Noticias

Informe N° 27 - Junio 2007

 

¿Hacia dónde va la construcción?
Por Lic. Pablo A. Lara y Lic. Evelin Dorsch de ESTRATECO Consultores

 

En abril el ISAC, que mide el nivel de actividad sectorial a través de los despachos de insumos al mercado interno, exhibió una recuperación de 5,9% desestacionalizada con relación al mes anterior, que no alcanzó para compensar la baja de marzo (-6,5% mensual).

La elevada volatilidad del ISAC en los últimos meses está explicada fundamentalmente por el factor climático. Así como en marzo el récord de precipitaciones en varias de las principales ciudades del país impidió el desarrollo de la actividad, y el ISAC se desplomó con relación a febrero (en términos desestacionalizados), en abril la menor cantidad de días lluviosos se reflejó en mayor cantidad de días operativos y en una recuperación del ISAC con respecto a marzo.

Sin embargo, la medición de la tendencia-ciclo del ISAC continuó contrayéndose por octavo mes consecutivo. En esta ocasión la baja fue de sólo 0,1%, pero acumuló una caída de 2,6% con relación al máximo registrado en julio-agosto del año pasado.

 
 

Con estos guarismos, entre puntas del primer cuatrimestre (abril ’07 vs. dic. ’06) el nivel de actividad sectorial registró una suba de sólo 1,9% desestacionalizada (5,9% equivalente anual). En tanto que en términos interanuales, en el primer cuatrimestre de 2007 el ISAC quedó apenas 3,3% por encima del nivel correspondiente al primer cuatrimestre de 2006.

Tal como puede observarse en el siguiente gráfico, a partir del segundo semestre del año pasado, el nivel de actividad de la construcción describió un comportamiento muy irregular, luego de un segundo trimestre con fuerte recuperación (influido por la mejora del factor climático y probablemente por el adelantamiento de producción en algunos sectores ante el mayor riesgo de escasez de energía durante julio y agosto). Esto hizo que entre julio de 2006 (máximo nivel del ISAC) y abril de 2007, la actividad sectorial haya retrocedido 4,0%.

 
 

En lo que respecta a las tipologías de obra que componen el ISAC, a medida que transcurren los meses se van confirmando las tendencias que planteamos a comienzos de año. En primer lugar, y como suele ocurrir en los años con elecciones nacionales desde 2003 hasta el presente, una mayor porción de la expansión sectorial en términos interanuales (no hay datos desestacionalizados por tipología de obra) está explicada por la performance de las obras viales, que durante la segunda parte de 2006 habían perdido dinamismo.

En comparación con el primer cuatrimestre de 2006 fueron las que más crecieron (6,1%; 7,9% abril-abril). En segundo lugar, la construcción de edificios no residenciales (oficinas, comercios, galpones, etc.) también ganó en dinamismo y, por lo tanto, ejerció una mayor tracción sobre el nivel general del ISAC en el primer cuatrimestre del año (crecieron 4,8% interanual). En tercer lugar, la construcción de edificios para viviendas es la tipología que menor ritmo de expansión interanual está exhibiendo (2,1% interanual; 0,6% abril-abril), proceso que se inició en el segundo semestre de 2006.

 
 

En términos generales, la desaceleración de la tasa de expansión de la construcción se explica por dos factores centrales. Por un lado, afectaron al sector las restricciones referidas a la disponibilidad de personal calificado, la disminución de la capacidad instalada ociosa para responder a la creciente demanda, los tiempos necesarios para que las inversiones en ampliación de la capacidad productiva maduren y los cuellos de botella en el plano logístico y energético, además de las regulaciones municipales (sobre todo en la Ciudad de Buenos Aires) y a las nuevas normativas lanzadas por la AFIP para combatir la informalidad en la construcción y comercialización de viviendas nuevas. Todas ellas están relacionadas con el proceso de transición desde un estadio de recuperación a uno de crecimiento (donde hace falta contar con mayor número de recursos humanos, insumos, terrenos, etc., para poder sostener la tasa de crecimiento) y con la necesidad de la AFIP de aumentar la recaudación (en este caso a través del blanqueo de las operaciones).

