Noticias

Construya Noticias Nº 12

 

Arquitectos Argentinos: Roberto Aisenson

 

 



'La arquitectura es al mismo tiempo arte y oficio'

 
Roberto Aisenson siguió los pasos de su padre, José que fundó el Estudio en el año 1934. Éste prestigioso arquitecto ya tiene en el medio una trayectoria de 47 años, y el estudio que dirige construyó más de un millón doscientos mil metros cuadrados, interviniendo en destacadas obras. Habla de todo, de Construya, de la calidad, de Buenos Aires. 
 

Su padre le sugirió que fuera médico por una sencilla razón, a los doctores se los respeta cuando brindan un diagnóstico; no es el caso de los arquitectos, a quienes sus clientes suelen pedir modificar su diseño, pero Roberto Aisenson igual siguió la Arquitectura. Sabia elección, no se equivocó este reconocido y destacado profesional. Ya lleva 47 años construyendo con su estudio, el que fundó su padre José.

'Conozco el tema desde chico, mi padre se recibió en 1933 y luego abrió el estudio, siempre estuve vinculado con revistas de arquitectura y lo acompañaba a las obras. Mi padre era una persona liberal y respetó mi decisión. Me gustó estudiar esta carrera, me recibí en 1960 en la UBA y luego inicié la docencia, algo que se interrumpió en 1966 con 'La noche de los Bastones Largos', recuerda Roberto Aisenson, frente a su escritorio del Estudio de la calle Juramento. El mismo está integrado por él, y los arquitectos Carlos Pujals, María Hojman y Javier Hojman, José Fizselew, Mario Zito, Pablo Pschepiurca y Alejandro Aisenson. 

 

Rememora sobre su primera obra, a la cual retiene con mucha cariño. 'Fue la primera en la que estuve comprometido como arquitecto, era 1960 y construimos un edificio en la calle Rosario al 300 esquina Viel. Muy buen proyecto, que se hizo para un grupo de gente amiga, al costo y con gran calidad de construcción y de materiales. Trabajé en los planos de obra y en la dirección de la misma que estaba a cargo del ingeniero Mario Aisenson'.

Seguramento muchos de los arquitectos reconocidos de nuestro país tengan alguna cuenta pendiente en cuento a alguna obra que les gustaría hacer. En el caso de Roberto Aisenson es un hotel y tiene sus motivos. 'Me gusta muchísimo viajar y siempre tuve ganas de proyectar uno, no se dio la posibilidad y es algo que no está a la vista'.

Sobre la obra que más lo marcó en su extensa trayectoria dice: 'como predilecta destaco Echeverría y 11 de Septiembre, es un edificio en torre vecino a una casa histórica, donde el terreno tenía una gran cantidad de árboles, adaptamos la ubicación del edificio y conservamos la mayoría de la arboleda centenaria. Fue un placer y un desafío hacerlo, lo considero uno de los mejores que hemos hecho en cuanto diseño, calidad constructiva y ubicación en el sitio'.
    

 
 

Teniendo enfrente a una personalidad como Roberto Aisenson, bien vale la pena que defina con sus palabras qué es la arquitectura. Rápidamente responde: 'adhiero a la definición de Le Corbusier y la arquitectura es al mismo tiempo arte y oficio que le permite al ser humano tener un hábitat desde el punto de vista de su vivienda insertada en el espacio urbano y público y en la búsqueda de tener una condición de vida que lo enaltezca'.

Hablando del espacio público nos adentramos en la ciudad de Buenos Aires. 'La veo con muchos conflictos, desde hace tiempo que no se toman medidas necesarias para acordar qué tipo de ciudad queremos. Por ejemplo, el Plan Urbano Ambiental fue preparado, estudiado y consensuado entre el área del Planeamiento Porteño y las entidades de arquitectura e ingeniería, pero nadie tomó el toro por las astas. Debemos dar un debate. En los últimos años se ha hecho muy poco planeamiento en la ciudad, se recobró la industria automotriz pero hace 15 años que no se ha hecho una sola obra vial, el transporte público es una calamidad', sostiene Aisenson.   

 
 

Resalta algunas obras contemporáneas que lo han conmovido, 'las obras en París durante la época de Miterrand me parece una muy buena arquitectura de edificios públicos ganados por concurso. Me gusta mucho la Ópera de Sydney, el edificio de Renzo Piano para los auditorios de Roma, la Fundación Beyeler en Basilea. Cuando yo empecé había dos corrientes, la de Wright y la de Le Corbusier, yo me sentía más identificado con esta última. Pero admiré mucho a Alvar Aalto, estaba más cerca de ese tipo de arquitectura, con una escala humana y uso de materiales muy sensibles. Por supuesto como dije antes, me encanta Renzo Piano y su figura y en la Argentina, destaco a Mario Roberto Álvarez, Justo Solsona, Ernesto Katzentein'.

Y refleja una preocupación; 'hoy hay buena gente joven pero faltan temas para desarrollar en la arquitectura, hay muy poco interés por construir museos, auditorios, no hay obras para la salud, para la enseñanza. Todos son temas de los que se debe encargar el Estado y no hay una ley para que ese tipo de obra se tenga que hacer por concurso'.

 
 

Aisenson no dejó tema sin tocar y opinar, llegó el turno de las Torres sí o no, de Puerto Madero. 'Allí se hizo un master Plan donde hay zonas en las cuales se las pueden construir y en otras no. En cuanto a las torres en la ciudad hay algo que es totalmente cierto, a la gente le gusta vivir en edificios en torre y el que no vive en ellos y le construyen al lado protesta. Se puede hacer una discusión seria y profesional del tema pero debe incluir qué ciudad queremos. En Buenos Aires todo el mundo habla de torres pero las cifras indican que la población no aumenta'.

En cuanto a la calidad en la construcción y la iniciativa de Construya y el Emblema de Calidad, Aisenson replicó 'me parece una muy buena iniciativa la que creó la Asociación. Pero también debemos actualizar el Código de la construcción que es antiquísimo, donde, por ejemplo, no hay pautas de coeficientes de aislaciones, en España van más adelantados, por eso para mejorar la calidad de la construcción hay que poner al día el Código y estudiar los temas que hacen a los controles. Se han mejorado de todas maneras, los cerramientos, se trabaja con mejores ascensores, los revestimientos, hay mejores pinturas'.

 

Es el final de la entrevista y los últimos conceptos de este gran arquitecto tienen que ver con sus próximos proyectos y lógicamente, con los del estudio. 'Se están terminando las Torres Bellini, acabamos de ganar una primera mención en un concurso de espacio público en Monte Grande, nosotros tenemos un equipo especial que se dedica a los concursos, estamos con edificios de vivienda, el reciclado de una fábrica de neumáticos para transformarla en un conjunto de departamentos en Saavedra y con oficinas. Siempre prefiero construir lo que está bien', cierra Aisenson.

Sin dudas, las realizaciones del Estudio Aisenson han dejado una fuerte impronta en la Ciudad de Buenos Aires donde su nombre es reconocido como una marca que se identifica con la calidad de diseño y construcción, y con una respuesta eficaz a los distintos requerimientos solicitados.