Noticias

Informe N° 26 - Mayo 2007

 

Coyuntura de la construcción
Por Lic. Pablo A. Lara y Lic. Evelin Dorsch de ESTRATECO Consultores

 

En marzo, el ISAC, índice que mide el nivel de actividad de la construcción a través de los despachos de insumos, registró una contracción 6,1% mensual en términos desestacionalizados. Esto hizo que entre puntas del primer trimestre de 2007 acumulara una contracción de 2,6%. Sin embargo, al compararse el primer trimestre del año con el último de 2006 (desestacionalizados), el ISAC mostró una caída de sólo 0,5%. 

La caída de marzo y el consecuente amesetamiento de la actividad en los últimos meses, no resultaron novedosos, ya que fueron claramente anticipados por el índice Construya analizado en el Informe Mensual anterior (Nº 25 – abril 2007). Tal como señalamos en aquella oportunidad, la caída de marzo estuvo fundamentalmente explicada por el factor climático adverso, que dificultó el normal desenvolvimiento de la actividad sectorial, tanto en términos mensuales (desestacionalizados) como anuales. Hay que destacar que este año las lluvias afectaron no sólo a la Ciudad de Buenos Aires y al GBA, sino también a vastas zonas de  Santa Fe y Entre Ríos, entre otras áreas. Además, el factor climático afectó negativamente a lo largo de todo el primer cuatrimestre de 2007, si bien se potenció en los últimos dos meses.

 
 
 

Con estos guarismos, el incremento interanual del nivel de actividad quedó en un modesto 3,6% en el primer cuarto del año. 

Al analizar las tipologías de obra, es importante destacar que la construcción de edificios para viviendas fue la que mostró la evolución más moderada en el período, un punto porcentual por debajo del promedio. En el otro extremo se ubicaron las obras de infraestructura que registraron una expansión de 5,9% interanual, como consecuencia del impulso que recibió la obra pública y aún a pesar del impacto negativo de las lluvias. También mostraron un mayor dinamismo, en línea con análisis de informes anteriores, las obras privadas no residenciales, es decir las vinculadas con edificación de oficinas e inmuebles comerciales, sobre los cuales cabe esperar una performance mejor al promedio no sólo durante 2007 sino también en próximos años, dada la escasez de oferta que se registra en la actualidad.

 
 

Desde la segunda mitad del año pasado, el nivel de actividad de la industria de la construcción  muestra un comportamiento errático que se refleja en las comparaciones interanuales en una fuerte desaceleración de la tasa de crecimiento. El factor climático profundizó esta tendencia a la desaceleración, ya que en los últimos meses la caída inusual de lluvias dificultó no sólo el avance de las obras sino también la logística relacionada con los materiales, con lo cual el retraso fue aún mayor.

A lo mencionado debemos agregar las crecientes dificultades de las empresas para conseguir mano de obra calificada, especialmente en el caso del personal técnico especializado. Es importante tener presente que la última crisis económica, que afectó particularmente a la construcción (generadora de bienes de inversión), hizo que disminuyera sensiblemente la formación de personal especializado en el sector. Adicionalmente, en los últimos cinco años, y a pesar de la brusca recuperación sectorial, todavía no se observó una significativa predisposición del personal del sector a invertir tiempo en la mejora de sus calificaciones. Al respecto, los organismos encargados de la capacitación sectorial (como el IERIC), que sistemáticamente lanzan variados cursos y programas de calificación, confirman que la participación del personal no resulta significativa, y con ello dan sustento a las respuestas de los empresarios que son encuestados habitualmente por el INDEC (para la elaboración de la encuesta cualitativa sectorial que se publica mensualmente junto con el ISAC).

 

En fin, tal como venimos indicando, la evolución del sector está afectada por una confluencia de factores: desaceleración lógica al pasar de un estadio de recuperación a uno de crecimiento, factor climático adverso, dificultad para conseguir personal calificado y dificultades operativas originadas en la baja capacidad productiva y logística disponible. Todo esto genera un movimiento errático de los indicadores sectoriales, en torno a una tendencia claramente de desaceleración del nivel de actividad. Al respecto, es clave considerar a todos estos factores para no exagerar el peso relativo de cada uno de ellos. En la medida que la incidencia del clima descienda durante el invierno, cabe esperar una recuperación del nivel de actividad en los próximos meses, tanto en el caso de la obra privada como, en especial, en el de la obra pública, acentuada en este último caso por el calendario electoral. Pero, igualmente, en términos interanuales la tasa de crecimiento de 2007 resultará inferior a la de 2006, confirmando nuestro escenario de desaceleración y convergencia al ritmo de expansión de la actividad económica general.

El índice elaborado a partir de las ventas de las empresas que componen el Grupo Construya con los Líderes, adelantó una importante recuperación del nivel de actividad sectorial en abril, que no sólo logró compensar la caída intermensual de 5,7% desestacionalizada de marzo, sino que además revirtió la variación entre puntas del año. En el primer trimestre había arrojado una contracción de 1,2%, en tanto que al tomar las puntas del primer cuatrimestre del año, el índice Construya exhibió un aumento de 20,3%.

 

* Los artículos fueron preparados por ESTRATECO Consultores, únicamente a los fines informativos. La información y datos estadísticos contenidos en este informe o utilizados para su elaboración han sido obtenidos de fuentes públicas y privadas que consideramos confiables, pero no podemos garantizar que sean completos o exactos. Toda la información y análisis contenido en este artículo constituye la opinión a la fecha de ESTRATECO Consultores, la cual puede variar sin previo aviso. Se deberá tener especialmente en cuenta que el artículo puede contener información, pronósticos y proyecciones sobre hechos futuros, que pueden no materializarse, razón por la cual se deberá tener presente el carácter no definitivo de las asunciones referidas a estos acontecimientos. El destinatario del presente artículo deberá considerar que los rendimientos pasados respecto de inversiones aquí analizadas no implican o aseguran rendimientos futuros. El presente artículo no ha sido efectuado teniendo en cuenta las necesidades particulares del destinatario, ni reemplaza el juicio independiente del mismo. No implica el asesoramiento por parte de ESTRATECO Consultores, por lo que el destinatario deberá en todos los casos obtener el asesoramiento apropiado por parte de profesionales respecto de la conveniencia de invertir o tomar determinada acción, sobre la base de las opiniones o informaciones aquí vertidas. ESTRATECO Consultores, sus directores y los profesionales vinculados, no asumen ninguna responsabilidad por la utilización de toda la información contenida en este artículo.