Esto se traduce en mayores costos de construcción (principalmente por mayor valor de los terrenos y costo de la mano de obra), que al combinarse con la estabilización de los precios de venta del metro cuadrado construido, reducen la rentabilidad esperada por parte de los inversores. Por el otro lado, las malas condiciones climáticas impidieron el normal desenvolvimiento de la actividad sectorial en los primeros meses del año y potenciaron la desaceleración. El clima influyó tanto en las comparaciones mensuales (desestacionalizadas) como anuales, ya que este año las lluvias resultaron superiores a las de igual lapso del año pasado. Las precipitaciones afectaron no sólo a la Ciudad de Buenos Aires y al GBA, sino también a vastas zonas de Santa Fe y Entre Ríos, entre otras áreas. Esto generó un movimiento errático de los indicadores sectoriales, en torno a una tendencia claramente de desaceleración del nivel de actividad. 

Sin embargo, hay que ponderar todos estos factores para no exagerar el peso relativo de cada uno de ellos. Por un lado, en la medida que la incidencia del clima descienda durante el invierno, cabe esperar una recuperación del nivel de actividad en los próximos meses, tanto en el caso de la obra privada como, en especial, en el de la obra pública, acentuada por el calendario electoral. Pero, por el otro lado, hay que incorporar al análisis las denuncias y causas judiciales relacionadas con el manejo de los fondos fiduciarios nacionales, lo cual puede entorpecer transitoria o permanentemente la ejecución de las obras públicas vinculadas a ellos.

 
 

En este contexto, por ahora mantenemos nuestra proyección de crecimiento para el sector en 12% anual, a la espera de nuevos datos que nos permitan inferir con mayor exactitud qué porcentaje de la desaceleración ha sido resultado de los factores climáticos y cuánto se debió a la desaceleración natural. Además, todavía resta conocer la evolución del empleo formal en el sector (que es menos afectada por la variable climática), dato que juega un rol fundamental a la hora de determinar el valor agregado de la construcción (PBI construcción).

En términos interanuales la tasa de crecimiento de 2007 resultará inferior a la de 2006, confirmando el escenario de desaceleración y convergencia al ritmo de expansión de la actividad económica general. Superadas la crisis del sistema financiero y la elevada rentabilidad de las inversiones en ladrillos, el nivel de actividad de la construcción ahora depende mayormente de la evolución del nivel de actividad de la economía (es decir, del ritmo de crecimiento de los ingresos en términos reales). Pero las perspectivas sectoriales son positivas.

En el plano de las viviendas, la creciente participación de los salarios en el ingreso nacional, por el mayor nivel de empleo y por la recomposición de la capacidad adquisitiva, el valor del metro cuadrado construido en proceso de estabilización y las mayores posibilidades de las familias de ser sujetos de crédito hipotecario, ampliarán gradualmente la demanda efectiva. En el plano de la construcción no residencial, la escasez de espacios está impactando en los precios de venta y los inversores están comenzando a responder a estas señales
.

 

* Los artículos fueron preparados por ESTRATECO Consultores, únicamente a los fines informativos. La información y datos estadísticos contenidos en este informe o utilizados para su elaboración han sido obtenidos de fuentes públicas y privadas que consideramos confiables, pero no podemos garantizar que sean completos o exactos. Toda la información y análisis contenido en este artículo constituye la opinión a la fecha de ESTRATECO Consultores, la cual puede variar sin previo aviso. Se deberá tener especialmente en cuenta que el artículo puede contener información, pronósticos y proyecciones sobre hechos futuros, que pueden no materializarse, razón por la cual se deberá tener presente el carácter no definitivo de las asunciones referidas a estos acontecimientos. El destinatario del presente artículo deberá considerar que los rendimientos pasados respecto de inversiones aquí analizadas no implican o aseguran rendimientos futuros. El presente artículo no ha sido efectuado teniendo en cuenta las necesidades particulares del destinatario, ni reemplaza el juicio independiente del mismo. No implica el asesoramiento por parte de ESTRATECO Consultores, por lo que el destinatario deberá en todos los casos obtener el asesoramiento apropiado por parte de profesionales respecto de la conveniencia de invertir o tomar determinada acción, sobre la base de las opiniones o informaciones aquí vertidas. ESTRATECO Consultores, sus directores y los profesionales vinculados, no asumen ninguna responsabilidad por la utilización de toda la información contenida en este artículo.