Noticias

Construya Noticias Nº 9

 

Arquitectos Argentinos: Justo Solsona

 

 


'Me siento reconocido por mis colegas, aunque por ahí los jóvenes me respetan más'

 
Justo Solsona es socio del estudio MSGSSS; el maestro de la arquitectura se refiere a la ciudad, a sus referentes y brinda su visión de la calidad en la construcción. Una entrevista para aprender, donde cuenta sobre sus otras pasiones: la escritura y la pintura. 
 

Cuando uno se sienta frente al prestigioso arquitecto Justo Solsona para comenzar la entrevista siente que está frente a alguien que sabe demasiado, frente a un talento. Lo entrevisté en una de las salas de reuniones del estudio MSGSSS en el cual él es uno de los socios, junto a los arquitectos/as Flora Manteola, Javier Sánchez Gómez, Carlos Sallaberry y Josefa Santos.

Iniciamos la nota conversando sobre sus comienzos. Dice Solsona: 'fueron contradictorios, mi padre era dentista y me proponía ser su colaborador, yo estudiaba en Bolívar y Perú y cruzaba todos los días por el Concejo Deliberante y me parecía un edificio estupendo, ahí dije yo quiero ser arquitecto. El segundo flash que tuve con respecto a la profesión fue cuando nuevamente mi padre me volvió a preguntar y allí le dije: me gusta ingeniería o arquitectura, él me dijo: 'necesitás tener espaldas y dinero y no lo tenés', pero me decidí por la arquitectura'. 

 

Este reconocido profesional estudió la carrera en la UBA.'No me arrepiento de ser arquitecto, me fui involucrando cada vez más como estudiante, tuve una buena carrera, era un alumno correcto, y la terminé afortunada o desgraciadamente justo cuando caía Perón. Trabajé en la línea de la reforma, y finalicé siendo consejero estudiantil en el período de Sadosky a mediados de la década del 50'.

'Ahí comienza mi docencia, otra parte de mi vida que no paró nunca, aunque la interrumpì en los perìodos militares pero la seguimos en lo que llamamos 'La Escuelita', con alumnos muy destacados hoy docentes de la Facultad', amplía Solsona.

Luego se refiere a la trayectoria del estudio: 'tenemos actividad desde el año 54 o 55, empezamos con el arquitecto Santos, Katzenstein y luego con Manteola, Sánchez Gómez, después Sallaberry, en el año 60 y pico, son casi más de 40 años de actividad y de continuidad de trabajo profesional. Y lo hemos mantenido, con altos y bajos, pero este estudio tiene 2 virtudes: una es que todos tienen actividad universitaria, poseemos práctica de enseñanza, lo cual nos sirve para desprofesionalizar la profesión. Además no abandonamos nunca la participación en los concursos nacionales o en el exterior, que son tesis y es una ejercitación con la idea'.  

 

Se entusiasma Solsona cuando se refiere a su estudio: 'somos arquitectos que se critican mucho sin perder la buena onda, no fijamos fronteras infranqueables. 4 somos diseñadores y uno se dedica a las obras, los viejos siempre estamos metidos en los temas de arquitectura aunque sólo uno lo lleve adelante. Trabajamos para la realidad, pero nos gusta tomar riesgos, por eso hemos perdido muchos trabajos, es que antes el cliente era un señor, ahora es una organización. Si no hay un príncipe es difícil que aparezca una obra'.

Cuenta Solsona, que en su estudio, de acuerdo a su criterio ubicado entre los 5 más 'pesados' de Buenos Aires, hay personalidades distintas. Pero otro aspecto destacable de la vida del virtuoso arquitecto es que le gusta escribir y pintar. 'La pintura me enriquece en la arquitectura, me da libertad y me da armas para enfrentar problemas de la profesión. Frente a cada situación intentamos creatividad, la arquitectura pública debiera ser cultura y también lo debe ser la privada'.

 
 

El arquitecto vuelve sobre el tema de su pasión, 'la arquitectura es mi prioridad, las otras actividades son secundarias, hace 10 años me puse a pintar, he hecho varias exposiciones y no me ha ido mal, es bueno que la gente se lleve algo de uno, la tela blanca es implacable, como lo es el papel para la arquitectura. Pero yo soy uno que pinta, un pintor es Clorindo Testa, Macchió). Es diferente, las obras grandes tardan tanto en terminarse, son dos años y van pasando cosas.

Sobre los cuentos, dice: 'son más lúdicos.coresponden a otro sector del cerebro, hay más premeditación y alevosía, son reales y a veces aparecen comentarios que no haría usi no fuera arquitecto. Pero la arquitectura es otro tema, es más específico, profundo y científico, que tiene que ver con la enseñanza y con los concursos. Los concursos te abren la cabeza. Recuerdo el segundo premio en la Biblioteca Nacional'.   

 
 

Enumera las obras que más destaca de su carrera, 'el Banco Municipal de la Ciudad de Buenos Aires en Florida y Sarmiento, eso nos dio un aval profesional muy importante. En cuanto a la vivienda, el Conjunto Rioja, fue un proyecto de vanguardia, vivienda clase media baja. Otro edificio muy importante es el la UIA (Unión Industrial Argentina). Allí tomamos riesgos'.

El estudio desarrolla en la actualidad las Torres Mulieris en el barrio de Puerto Madero. Es allí cuando se introduce en el tema de las torres en la ciudad. 'La estética urbana de la torre, es inevitable unida a la densidad y al crecimiento demográfico. Si se planifica bien, están bien. Es un tema de discusión de la administración porteña con los arquitectos, es cierto que son edificios, como dicen los italianos, 'invadentes', hay un discurso sobre las torres que no está resuelto. Por ejemplo, las torres en Nueva York no impresionan, tienen entre 200 y 300 metros y no molestan porque forman parte de un conjunto, nosotros estamos a mitad de camino'. 

 

Solsona habla de los maestros, de sus referentes: Le Corbusier, Mies Van Der Rohes y como arquitecto argentino destaca a Amancio Williams. La nota sigue, y es momento de hablar de la calidad en la construcción. 'Hoy se busca mejorar la calidad de la construcción, es que el comitente te lo demanda, hay que resolver la calidad en relación a los costos, no hay una relación, estamos todo el tiempo pensando en los materiales alternativos con calidad. Es un tema nuestro, observemos lo que se paga en Europa el metro cuadrado es infernal respecto de lo que se quiere pagar acá'.

Menciona a Mario Roberto Álvarez y a Clorindo Testa como maestros y afirma que se siente reconocido por sus colegas, 'no sé si me quieren, por ahí los jóvenes me respetan más'.

 
 

Sobre el final de la entrevista habla de una obra que le quita el sueño: 'La Tete Defense' en París realizado por el arquitecto Otto Von Sprekelsen. 'Ese edificio se realizó según sus propios dibujos. Es una obra de gran impacto, es un edificio que actúa en el espacio urbano, y es arquitectura de alto diseño', define Solsona.