, ahí vamos a tener una ciudad con mejores condiciones ambientales, con más verde y mejores atractivos para la residencia'.

Sigue: 'la ciudad es espectacular, muy caminable, muy rica en actividades culturales, con buena arquitectura'. Sobre otras ciudades del mundo considera a Roma y Florencia como apasionantes, también destaca a Berlín y su ciudad barroca, de Londres le gustan las últimas obras de Foster y algunos arquitectos españoles. En Buenos Aires, los clásicos, el Kavannagh, el Banco de Londres.

 
 

La entrevista va llegando a su culminación pero antes el arquitecto Prati le habla a los que recién se inician en la profesión: 'con este clima de libertad donde todo puede ser hecho debe ser difícil tener estímulos de hacer algo nuevo al salir de la Facultad, la generación que nos precedió mostró el camino, los Solsona, los Testa; nuestra generación no dio grandes arquitectos, a fines de la década del 70 nos formamos minimalistas. Hay que viajar, conocer, trabajar en buenos lugares, participar de concursos y empezar por hacer obras chicas. Hoy el valor de la formación es mejor si hacés un posgrado, tenemos diversificación en el campo de la arquitectura, pero hay una pérdida de la actitud proyectual, la importancia del proyecto como el instrumento transformador en cualquier ámbito'.

Los últimos conceptos son para aprender: 'proyectar es integrar en una síntesis elementos de naturaleza muy diferente. Si en la ciudad lográramos transmitir con claridad proyectos urbanos a la gente, es que sólo el arquitecto puede imaginar hacia el futuro e integrar naturalezas distintas. Los otros ´profesionales cercanos, los teóricos, los ingenieros, los especialistas en patrimonio, en medio ambiente, los abogados y los otros especialistas que trabajan sobre la ciudad no lo hacen a partir de la proyectación como nosotros. El arquitecto elabora un proyecto practicamente de la nada, lo imagina, lo representa, lo transmite y todos los demás trabajan sobre ello. Tiene la capacidad de trabajar sobre un papel en blanco, los demás lo hacen con elementos previamente elaborados', cierra Prati y fin de la nota.